Abuelito crea una escuela en la calle para educar a niños desamparados y le dicen que es un héroe

Por La Gran Época
30 de Octubre de 2019 Actualizado: 31 de Octubre de 2019

En muchos países de Asia, la gente considera que la educación es crucial para desarrollar el carácter de un niño y la clave del éxito, pero algunos padres son simplemente demasiado pobres para enviar a sus hijos a la escuela.

Sin embargo, estos niños pobres y sin hogar, ahora pueden vislumbrar un brillante futuro, gracias a este anciano que decidió “crear” esta especie de escuela en una calle de Delhi, India, para ayudar a educarlos.

“Estos niños deben recibir una educación adecuada”, dice el gerente retirado de telecomunicaciones, Shyam Bihari Prasa. Se refiere a los niños pobres que a menudo se le acercaron, pidiendo comida en el templo hindú Hanuman en Vasant Kunj, Nueva Delhi, India.

Para brindar a estos niños desfavorecidos la oportunidad de aprender y desarrollarse, el tío Shyam, como lo llaman cariñosamente, estableció una escuela en la carretera fuera del templo Hanuman, con una sola alfombra, en una fría mañana de noviembre de 2013, según Thebetterindia.com.

Al principio, tío Shyam tuvo que atraer a los niños con chocolate y golosinas para que asistieran a sus clases. Sin embargo, la atención desinteresada que ha regado sobre sus estudiantes fue lo que finalmente les motivó a venir por su cuenta.

El ruidoso tráfico no es en modo alguno un obstáculo para la sed de aprendizaje de estos jóvenes. Cada día, alrededor de 35 a 40 niños de la calle esperan ansiosamente fuera del Templo Hanuman por el tío Shyam.

Algunos dicen que es un héroe, y muchos estarán de acuerdo. Estos niños ahora ven un futuro brillante por delante gracias los esfuerzos inestimables e inconmensurables del tío Shyam

En días lluviosos, el tío Shyam suele cambiar su aula a las instalaciones del templo. Enseña Hindi, Inglés, Ciencias, Matemáticas y Ciencias Sociales durante siete días a la semana.

Al comienzo estos niños no sabían hablar apropiadamente, pero después de tres años de darles un entrenamiento moral continuo, ellos se comportan bien, son disciplinados y se han convertido en mejores personas.

“Estos niños no sabían cómo sentarse o hablar correctamente antes. Usaban lenguaje abusivo para comunicarse entre ellos. Hoy, han cambiado y se ayudan mutuamente con los estudios ”, dice un orgulloso Prasad.

Esta escuela callejera crece día a día, con la ayuda de los residentes locales y de los propios alumnos. Personas bondadosas han donado útiles escolares y alimentos así como alfombras, mesas, sillas, artículos de papelería e incluso han asumido el rol de “maestros”.

“Alguien donó una estera, otra persona donó una pizarra y una silla. Todo es donado por gente como tú y no por el gobierno o las ONG”, dijo tío Shyam. “Yo hago mi trabajo y el resto, como por ejemplo los libros, son donados por transeúntes. Todo es donado por ellos. No tengo que hacer nada, sólo trabajo duro”.

“Es alentador ver cómo Dios envía a sus mensajeros para ayudar a aquellos que están ayudándose a sí mismos y a otros”, dice el gentil anciano.

Algunos dicen que es un héroe, y muchos estarán de acuerdo. Estos niños ahora ven un futuro brillante por delante gracias los esfuerzos inestimables e inconmensurables del tío Shyam.

“Nuestro tío (maestro) es muy bueno. Nos enseña muy bien el inglés. Él explica el hindi muy bien y nos sentimos muy bien cuando nos enseña”, dijo Pooja Kumari Naik, de 10 años de edad. “Él nos da conocimiento y sabiduría por eso venimos aquí a estudiar”.

A la escuela se puede asistir libremente y no se le cobra a los estudiantes

Shyam trata a sus 30 pupilos como a sus nietos. Los reprende suavemente cuando no estudian o se portan mal, pero en su mayor parte los trata con amor. Los niños también le responden con respeto y afecto y están ansiosos por complacerlo.

Shyam Bihari Prasad ha cambiado la vida de muchos de estos niños. Les está yendo bien en sus exámenes escolares y pasan mañanas felices y fructíferas en lugar de mendigar en la calle. “Mientras esté sano, continuaré con esto”, afirma el tío Shyam.

Su acto altruista no solo ha cambiado la vida de estos pobres niños, sino también su propio futuro. La enorme virtud que acumuló este ser humano no se puede medir en este momento pero seguramente rendirá sus frutos.

¡Increíble! Mira la sorpresa que hay dentro de este huevo 

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS