Escribió su nombre en el gorro de quirófano para evitar confusiones y termina salvando miles de vidas

Por La Gran Época
07 de Abril de 2019 Actualizado: 07 de Abril de 2019

El anestesista australiano Dr. Rob Hackett tuvo una brillante idea un día en el quirófano, escribió su nombre y cargo en su gorro de quirófano para beneficiar a sus colegas. Resultó ser una idea genial y el mundo está imitando esta idea.

El Dr. Hackett escribió, de manera bastante concisa, “Rob Hackett, Anestesista”, en su gorro de quirófano y al principio soportó el fastidio y el buen humor de sus compañeros de trabajo. “Hicieron algunos comentarios adicionales, como: ‘¿No recuerdas tu nombre?'”, recordó el médico. Pero pronto, la efectividad de su idea se hizo muy evidente.

Hablando con Bored Panda, el Dr. Hackett explicó: “El #TheatreCapChallenge es una iniciativa de la Red PatientSafe en respuesta a las preocupaciones sobre la facilidad con la que los errores evitables y la mala comunicación contribuyen al aumento de los eventos adversos para nuestros pacientes”, dijo.

La ropa con nombre es una solución sorprendentemente simple, pero tiene el potencial de reducir drásticamente los efectos negativos de los errores humanos básicos.

(Cortesía: Rob Hackett)

Un estudio reciente de la Universidad John Hopkins determinó, que los errores médicos eran responsables de más de 250.000 muertes al año en los Estados Unidos, lo que la convierte en la tercera causa principal de todas las muertes.

“¿No sería increíble si pudiéramos ‘curar’ el sistema de salud y salvar esas vidas?” preguntó el Dr Hackett en la Reunión Científica Anual de ANZCA 2018.

El quirófano alberga una complicada y a menudo confusa discordancia de médicos y enfermeras, ya que los equipos médicos se reúnen para atender un sinfín de emergencias médicas. Como tal, cada segundo cuenta y cada minúsculo error podría tener repercusiones masivas. El tiempo es esencial en un entorno así.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Liz O’Riordan (@oriordanliz) el

Las gorras de quirófano y las mascarillas quirúrgicas, en virtud de sus propiedades protectoras de gérmenes, inevitablemente oscurecen los rostros de los médicos y enfermeras que las usan. Por lo tanto, es lógico que incluso los colegas conocidos puedan confundir las caras de sus compañeros en medio del torbellino de pánico de una emergencia médica. “Cuando se trabaja en cuatro o cinco hospitales y con cientos de personas, yo diría que el 75 por ciento del personal con el que me cruzo, no sé su nombre. Es bastante incómodo”, compartió el Dr. Hackett con The Sydney Morning Herald.

El Dr Hackett explicó: “Fui a (asistir) un paro cardíaco en un teatro donde había unas 20 personas en la sala. Me costaba incluso pedir que me pasaran unos guantes porque la persona a la que señalaba pensaba que señalaba a la persona que estaba detrás de él”.

El anestesista experimentado también recordó incidentes donde los estudiantes de medicina fueron confundidos con cirujanos calificados y se les pidió que realizaran tareas más allá de su competencia. Por lo tanto, los nombres en los gorros de los uniformes médicos ahorran tiempo a los expertos. (¡Ya no se ríen más, son ustedes, los incrédulos!)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Tommy Tierney Cassells (@tommytierneycassells) el

Profesionales médicos de todo el mundo comparten (sus gorros) con sus preferencias, utilizando el hashtag #TheatreCapChallenge. Las fotos muestran diferentes grados de creatividad artística, algunos nombres se dibujan a mano, mientras que otros se imprimen profesionalmente. Pero todos ellos están revolucionando la comunicación en los hospitales y mejorando la experiencia de los pacientes hospitalizados en todas partes.

“Se adoptó en todo el mundo con estudios de EE. UU. y el Reino Unido que demuestran cómo esta simple idea puede reducir los errores humanos en la atención de la salud”, señaló el Dr Hackett.

“Todo el personal de nuestro centro de obstetricia ahora usa gorras de quirófano con sus cargos claramente marcados en ellas”, compartió el equipo de maternidad de la Unidad de Maternidad del Hospital Royal Surrey en Inglaterra. “Las compañeras de parto, los estudiantes y los visitantes también están claramente identificados con su nombre y su papel escrito en gorras desechables”.

Los nombres visibles también ayudan a reducir la ansiedad de los futuros padres aterrorizados. “Los padres [dijeron] que se sienten mucho más seguros sabiendo quién está en la habitación con ellos”, continuó el equipo de maternidad.

El Dr Hackett, orgulloso de ser pionero en esta novedosa idea, compartió fotos y testimonios de varios médicos de todo el mundo, incluyendo de Australia, Reino Unido y Estados Unidos, en su propia cuenta de Twitter.

“Se adoptó en todo el mundo con estudios realizados en Estados Unidos y Reino Unido que demuestran cómo esta simple idea puede reducir los errores humanos en la atención de la salud”, dijo el anestesista australiano.

(Cortesía: Rob Hackett)

“Es mucho más fácil coordinar cuando sabes los nombres de todos. Es excelente para el compañerismo e incluso también para los pacientes. Fue grandioso interactuar con un equipo de personas apasionadas de todo el mundo”.

Sin embargo, no todo el mundo está contento con la iniciativa. Algunos miembros del personal de alto nivel del hospital insinúan que el etiquetado de las gorras médicas afecta negativamente la cadena de mando. Pero el Dr. Hackett sugiere que el cambio es necesario: “Al aceptar el cambio, tendrán que aceptar que lo que sucedía antes, por así decirlo, no era tan bueno”, compartió. “Dentro del cuidado de la salud, esto puede significar que tenemos que aceptar que estuvimos dañando gente, incluso matando gente durante años”.

Esto es a menudo “difícil de soportar”, continuó el compasivo anestesista, pero es un paso necesario para avanzar hacia una mejor comunicación (y habrá menos víctimas) en el futuro.

En una respuesta escrita a La Gran Época, el Dr Hackett comentó: “Habrá grandes mejoras en la seguridad y la atención al paciente a través de la introducción del análisis de los factores humanos en la atención sanitaria”.

“Las gorras son solo un ejemplo, pero ayudan a poner al descubierto la falta de comprensión en la atención sanitaria, los factores humanos y la resistencia a los cambios necesarios para introducir esta forma de disciplina científica”.

¡Ahorrando tiempo y salvando vidas en los hospitales de todo el mundo, parece que la innovación de las gorras médicas del Dr Hackett llegó para quedarse!

¡Quítate el sombrero (o deberíamos decir “ponte el sombrero”)  Dr. Hackett!

Médico reposiciona un bebé que está dentro del vientre de su madre

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS