Espía chino deserta y provee un relato sin precedentes de la influencia de Beijing en el extranjero

Wang Liqiang dijo que se vio dispuesto a desertar después de darse cuenta del daño que el régimen chino hace a la democracia mundial.
Por Leo Timm
24 de Noviembre de 2019
Actualizado: 24 de Noviembre de 2019

Un agente de inteligencia militar chino ha desertado a Australia, llevando consigo una gran cantidad de información privilegiada que respalda las preocupaciones de larga data sobre los intentos de Beijing de subvertir y socavar a sus oponentes en el extranjero.

Wang Liqiang reveló un tesoro de información “sin precedentes” sobre cómo el régimen comunista chino financia y dirige operaciones para sabotear el movimiento democrático en Hong Kong, inmiscuirse en las elecciones taiwanesas e infiltrarse en los círculos políticos australianos, según un informe del 22 de noviembre del medio de comunicación australiano Nine newspapers.

En una entrevista anterior con La Gran Época, el joven de 27 años habló de cómo se había desilusionado de la agenda totalitaria del Partido Comunista Chino (PCCh), lo que le llevó a tomar la decisión de desertar en mayo de este año.

Es el primer espía chino en hacer pública su identidad.

“A medida que envejecía y mi visión del mundo cambiaba, me fui dando cuenta del daño que el autoritarismo del PCCh estaba causando a la democracia y a los derechos humanos en todo el mundo”, dijo Wang. “Mi oposición al Partido y al comunismo se hizo cada vez más clara, así que hice planes para dejar esta organización”.

En abril, Wang partió de Hong Kong hacia Sydney, donde viven su esposa y su hijo, y presentó su material a la Organización Australiana de Seguridad e Inteligencia (ASIO), la principal agencia de inteligencia del país. Ahora se hospeda en un lugar secreto mientras coopera con la agencia.

“He participado personalmente en una serie de actividades de espionaje”, señaló Wang a ASIO bajo juramento en octubre.

De artista a agente

Wang es originario de Fujian, una provincia del sureste de China que se encuentra al otro lado del estrecho de Taiwán, según una declaración que proporcionó a La Gran Época. Hijo de un funcionario local del Partido Comunista, Wang tuvo una educación de clase media y se especializó en pintura al óleo en la Universidad de Finanzas y Economía de Anhui. Fotos de la época de Wang en la escuela, lo muestran ganando premios por sus obras de arte.

Al final de su educación, un alto funcionario universitario sugirió que Wang trabajara en China Innovation Investment Limited (CIIL), una empresa con sede en Hong Kong especializada en tecnología, finanzas y medios de comunicación. En 2014, Wang comenzó a trabajar con la firma.

Mientras que CIIL se presenta como una firma de inversión que se centra en activos de defensa chinos que cotizan y no cotizan en bolsa, Wang pronto descubrió que, de hecho, era un frente importante para el espionaje del Partido en el extranjero, al servicio de múltiples órganos de seguridad chinos y funcionarios del PCCh.

Wang se ganó la simpatía del director general de CIIL, Xiang Xin, y entró en el “santuario interior” de la empresa, según informaron nueve periódicos, dando clases de pintura a la esposa de Xin. Esto le dio un amplio acceso a información sobre casos actuales y pasados de operaciones de inteligencia chinas, muchos de ellos relacionados con la adquisición de tecnología militar por parte del Partido.

Durante las elecciones locales de 2018 en Taiwán, Wang ayudó a coordinar una campaña masiva de desinformación del PCCh para socavar la administración del presidente de la isla, Tsai Ing-wen. Viajó a Taiwán con un pasaporte surcoreano falso, donde participó en la coordinación de las operaciones sobre el terreno.

Mientras tanto, Wang también era responsable de trabajar con estudiantes chinos en Hong Kong para mantener la influencia ideológica sobre ellos y reclutarlos para varias tareas relacionadas con inteligencia.

Hablando con Nine newspapers, Wang entró en detalles sobre cómo él y otros agentes se infiltraron en “todas las universidades, incluyendo las asociaciones de estudiantes y otros grupos y organismos de estudiantes”.

Dijo que era sencillo reclutar estudiantes chinos del continente, a quienes a menudo se les podían “dar algunos pequeños favores y beneficios” a cambio de su ayuda.

Operaciones de influencia

Como ciudadano chino educado para creer que ser patriota significaba proteger el gobierno del PCCh, Wang pensó que trabajar como espía para el régimen era una perspectiva atractiva. “Me pagó bien y también sentí que estaba haciendo cosas por el país”, dijo al medio.

Peter Mattis, exanalista de la CIA y experto en espionaje chino, dijo que Wang era probablemente un “recortado” o “cooptado”, es decir, una persona que trabaja como ayudante de un oficial de inteligencia “construyendo un conjunto de recursos para utilizarlos con fines de inteligencia o influencia política”.

Según Wang, muchos de los principales medios de comunicación de Hong Kong y Taiwán habían sido comprados o infiltrados por agentes del PCCh para difundir las narrativas del Partido.

Por ejemplo, “un alto directivo de una importante cadena de televisión asiática es un militar actual con un rango de Comandante de División” en el Ejército de Liberación Popular, contó a Nine newspapers.

También corroboró los informes de que el Partido Comunista había construido una formidable red de influencia en Australia al cooptar a políticos y partidos políticos, así como al trabajar entre estudiantes de origen chino para ahogar la disidencia con las políticas del régimen del continente.

“El Sr. Wang proporcionó transacciones de cuentas bancarias para respaldar sus afirmaciones” de que los órganos de inteligencia del PCCh tenían tratos con varios significativos donantes políticos australianos, incluyendo a un antiguo miembro de la oficina de un diputado federal”, reportó el medio.

Chen Yonglin, un exdiplomático chino que desertó a Australia en 2005, había advertido al país sobre la influencia subversiva de los agentes de Beijing, diciendo que el PCCh tenía 1,000 espías activos en Australia en ese entones. Durante la misma época, una de las principales prioridades del Partido era difamar y marginar a los practicantes de Falun Dafa, una disciplina espiritual china prohibida por el PCCh en 1999.

En 2017, las revelaciones de las operaciones de influencia del PCCh en el país han aparecido en los titulares, incluidos los multimillonarios chinos que utilizan donaciones para influir en los políticos en nombre del régimen.

Australia aprobó leyes en 2018 para combatir la interferencia extranjera, que fueron introducidas a raíz de lo que el entonces Primer Ministro Malcolm Turnbull describió como “informes inquietantes sobre la influencia china”. Siguiendo el modelo de leyes similares en Estados Unidos, las leyes crearon nuevos delitos de espionaje, establecieron un registro de agentes extranjeros y prohibieron las donaciones políticas de otros países.

El tesorero australiano Frydenberg dijo que las implicaciones del relato de Wang eran “muy preocupantes” y que las agencias legales del gobierno estaban tratando el asunto, reportó Reuters.

El régimen chino ha rechazado el relato de Wang, y la policía de Shangai afirma que no era un agente, sino un desempleado de 26 años que había sido encarcelado anteriormente por fraude.

Abandonando el Partido

Según Nine newspapers, la lucha interna de Wang alcanzó un punto de inflexión cuando recibió un pasaporte surcoreano falso, con el que debía entrar a Taiwán y participar en los continuos intentos del PCCh de interferir en la carrera presidencial 2020. La isla se prepara para ir a las urnas el próximo enero.

“La mirada fija en su propia cara en el pasaporte falso despertó algo en Wang”, informó Nine newspapers. “Se dio cuenta de que corría el riesgo de perderse a sí mismo. Como escribiría más tarde, estaba a punto de convertirse en ‘una persona sin identidad real'”.

El 23 de abril, Wang dejó su puesto en Hong Kong para visitar a su esposa e hijo en Sydney, después de haber recibido la aprobación de la esposa de su jefe.

Para Wang, traicionar al Partido Comunista, sabiendo que nunca podría regresar a China o ver a sus familiares, no fue una decisión fácil de tomar.

“Cada vez que pienso en esto, estoy muy triste. Mi familia, no solo mis padres, sino también mis abuelos… No me atrevo a comunicar mucho, ya que nuestros teléfonos están intervenidos. Esto es lo más triste. (…) Mi corazón está muy triste y no hay palabras para expresar mi dolor”, dijo Wang a Nine newspapers.

Sin embargo, finalmente creyó que el espionaje era una ocupación demasiado arriesgada e inmoral para que pudiera continuar.

“Lo pensé y lo repensé una y otra vez”, dijo Wang a La Gran Época. “Me preguntaba si esta decisión sería algo bueno o malo para mi vida. No podría decírtelo definitivamente, pero creo firmemente que si me hubiera quedado [con el PCCh], no habría tenido un buen final”.

La decisión de Wang también se basó en sus experiencias en sociedades democráticas. Además de Taiwán, ya había visitado a su familia en Australia en diciembre de 2018.

“Durante los pocos meses que pasé en Australia, experimenté las libertades democráticas de este país y me sentí cada vez más avergonzado de lo que el PCCh estaba haciendo para socavar la democracia en todo el mundo”, dijo.

“Así que decidí abandonar por completo mi trabajo y romper con el Partido”.

*****

Mira a continuación:

TE RECOMENDAMOS