Espía chino desertor revela las extensas operaciones de influencia del régimen

Por Frank Fang
27 de Noviembre de 2019
Actualizado: 27 de Noviembre de 2019

Las recientes revelaciones de un hombre que afirma ser un espía chino han aparecido en los titulares internacionales y destapó el espionaje del régimen en Australia, Hong Kong y Taiwán.

Wang “William” Liqiang solicitó asilo en Australia y ofreció a la principal agencia de inteligencia del país un tesoro de información sobre cómo el régimen comunista chino financia y dirige operaciones para sabotear el movimiento democrático en Hong Kong, entrometerse en las elecciones taiwanesas e infiltrarse en los círculos políticos australianos, según una serie de informes del 22 de noviembre de Nine Network, un grupo de medios australiano.

Sus afirmaciones respaldan preocupaciones de larga data sobre los intentos de Beijing de subvertir y socavar a sus oponentes en el extranjero.

En una entrevista anterior con la edición en chino de The Epoch Times, el joven de 27 años dijo que decidió desertar luego de desilusionarse con las ambiciones malignas del Partido Comunista Chino (PCCh).

“A medida que crecí y mi visión del mundo cambió, gradualmente me di cuenta del daño que el autoritarismo del PCCh estaba haciendo a la democracia y los derechos humanos en todo el mundo”, dijo Wang.

“Mi oposición al Partido y al comunismo se hizo cada vez más clara, así que hice planes para dejar esta organización”.

La publicación pública de Wang marca la primera vez que un espía chino se desvela.

Reclutamiento

En una declaración detallada proporcionada a The Epoch Times, Wang describe cómo llegó a trabajar como espía para el régimen chino.

Wang es oriundo de Fujian, la provincia del sudeste chino a través del estrecho de la democrática Taiwán. Hijo de un funcionario local del Partido Comunista, Wang tuvo una educación de clase media y se especializó en pintura al óleo en la Universidad de Finanzas y Economía de Anhui. Fotos de la época escolar de Wang muestran los premios que ganó por su obra de arte.

Al terminar sus estudios, un alto funcionario de la universidad sugirió que Wang debería trabajar en China Innovation Investment Limited (CIIL), una empresa con sede en Hong Kong especializada en tecnología, finanzas y medios de comunicación. En 2014, Wang comenzó a trabajar con la firma.

Si bien la CIIL se presenta como una empresa de inversión que se enfoca en activos de defensa chinos listados y no listados, Wang pronto descubrió que era un frente importante para el espionaje del Partido en el extranjero, al servicio de múltiples órganos de seguridad chinos y funcionarios del PCCh.

Según Nine Network, Wang agradeció al CEO de CIIL, Xiang Xin, y entró al “santuario interior” de la compañía al dar lecciones de pintura a la esposa de Xiang. Eso le dio un amplio acceso a la información sobre casos actuales y pasados ​​de operaciones de inteligencia chinas, gran parte relacionada con la adquisición de tecnología militar por parte del Partido.

Wang dijo que Xiang y su esposa, Kung Ching, eran agentes chinos. Dijo que Xiang había cambiado su nombre de Xiang Nianxin a Xiang Xin antes de ser enviado por oficiales militares chinos a Hong Kong para adquirir CIIL y la compañía de inversión China Trends Holdings Limited.

El 24 de noviembre, las autoridades taiwanesas detuvieron a Xiang y Kung en el aeropuerto principal de Taipei y les pidieron que cooperaran en una investigación de presuntas violaciones de la Ley de Seguridad Nacional del país.

Ambos niegan conocer a Wang.

El régimen chino ha rechazado la cuenta de Wang, y la policía en Shanghai alegó que no era un agente operativo, sino un desempleado de 26 años que había sido encarcelado por fraude.

La Embajada de China agregó en una declaración el 24 de noviembre que Wang es buscado en relación con un caso de fraude de principios de este año.

“El 19 de abril de 2019, la policía de Shanghai abrió una investigación sobre Wang, quien supuestamente engañó a una persona de apellido Shu con 4,6 millones de yuanes a través de un falso proyecto de inversión que involucraba la importación de automóviles en febrero”, dijo el comunicado.

La embajada dijo que Wang partió hacia Hong Kong el 10 de abril, con un pasaporte chino falso y una identificación de residente permanente falsa de Hong Kong, y agregó que la policía de Shanghai estaba investigando el asunto.

Hong Kong

Según Wang, tanto el CIIL como China Trends Holdings estaban controlados por el ejército chino, específicamente por el Departamento de Estado Mayor del Ejército Popular de Liberación (EPL).

Tanto CIIL como China Trends Holdings han emitido declaraciones rechazando las afirmaciones de Wang, negando cualquier participación en actividades de espionaje.

Xiang proporcionaba informes de “inteligencia” al Departamento de Personal General del EPL sobre personas en Hong Kong que pudieran haber hecho comentarios críticos sobre el régimen chino o sobre otros temas considerados sensibles por el Partido, dijo Wang.

El encargado del EPL de Xiang también le ordenó que recolectara información sobre activistas y seguidores de Falun Dafa en la ciudad.

Los partidarios de la práctica espiritual de Falun Dafa han sido perseguidos por el régimen desde 1999, y han sido sometidos a detención arbitraria, trabajo forzado, lavado de cerebro y tortura.

Las dos compañías apuntaron a estudiantes en la ciudad, según Wang. Establecieron una fundación educativa en Hong Kong para desarrollar agentes y promover las políticas de Beijing a los estudiantes en Hong Kong. La fundación recibió 500 millones de yuanes (alrededor de USD 71 millones) anualmente del régimen chino para llevar a cabo sus operaciones.

Wang dijo que reclutó estudiantes de China continental para recopilar información sobre individuos y grupos considerados una amenaza para el régimen.

“Promoví las políticas del régimen chino (…) a estos estudiantes y les hice recopilar información sobre el [movimiento] de independencia de Hong Kong y opiniones opuestas al régimen”, dijo Wang a The Epoch Times.

La mayoría de los estudiantes chinos reclutados provenían de dos universidades chinas: la Universidad de Ciencia y Tecnología de Nanjing en la provincia oriental china de Jiangsu, y la Universidad Shantou en la provincia de Guangdong, en el sur de China.

Dijo que la Universidad de Ciencia y Tecnología de Nanjing y otras universidades chinas tienen asociaciones de exalumnos en Hong Kong, muchas de las cuales tienen miembros que son agentes chinos.

Wang también dijo que estuvo involucrado en una operación que condujo al secuestro de cinco libreros de Hong Kong en 2015. Los libreros reaparecieron luego detenidos en China continental y participaron en confesiones forzadas televisadas.

Wang dijo que la operación fue organizada por personas dentro del CIIL en coordinación con el EPL.

Dijo que estaba sorprendido de que el régimen fuera capaz de llevar a cabo los secuestros.

“No pensé que fuera posible que el régimen chino arrestara a alguien en Hong Kong debido a lo de ‘un país, dos sistemas'”, dijo Wang, refiriéndose al marco bajo el cual el régimen se comprometió a proporcionar a la ciudad un alto nivel de autonomía y libertades.

Taiwán

En declaraciones a Vision Times, Wang dijo que la mayoría de las actividades de infiltración en Taiwán fueron realizadas por la esposa de Xiang, Kung Ching.

El régimen ve a la isla autónoma como una provincia renegada y nunca ha descartado el uso de la fuerza militar para juntarlo con el continente. En los últimos años, ha intensificado los esfuerzos para infiltrarse en los medios e influir en las elecciones en Taiwán.

Wang dijo que participó en una campaña en online para atacar al partido gobernante de Taiwán, el Partido Democrático Progresista (DPP) antes de las elecciones generales en noviembre de 2018, en un esfuerzo por apoyar al partido de oposición, el Kuomingtang (KMT), que tiene una posición amistosa con Beijing.

Dijo que su grupo tenía más de 200.000 cuentas de redes sociales y muchas otras páginas de admiradores para apoyar su esfuerzo.

CIIL gastó 1,500 millones de yuanes (aproximadamente USD 213 millones) solo en los medios de comunicación de Taiwán para ayudarlos en sus esfuerzos por influir en las elecciones de 2018, dijo.

Wang dijo que organizaron a estudiantes chinos y de Hong Kong que estudian en Taiwán y turistas chinos para ayudar a promover a los candidatos pro Beijing que se postulen para las elecciones de 2018.

Las donaciones chinas en el extranjero también se destinaron a candidatos a favor de Beijing, dijo Wang. Más de 20 millones de yuanes (alrededor de USD 2,8 millones) fueron para Han Kuo-yu, quien ganó una elección local para convertirse en el alcalde de la ciudad de Kaohsiung, en el sur de Taiwán.

Han ahora se postula para presidente como el candidato del KMT.

Para las elecciones de 2018, el DPP sufrió una gran derrota, perdiendo siete de sus escaños regionales ante el KMT. El KMT ahora controla 15 ciudades y condados, en comparación con seis en poder del DPP.

Wang describió las elecciones de 2018 como una victoria para el régimen chino.

Wang dijo que muchos de la élite de Taiwán estaban en su bolsillo, incluido el jefe de un periódico local, el jefe de una universidad, el gerente general de un centro cultural, varios políticos y líderes de pandillas. Cada una de estas personas recibió entre 2 y 5 millones de yuanes (USD 284.155 a USD 710.388) anualmente para ayudar a Wang y su grupo en sus esfuerzos de infiltración.

En las próximas elecciones presidenciales de 2020, Wang dijo que el objetivo de Beijing es desbancar la candidatura de reelección del presidente Tsai Ing-wen.

Él dijo que Kung quería que fuese a Taiwán el 28 de mayo para ayudarlo en las operaciones de influencia dirigidas a los medios de comunicación de Taiwán e Internet. Pero tuvo un cambio de corazón.

“Vi lo que está pasando en Hong Kong. Y no quería convertir personalmente a Taiwán en Hong Kong. Así que decidí dejarlo”, dijo Wang a Vision Times, refiriéndose a las protestas en curso en Hong Kong contra la invasión de Beijing en la ciudad.

Entonces, el 23 de abril, Wang dejó su puesto en Hong Kong para visitar a su esposa e hijo en Sydney, después de que Kung le concediera la aprobación.

Ahora se está quedando en un lugar secreto mientras coopera con la Organización Australiana de Seguridad e Inteligencia, la principal agencia de inteligencia del país.

Sin embargo, estar en Australia no garantiza la seguridad, porque Beijing tiene células espías en el país que podrían secuestrarlo a él y a su familia y enviarlos de regreso a China, dijo Wang.

A pesar de los riesgos, Wang mantiene su decisión de desertar.

“Pensé y lo repensé una y otra vez”, dijo Wang a La Gran Época.

“Me preguntaba si esta decisión sería algo bueno o malo para mi vida. No podría decírtelo definitivamente, pero creo firmemente que si me hubiera quedado con [el PCCh], no habría tenido un buen final”.

El reportero de La Gran Época, Leo Timm, contribuyó a este informe.

Mira a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS