Esta famosa tienda fabrica guitarras con restos de la antigua ciudad de Nueva York

Por La Gran Época
16 de Febrero de 2019 Actualizado: 22 de Febrero de 2019

La tienda de guitarras Carmine Street Guitars se halla en Greenwich Village, Nueva York, tiene una sutil luz de neón con forma de guitarra en la ventana y un letrero de Kelly con letras doradas en la esquina inferior izquierda del vidriado.

Una alta plantación en maceta se extiende alrededor de una columna dorada detrás de la fachada de cristal.

Para entrar, hay que empujar la puerta con fuerza, como sugiere claramente la etiqueta de la puerta principal. En el interior, tres filas de guitarras vintage se alinean, una encima de otra, en el lado derecho de la tienda, junto a una vitrina de guitarras y fotografías que ocupan la parte izquierda.

La entrada de la tienda Carmine Street Guitars. (Crédito: Shenghua Sung)

Aproximadamente 9 metros hacia dentro cruzando una puerta, está el taller donde el dueño Rick Kelly construye sus guitarras. El espacio está lleno de diferentes piezas de madera, herramientas, abrazaderas, trabajos en curso y huele ligeramente a aserrín fresco. La pared trasera del taller está formada por un gran stock de madera aserrada.

Pero esta no es una tienda de guitarras ordinaria. Las guitarras eléctricas únicas de Rick, hechas a mano, están diseñadas con historia de la ciudad y fueron tocadas por algunas de las más grandes estrellas del rock and roll.

Recuperando el patrimonio de Nueva York

Lo que hace que las guitarras de Rick sean especiales y solicitadas es el material con el que están hechas: madera recuperada, gran parte de la cual procede de los legendarios edificios históricos de Nueva York.

En su taller, tiene una saludable provisión de madera de varios sitios históricos, entre los que destacan el Hotel Chelsea, la Old Ale House de McSorley y Chumley’s.

Conseguir madera de estos lugares fue casi una coincidencia para Rick obtuvo las vigas que tiene del Hotel Chelsea, entre cuyos antiguos residentes notables se encuentran Jimi Hendrix y Jim Morrison, después de que un amigo que vivía al lado lo llamara para decirle que unos obreros sacaban la madera del sótano.

La pila de madera. (Crédito: Shenghua Sung)

La madera que tiene de Chumley’s, el restaurante donde Ernest Hemingway y F. Scott Fitzgerald paraban regularmente para tomar un cóctel, cuando era un bar clandestino, se convirtió en parte de su pila de madera después que su sobrino lo llamara bajo la lluvia torrencial para decirle que estaban tirando las vigas.

Cuando Rick encuentra madera de sitios históricos, es una gran ventaja.”Eso es realmente emocionante cuando se sabe que la madera tiene una historia”, dijo Rick a Humanity. “¿Qué presenciaron estas vigas y qué vieron a través de los siglos? Hay tantas historias en este bosque”. “Estos mismos árboles estaban alrededor, cuando George Washington caminaba por el lugar”, dijo riendo. “Es tan histórico, desde el principio del árbol hasta la madera del edificio”.

Rick diseña instrumentos desde 1968. Su pasión por la fabricación de guitarras comenzó cuando hacia algunas para la universidad de los Apalaches para pagar sus préstamos estudiantiles a principios de la década de 1970, pero su arte se convertiría en algo mucho más significativo en los años venideros.

Después de trabajar en el Maryland rural durante varios años, Rick se dio cuenta que tendría que mudarse a un ambiente urbano si quería atraer nuevos clientes y expandir su negocio. Aunque creció en Long Island, regresó a su Nueva York natal a finales de la década de 1970.

Su primera tienda en la ciudad de Nueva York fue en Downing Street, pero se mudaría al final de la calle y abriría Carmine Street Guitars en 1990.Usar madera de segunda mano puede sonar extraño, pero hay un método para la locura de Rick . Antes utilizó materiales recuperados en la escuela de artes y cuando empezó a hacer instrumentos para la universidad de los Apalaches sabía que “los instrumentos antiguos suenan mejor y que la madera antigua haría que un instrumento sonara más como un instrumento antiguo”.”Así que siempre me abastecía de la madera más vieja, ya sea de muebles u otras fuentes”, explicó Rick .

Esto lo llevaría a usar madera recuperada para vender en la Gran Manzana.

Rick lijando a mano. (Crédito: Shenghua Sung)

El primer lote de madera neoyorquina que Kelly utilizó fue pino del loft del cineasta Jim Jarmusch en el Bowery. Hizo dos guitarras de las vigas de madera de pino del desván para Jim y eso sería el comienzo de usar madera recuperada de los edificios de Nueva York en Carmine Street Guitars. Él sabía por qué debía usar madera de pino.

“Sabiendo que las primeras guitarras estilo Fender eran de pino, supe que era una buena madera para usar, muy resonante. Incluso los violines Stradivarius están hechos de pino, así que es una gran madera para usar”, explicó Rick.

“Esta madera de los edificios antiguos provenía del mejor de los mejores pinos. Estos árboles eran de bosques vírgenes. Eran todos crecimientos viejos que nunca antes fueron cortados. Así que algunos de los árboles tenían 300 y 400 años. Luego estuvieron en interiores durante 170 años, por lo que no se podría pedir mejor material para construir instrumentos. Cuando está super seco, todas las resinas se cristalizan, lo que deja a los poros de la madera abiertos a la vibración. Así que esto es como oro descartado”.

Los huesos de la vieja ciudad

Nueva York tiene el mayor depósito de madera antiguo del mundo, según Rick. Cada pieza de madera con la que trabaja es una pieza de la historia de Nueva York, aunque no provenga de un sitio histórico notorio. El artesano viaja por la ciudad en bicicleta en busca de obras y hace parte del trabajo su búsqueda en los basureros.

Llama a estas vigas de madera “los huesos de la vieja ciudad de Nueva York”, ya que formaban la estructura, o “huesos”, de los viejos edificios de Nueva York. Ninguna otra madera es comparable.

“Sabes, la madera para mí es muy mágica. Tiene muchas propiedades increíbles para el sonido y la vibración, así como, quién sabe, el misterio de lo que estos árboles y estas maderas pasaron y vieron”, dijo.

La parte trasera del Carmine Street Guitars. (Crédito: Shenghua Sung)

Esta madera tiene un grano más apretado que la madera habitual que se encuentra en un aserradero, porque los árboles de los que proviene han crecido sin ser cortados durante 300 a 400 años, dijo. La madera se condensa a medida que los árboles se hacen más y más grandes, lo que produce una calidad de sonido diferente una vez que se convierten en una guitarra.

“Cuando se hicieron las guitarras fue como, ¡guau!, eran muy fuertes, y su sonido era muy agradable, lo que fue una especie de shock”, dijo. “El afecto fue una sorpresa”.

Un artesano

Luego viene el proceso de fabricación de la guitarra, de esta madera recuperada. Todo comienza con la madera en bruto. Coloca una plantilla en la madera y corta el cuerpo de la guitarra. Luego da forma a la guitarra y hace hendiduras para las pastillas usando un enrutador de pinos. Pasa horas y horas lijando, cortando las ranuras de los trastes y luego dando forma a mano a los cuellos. Dos ventiladores de techo giran suavemente mientras Rick trabaja.

Fabrica cada guitarra a mano y las únicas máquinas que utiliza son una sierra de cinta y una herramienta de corte enrutador de pino. Sorprendentemente, puede producir unas cuatro guitarras eléctricas personalizadas al mes. Hacer guitarras a mano significa mucho para él, especialmente cuando termina una.

Rick usando un cincel para hacer el clavijero de una guitarra en su taller. (Crédito: Shenghua Sung)

“Siempre hay un nuevo bebé saliendo de la tienda. Es como si acabara de crear una nueva criatura que va a hacer música y que va a vivir más que yo. Es una sensación maravillosa saber que hiciste algo que va a hacer música y hace bien a la gente”, dijo.

“Es muy gratificante hacer este tipo de trabajo y construir instrumentos musicales de cualquier tipo”.

La lista de músicos que compraron las guitarras de Rick es impresionante. Fabricó guitarras para iconos del rock como Lou Reed, Bob Dylan y Roger Waters.

“Es genial. Vi a Lou Reed tocar una de mis guitarras en el Carnegie Hall y no podía imaginarme nada más especial que eso, o a Bob Dylan enviándome una foto desde Beijing de él, tocando mi guitarra en el escenario, esos son momentos únicos.

Mira el video a continuación:

TE RECOMENDAMOS