Esposa demanda a su marido USD 62.000 por contagiarla con VIH en caso histórico del Reino Unido

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
23 de Julio de 2019 Actualizado: 23 de Julio de 2019

En un caso legal histórico una esposa británica está demandando a su marido con una compensación de 62.000 dólares por haberla infectado con el VIH mientras la engañaba durante su matrimonio con relaciones con otros hombres y mujeres.

Los médicos le diagnosticaron SIDA después someterla a exámenes de salud al contraer neumonía y otras enfermedades. Ahora la esposa de 36 años quiere una compensación por las lesiones personales y por negligencia grave, informó el medio británico The Sun el 22 de julio.

Ella afirma que su marido contrajo el VIH por haber tenido durante los siete años juntos, relaciones sexuales sin protección a sus espaldas.

Tan pronto como se lo dijeron creyó de inmediato que el único que pudo haberla contagiado era él. “Había sido fiel, así que no había nadie más que pudiera haber sido”, aclaró a la prensa, según The Sun.

(Hannah Peters/Getty Images)

“La única manera de conseguirlo es a través del sexo. Sólo pudo haber sido él”, añadió.

Ella sugiere que posíblemente él no sabía que tenía el VIH, pero tuvo las relaciones sexuales sin cuidarse de contagios.

La mujer relata que cuando supo el diagnóstico estaba en el hospital y de inmediato lo llamó. pero no recibió una buena respuesta.

“Estaba asustada. Pensé que se acostaría con alguien y se lo daría”, dijo la esposa según Sun. “Le dije:’Me acaban de decir que tengo VIH’. Se quedó callado. Y luego dijo: “Está bien””.

Dos días después le escribió a la esposa enferma: “No puedo creer que me hayas dicho que voy a morir”.

Luego le sugirió que “usar demasiado blanqueador para limpiar mi casa había debilitado mi sistema inmunológico”.

“Fue entonces cuando decidí contactar a los abogados. No podía dejar que se saliera con la suya”, dijo al medio británico.

La mujer, ahora está respondiendo bien al tratamiento médico.

Sus abogados entregaron los papeles legales de la demandante en mayo, informó Daily Mail, y le advertieron que era poco probable que se iniciara un proceso penal. Los esposos se separaron y su marido aún no ha respondido.

Los abogados creen que se le podrían conceder unas 50.000 libras de compensación (USD 62.000), aunque no ha habido casos similares en el Reino Unido.  Se conoce que un juez californiano en EE.UU. impuso una multa millonaria a un estadounidense conocido como John B por haber contagiado a su ex esposa con el VIH en 2008.

Europa, según el Centro de Control de Enfermedades Europeo (ECDC), “experimenta una epidemia de VIH persistente, con solo pequeños cambios en las notificaciones durante la última década”.

“Se estima que 120 000 europeos viven con VIH (…)lo que significa que aproximadamente 1 de cada 5 (15%) de las personas que viven con VIH no están al tanto de su estado y demoran alrededor de tres años desde la infección por VIH hasta el diagnóstico”.

(LILLIAN SUWANRUMPHA/AFP/Getty Images)

De acuerdo a la Clínica Mayo, el VIH es una infección de transmisión sexual, capaz de provocar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA, una afección crónica, que puede poner en riesgo la vida. El virus daña el sistema inmunitario e interfiere en la capacidad que tiene el cuerpo de combatir los organismos que provocan enfermedades.

También puede transmitirse tanto por el contacto con sangre infectada o de una madre a su hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia materna. Sin medicación, pueden pasar años hasta que el VIH debilite el sistema inmunitario y evolucione hasta el SIDA.

“El VIH o SIDA no tiene cura, pero hay medicamentos que pueden disminuir el avance de la enfermedad de manera significativa. Esos medicamentos redujeron la cantidad de muertes por SIDA en muchos países desarrollados”, destaca el equipo de la Clínica Mayo.

Síntomas de acuerdo a la Clinica Mayo

Los síntomas del VIH y del SIDA varían, según la etapa de la infección.

Infección primaria (VIH agudo)

La mayoría de las personas infectadas por el VIH presentan una enfermedad parecida a la influenza dentro del primer o segundo mes después de que el virus ingresó al cuerpo. La enfermedad, conocida como «infección primaria o aguda por el VIH», puede durar algunas semanas. Los siguientes son algunos de los posibles signos y síntomas:

Fiebre

Dolor de cabeza

Dolor muscular y articular

Erupción cutánea

Dolor de garganta y llagas dolorosas en la boca

Ganglios linfáticos inflamados, principalmente, en el cuello

Estos síntomas pueden ser tan leves que quizás no los notes. Sin embargo, la cantidad de virus en el torrente sanguíneo (carga viral) es bastante alta en esta etapa. En consecuencia, la infección se contagia con mayor facilidad durante la infección primaria que durante la etapa siguiente.

Infección clínica latente (VIH crónico)

En algunas personas, la inflamación persistente de los ganglios linfáticos ocurre en esta etapa. Salvo esos casos, no hay signos y síntomas específicos. El VIH permanece en el cuerpo y en los glóbulos blancos infectados.

Por lo general, la etapa de infección por VIH dura alrededor de 10 años si no recibes tratamiento antirretrovírico. Sin embargo, a veces, incluso con este tratamiento, dura décadas. Algunas personas padecen una etapa más grave de la enfermedad mucho antes.

Infección por el VIH sintomática

A medida que el virus continúa multiplicándose y destruyendo células inmunitarias (las células del cuerpo que ayudan a combatir los gérmenes), puedes manifestar infecciones leves o signos y síntomas crónicos, como los siguientes:

Fiebre

Fatiga

Ganglios linfáticos inflamados —a menudo, uno de los primeros signos de la infección por el VIH—

Diarrea

Adelgazamiento

Candidosis oral (candidiasis)

Herpes (herpes zóster)

Evolución al sida

Hoy en día, gracias a tratamientos antivirales más eficaces, la mayoría de las personas con VIH en los Estados Unidos no tienen sida. Por lo general, si no se trata, el VIH se convierte en sida en aproximadamente 10 años.

Para cuando se presenta el sida, el sistema inmunitario ya está muy dañado. Es posible que te vuelvas más propenso a contraer infecciones o tipos de cáncer oportunistas, es decir, enfermedades que, por lo general, no afectarían a una persona con un sistema inmunitario saludable.

Los siguientes pueden ser los signos y síntomas de algunas de estas infecciones:

Sudoraciones nocturnas con empapamiento

Fiebre recurrente

Diarrea crónica

Manchas blancas persistentes o lesiones inusuales en la lengua o la boca

Fatiga persistente, sin causa aparente

Adelgazamiento

Erupciones cutáneas o bultos

***

Te puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS