Esquisto de EE.UU. lucha por sobrevivir en medio de creciente pandemia y guerra de precios del petróleo

El sector que ha ayudado a Estados Unidos a convertirse en el mayor productor de petróleo y gas del mundo, está en una situación desesperada
Por Emel Akan
25 de Marzo de 2020 Actualizado: 25 de Marzo de 2020

WASHINGTON—La rápida propagación del nuevo coronavirus, junto con la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia, amenaza a los productores estadounidenses de petróleo de esquisto que ya están luchando bajo grandes montones de deuda.

El precio del petróleo ha sufrido una fuerte caída en la demanda en las últimas semanas, ya que el virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, empuja a la economía mundial a la recesión. Además de este choque negativo de la demanda, un enfrentamiento entre Arabia Saudita y Rusia amenaza con desbordar los mercados mundiales con petróleo barato si ambas partes no llegan a un acuerdo en los próximos días.

Los precios del crudo de West Texas Intermediate se cotizaron a 23 dólares por barril el 25 de marzo, lo que supone una reducción de más del 60% desde principios de año. Y los precios del Brent, el precio de referencia del crudo mundial, se cotizaban a 29 dólares por barril, con una caída del 57% en lo que va de año.

El precio promedio de equilibrio para los productores de esquisto es de unos 50 dólares por barril, según una encuesta de la Federación de Energía de Dallas. Antes del virus, el sector ya se encontraba bajo una importante crisis financiera ya que la mayoría de los productores de esquisto están endeudados. La fuerte caída de los precios del petróleo está afectando su flujo de caja y los está llevando al borde de la bancarrota.

La revolución del esquisto, que se refiere a la combinación de fractura hidráulica y perforación horizontal, ha hecho comercialmente factible que los productores de petróleo recuperen más petróleo y gas. La independencia energética de Estados Unidos es el resultado de la revolución del esquisto, según los analistas.

Permitió a Estados Unidos aumentar significativamente su producción en la última década, convirtiéndose en el mayor productor de petróleo y gas del mundo. La producción de esquisto también ayudó al país a alejarse de las periódicas erupciones en el Medio Oriente que amenazaban la seguridad energética.

La Administración de Información Energética de Estados Unidos estimó que alrededor del 63% de la producción total de petróleo crudo de Estados Unidos en 2019 provenía de los recursos de esquisto bituminoso.

“Un juego de ego”

Phil Flynn, analista senior de energía del Price Futures Group en Chicago, dijo que la reciente guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia se ha “convertido en un juego de ego”.

“Parece que hay un esfuerzo de una o ambas partes para tratar de hundir el esquisto estadounidense, y lo están haciendo en un momento en que la ruina de la demanda está en su punto más alto debido al coronavirus”, dijo Flynn a The Epoch Times.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), dirigida por Arabia Saudita, había propuesto anteriormente recortar la producción de 1.5 millones de barriles diarios (bpd) en abril para hacer frente al brote del virus del PCCh. Moscú, sin embargo, se negó a apoyar el llamamiento de la OPEP para que se hicieran grandes recortes.

En respuesta, Arabia Saudita declaró el 10 de marzo que aumentaría los suministros a la cifra récord de 12.3 millones de bpd en abril, muy por encima del nivel actual de producción de 9.7 millones de bpd. Los Emiratos Árabes Unidos también anunciaron que aumentarían la oferta de crudo el mes próximo.

Esta guerra de precios “va a crear un gran retroceso en la industria del esquisto de EE.UU.”, dijo Flynn, agregando que se habla de que los precios del petróleo seguirán cayendo hasta el nivel de un solo dígito.

“Así que no solo vamos a ver a nuestros productores de esquisto de EE.UU. tal vez ir a la quiebra, sino que vamos a ceder la cuota de mercado de nuevo a Rusia y a la OPEP”.

Según Flynn, el objetivo principal de Rusia es “tratar de lanzar petróleo barato en el mundo para poder hundir el esquisto de EE.UU.”.

Goldman Sachs predice que la producción de petróleo de EE.UU. caerá cerca de 1.4 millones de bpd en los próximos 15 meses como resultado de la reducción de la actividad de perforación y finalización. Y se espera que el gasto de capital (capex) caiga un 35% este año en comparación con el 2019.

Chesapeake Energy Corp, que ayudó a ser pionera en la revolución del esquisto en Estados Unidos a finales de la década del 2000, contrató recientemente asesores para la reestructuración de la deuda, según Reuters. La compañía está luchando con una deuda de aproximadamente 9000 millones de dólares y sus acciones han caído más del 75% desde principios de año.

Pérdida de empleos

Decenas de miles de tejanos están siendo despedidos mientras las empresas cierran los sitios de perforación y las plataformas, un regulador de Texas dijo recientemente a Bloomberg.

Las empresas de toda la cadena de suministro de petróleo también están viendo los efectos del virus del PCCh y la guerra de los precios.

El mayor proveedor de servicios de fractura en el mundo, Halliburton, por ejemplo, anunció recientemente que despedirá a casi 3500 trabajadores en su sede de Houston mientras los productores de petróleo recortan sus gastos.

“El acceso a los mercados de capital es limitado para muchos productores de esquisto de EE.UU. a los precios actuales del petróleo”, escribieron los analistas de Morgan Stanley en un informe.

“Con muchos incapaces de financiar planes actualizados de capex de forma orgánica, y algunos también enfrentados a un muro de vencimientos de deuda que puede ser difícil de refinanciar, el camino a seguir es desafiante y una amplia liquidez es clave”.

Un alto ejecutivo de una empresa de gestión de inversiones de Nueva York, que deseaba permanecer en el anonimato, dijo que ha sido sumamente difícil reunir capital para los fondos invertidos exclusivamente en energía.

“Los inversores institucionales se han mantenido alejados por cuestiones ambientales, sociales y de gobierno y para evitar las críticas de personas como Greta Thunberg”, dijo a The Epoch Times.

“Es desafortunado. Firmas como Chesapeake y Continental Resources fueron muy innovadoras y revolucionaron la industria del petróleo y el gas”.

EE. UU. y China compran petróleo

El gobierno estadounidense anunció el 19 de marzo que compraría 30 millones de barriles para la Reserva Estratégica de Petróleo “para apoyar a los productores de petróleo de EE.UU. que se enfrentan a pérdidas potencialmente catastróficas”.

El gobierno planea llenar la reserva a su máxima capacidad comprando 77 millones de barriles en total.

Según se informa, China también está comprando un volumen récord de petróleo ruso.

Dakota del Norte, el segundo productor de crudo más grande de la nación, ya ha recibido un gran golpe, dijo el Senador Kevin Cramer (R-N.D.).

“Estamos viendo a pequeños empleadores que despiden a un gran número de personas, estamos viendo el gasto de capital ser reducido en gran medida por compañías como Continental Resources, Hess y otras”, dijo a Fox Business el 24 de marzo.

“Me preocupa un poco que al presidente le gusten estos precios bajos de la gasolina”, dijo. “Los precios bajos de la gasolina son estupendos si se puede conducir”.

Cramer escribió una carta al presidente Donald Trump el 18 de marzo instándole a embargar el petróleo crudo de Rusia, Arabia Saudita y otras naciones de la OPEP.

“Desafortunadamente, estas tácticas de intimidación por parte de Rusia se han convertido en la norma, pero las acciones de nuestro cercano socio estratégico, Arabia Saudita, son particularmente preocupantes”, dijo en la carta.

Trump dijo anteriormente que “se involucrará” en algún momento para detener el exceso de petróleo en el mercado.

“En cierto sentido, nuestro consumidor se ve muy favorecido”, dijo Trump en una rueda de prensa en la Casa Blanca el 19 de marzo. “Pero, por otro lado, perjudica a una gran industria y a una industria muy poderosa”.

Dijo que el bajo precio del petróleo “es muy devastador para Rusia” y “muy malo para Arabia Saudita”.

“Estaban en una pelea por la producción. Y en el momento apropiado, me involucraré”.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitió que el virus se propagara por toda China y creara una pandemia mundial.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan

****

Descubra

Virus del PCCh: el nombre adecuado para el virus que está causando la pandemia

TE RECOMENDAMOS