Esfuerzos de Trump por reformar normas sobre impacto ambiental provocan aplausos y abucheos

Por KEVIN MOONEY
18 de Febrero de 2020
Actualizado: 18 de Febrero de 2020

El empeño del presidente Donald Trump por racionalizar, acelerar y modernizar el proceso de revisión ambiental podría reducir las prácticas abusivas de litigio que socavan el desarrollo económico y ponen en peligro la seguridad nacional, según cifras del Congreso y analistas de política energética.

La Ley de Política Ambiental Nacional (NEPA), de 50 años de antigüedad, que no es revisada desde 1986, ha sido utilizada por grupos antidesarrollo para retrasar proyectos de infraestructura federal vitales y ha sido aprovechada para servir como herramienta de litigio excesivo en detrimento de la disposición militar de Estados Unidos, argumentan.

Pero la propuesta de Trump de revisar la NEPA, que anunció oficialmente durante una conferencia de prensa de la Casa Blanca en enero, también ha sido objeto de intensas críticas de los grupos de defensa del medio ambiente, que han figurado entre los litigantes más agresivos contra los proyectos de construcción y los ejercicios militares federales.

Algunos de esos mismos grupos ecologistas también fueron objeto de análisis por posibles violaciones de los requisitos de registro de agentes extranjeros, ya que sus prácticas judiciales parecen estar en consonancia con los intereses geopolíticos de las potencias extranjeras, según una carta del Congreso.

Reformas propuestas

La NEPA establece que los organismos federales deben considerar el impacto ambiental de cualquier acción federal que pueda afectar significativamente a la calidad del medio ambiente. La ley también dice que los organismos federales deben considerar posibles alternativas a las acciones propuestas. Las regulaciones actuales exigen que las agencias federales produzcan documentos llamados declaraciones de impacto ambiental (EISs) en anticipación a cualquier acción federal significativa y que preparan evaluaciones ambientales (EAs) para determinar si la declaración ambiental es necesaria o para explicar por qué no lo es.

Las reglas propuestas por la administración Trump establecerían un límite de tiempo de dos años para la realización de las declaraciones de impacto ambiental y un año para la realización de las evaluaciones ambientales. Las reformas propuestas también especificarían los límites de páginas para los informes de la NEPA y requerirían que se establecieran programas conjuntos entre múltiples agencias para que los trabajadores y las empresas pudieran tener mayor certeza en su planificación.

Como parte de su propuesta de reforma de la NEPA, la administración Trump también busca “simplificar” lo que se entiende por “efectos” ambientales y “aclarar que los efectos deben ser razonablemente previsibles y tener una relación razonablemente estrecha con la acción propuesta”, al tiempo que declara que ya no se requeriría un “análisis de los efectos acumulativos”, según la propuesta de la administración.

Condena de los activistas ecológicos

Los activistas ecológicos que ven en la NEPA un amparo contra los posibles efectos a largo plazo del cambio climático han criticado especialmente los esfuerzos de la administración por redefinir lo que se entiende por efectos ambientales y limitar el alcance de lo que se incluye en las revisiones de la NEPA.

Gina McCarthy, presidenta y directora general del Consejo de Defensa de Recursos Naturales, un grupo sin fines de lucro con sede en Nueva York, hizo publica una declaración en la que describe la propuesta de Trump como una “jugada peligrosa”. McCarthy, que fue directora de la EPA del presidente Obama, también mencionó en su declaración que “la NEPA ha sido una parte esencial del proceso público, proporcionando una supervisión crítica en la que el gobierno federal se basa para comprender plenamente las posibles implicaciones de los proyectos que pueden dañar la salud de las personas y el medio ambiente”.

En un blog del Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC), Sharon Buccino, directora principal del grupo sin fines de lucro, advirtió contra la exclusión de los “efectos acumulativos” como una consideración importante dentro de la NEPA.

“Las regulaciones actuales reconocen que las acciones individuales menores pueden sumar un impacto significativo en el tiempo o el espacio”, escribió. “Los organismos deben considerar en su examen del medio ambiente la forma en que sus acciones contribuirán a estos efectos combinados e incrementales de la actividad humana o se verán afectados por ellos”.

Otros destacados opositores del retroceso reglamentario de Trump son el Centro de Diversidad Biológica, un grupo de defensa legal ecologista, con sede en Tucson, Arizona.

Si las propuestas de la administración se convierten en ley, las agencias federales estarán facultadas para ignorar el impacto potencial que los gases de efecto invernadero de un proyecto tendrían en el cambio climático, afirma el grupo en un comunicado de prensa. “La propuesta también eliminaría la consideración de los impactos acumulativos, como el daño a las tierras públicas y a la vida silvestre debido a la extracción de combustibles fósiles”, dice el comunicado.

NEPA, una “Herramienta para litigios excesivos”

Pero es precisamente porque los grupos de defensa sin fines de lucro como el NRDC y el Center for Biological Diversity (Centro para la Diversidad Biológica) han utilizado continuamente la NEPA de forma incorrecta hasta el punto de hacer que proyectos vitales se retrasen innecesariamente sin ningún beneficio ambiental apreciable, que ha llegado la hora de actualizar la ley y mejorar su aplicación, comentó el representante Rob Bishop (R-Utah) al Epoch Times en un comunicado por correo electrónico.

“Cuando NEPA se convirtió en ley, su intención original fue asegurar que cada agencia federal considerara cuidadosamente el medio ambiente al tomar decisiones”, comentó el congresista en el correo electrónico. “Sin embargo, NEPA se ha convertido en una herramienta para el exceso de demandas dirigidas a impedir los proyectos de infraestructura necesarios. Además, la gran cantidad de acciones judiciales han dejado a nuestros militares vulnerables, ya que nuestro sistema judicial es explotado bajo el disfraz de la justicia ambiental. Para nuestros adversarios extranjeros, tales litigios sirven como una herramienta barata para reducir nuestra disposición militar y capacidades de defensa”.

FARA

Cuando ocupó la presidencia del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes en 2018, Bishop dirigió un esfuerzo para investigar posibles violaciones de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA), que exige que todo aquel que actúe como agente de directores extranjeros “en calidad de político o cuasi político”, revele esa relación periódicamente, así como “las actividades, recibos y desembolsos en apoyo de esas actividades”, según el Departamento de Justicia.

Bishop envió cartas al NRDC, al Centro de Diversidad Biológica, al Instituto de Recursos Mundiales y a Earthjustice en 2018 preguntando sobre cualquier relación entre los grupos de defensa del medio ambiente sin fines de lucro y los gobiernos extranjeros, especialmente China. En su carta, Bishop también preguntó a cada grupo si cumplían con los requisitos de FARA. Earthjustice, una organización de interés público sin fines de lucro con sede en San Francisco, California, se registró en FARA en septiembre. Pero los otros grupos han negado repetidamente operar como agentes extranjeros.

En su carta a la NRDC, firmada por el representante Bruce Westerman (R., Ark.), quien entonces presidía el Subcomité de Supervisión e Investigaciones, Bishop expresó su preocupación por el “papel del NRDC en la ayuda a los esfuerzos de gestión de la percepción de China con respecto al control de la contaminación y su posición internacional en cuestiones ambientales de manera que puede ser perjudicial para Estados Unidos”.

Bishop y Westerman también argumentaron que la “relación del grupo ecologista con China tiene muchos de los criterios identificados por los organismos de inteligencia y las fuerzas del orden de Estados Unidos como los que ponen a una entidad en riesgo de ser influenciada o coaccionada por intereses extranjeros”. La carta también llama la atención sobre la larga historia de litigios del NRDC contra la Marina de EE.UU. bajo la NEPA, y otras leyes ambientales.

“En las últimas dos décadas, su organización también ha demandado a la Marina de Estados Unidos en múltiples ocasiones para detener o limitar drásticamente los ejercicios de entrenamiento naval en el Pacífico alegando que los sonares navales y los ejercicios de guerra antisubmarina dañan la vida marina”, afirma Bishop en la carta. “No tenemos conocimiento de que el NRDC haya hecho esfuerzos similares para restringir los ejercicios navales de la Armada del Ejército Popular de Liberación de China”.

Bonner Cohen, un investigador principal del Centro Nacional de Investigación de Políticas Públicas en Washington, está de acuerdo con la evaluación de Bishop de los defectos de la NEPA y atribuye a la administración Trump el haber presionado para que se hagan los cambios propuestos.

“No hay duda de que NEPA ha sido un enorme activo estratégico para los rivales geopolíticos de Estados Unidos”, expresó en una entrevista. “Sin tener que levantar un dedo, China, Rusia y otros adversarios han sido capaces de dejar que los grupos ambientalistas estadounidenses hagan el trabajo sucio por ellos. A veces incluso han sido recompensados por los servicios que prestan, en forma de dinero ruso debidamente blanqueado a través de entidades offshore y onshore, sin mencionar la notable asociación que se ha desarrollado entre el NRDC y la República Popular China. El engorroso y largo proceso de la NEPA ha sido una bendición para los rivales de Norteamérica, que con razón temen la implicación del dominio energético global norteamericano”.

Cohen continuó:

“Todavía cargada con una ley defectuosa que solo el Congreso puede arreglar, la administración Trump captó la esencia del problema y está usando reformas administrativas para acelerar el proceso. Las demoras relacionadas con la NEPA seguirán ocurriendo, pero la cantidad de tiempo perdido debería reducirse a través de los plazos y los límites de páginas de las declaraciones de impacto ambiental y otros requisitos de papeleo”.

“Cada ciudadano tiene una voz”

The Epoch Times se puso en contacto tanto con el NRDC como con el Centro para la Diversidad Biológica y preguntó a ambas organizaciones si les gustaría comentar más sobre el impacto que las reformas propuestas de la NEPA podrían tener en sus prácticas de litigio y si tenían alguna respuesta más a las acusaciones de que podrían estar violando los requisitos de la FARA. El NRDC no respondido al momento de la publicación de este artículo, pero Brett Hartl, el director de asuntos gubernamentales del Centro para la Diversidad Biológica, sí respondió en un correo electrónico.

“En cuanto a NEPA, uno de los dos objetivos fundamentales para NEPA es dar a cada ciudadano una voz sobre la forma en que el gobierno federal actúa en su nombre”, escribió. “Y la mayoría de los miles de procesos de NEPA (evaluaciones ambientales y declaraciones de impacto ambiental) se completan a tiempo. Los litigios —que son presentados por todas las partes involucradas tanto las industrias como las ONG — son procesos para hacer responsable al gobierno de cumplir la ley”.

Hartl continuó:

“Así que hay dos maneras de reducir los litigios, seguir la ley o tratar de cambiar las reglas para que el gobierno no tenga que seguirlas. Esta última táctica es lo que las regulaciones de Trump intentan hacer, hacer que la NEPA sea tan inútil y sin sentido que no haya controles sobre el poder del gobierno federal. Es difícil predecir si los cambios de Trump, que aún no están en vigor, reducirán o aumentarán los litigios. No creo que haya menos litigios, probablemente será peor a medida que las agencias traten de lidiar con estas reglas completamente nuevas”.

A pesar de lo que han sugerido los críticos de Trump, Bishop considera que el proceso de reforma que Trump ha iniciado es una oportunidad para lograr un mejor equilibrio entre las preocupaciones económicas y ambientales.

“Los objetivos de la administración de reducir los despidos, mejorar la coordinación con los estados y las comunidades, y establecer plazos para completar el papeleo producirán una economía más fuerte y una mayor protección del medio ambiente”, explicó. “Centrará los recursos en el apoyo a nuestras fuerzas armadas, la infraestructura estadounidense y el aire y agua limpios, por encima de la burocracia y los litigios”. Todas estas son cosas buenas que deberían ser aceptadas universalmente”.

Okinawa

En su carta de 2018 al Centro para la Diversidad Biológica, Bishop destacó la representación legal del grupo de defensa en nombre de la coalición de organizaciones ambientales japonesas y estadounidenses que han estado trabajando para bloquear una reubicación planificada de la Estación Aérea Futenma del Cuerpo de Marines ubicada en la isla de Okinawa. Bishop concluyó la carta preguntando al Centro para la Diversidad Biológica si se había registrado en el FARA, y explicando por qué no lo había hecho.

Hartl, el oficial de asuntos gubernamentales del grupo, se dirigió a las acusaciones de agentes extranjeros en su mensaje.

“En cuanto a FARA, como señala nuestro comunicado de prensa de octubre del año pasado, ofrecimos al Sr. Bishop que iríamos a testificar abiertamente a una audiencia sobre nuestro trabajo para salvar al Dugong de Okinawa de la extinción, aunque la Ley de Registro de Agentes Extranjeros está fuera del ámbito del Comité de Recursos Naturales (de hecho, ofrecimos testificar también ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes)”, manifestó Hartl. “El acosador y oneroso documento del Sr. Bishop era poco más que una venganza personal contra nuestra organización, y se negó a celebrar tal audiencia, aunque como presidente podría haberlo hecho”.

Desventaja competitiva

Si bien NEPA se inició con buenas intenciones, el momento de la reforma es “largamente esperado”, ya que pone a Estados Unidos en una desventaja competitiva, explicó David Kreutzer, economista principal del Instituto de Investigación Energética con sede en Washington, en un correo electrónico.

“Los grupos antidesarrollo armaron a la NEPA hace mucho tiempo para retrasar de manera desmesurada importantes proyectos de infraestructura”, agregó. “Mientras que países como Canadá, Alemania y Australia aprueban la mayoría de los proyectos en un plazo de dos años, la aprobación de la NEPA en Estados Unidos dura en promedio más de seis años para ciertos proyectos y en algunos casos, la aprobación de la NEPA tarda más de una década. Es hora de poner fin al abuso normativo que despilfarra el dinero de los contribuyentes y retrasa proyectos necesarios, al tiempo que añade poco a la calidad del medio ambiente”.

Incluso si Trump logra aplicar sus reformas a la NEPA, Cohen prevé que los activistas ecológicos seguirán encontrando formas de “inmovilizar la energía y otros recursos naturales y proyectos de infraestructura en los tribunales” recurriendo a las leyes ambientales. Aun así, sugiere que hay otra razón para que los defensores del desarrollo energético responsable sigan teniendo esperanzas.

“Lo que ha cambiado es la composición del poder judicial federal”, aseguró. “Los nombramientos judiciales de Trump están rehaciendo los tribunales federales de una manera no favorable a los grupos ecologistas. Si Trump gana un segundo mandato, esta tendencia continuará. Los ecologistas todavía pueden demandar para detener esto o aquello, pero sus perspectivas de prevalecer en última instancia disminuirá”.

*****

¿Sabía?

‘No hay emergencia climática’: científicos piden un debate razonado

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS