Esta increíble isla italiana tiene la forma de un delfín

Por The Epoch Times
23 de Octubre de 2020
Actualizado: 23 de Octubre de 2020

En la costa occidental de Italia, entre Capri y Positano, se encuentra un espectáculo increíble: una isla con forma de un delfín saltarín. Es una vista que es casi imposible de creer.

En una era de Photoshop y de movimientos de tierra, como las urbanizaciones construidas artificialmente en Dubai, probablemente se le perdone que piense que esta isla con forma de delfín, también, es “falsa”.

Pero estaría equivocado.

Sirenusas, Italia. (Captura de pantalla/Google Maps)

La forma de esta notable isla es el resultado del trabajo de la naturaleza, y nada más.

La isla es de hecho parte de un pequeño grupo de rocas emergentes, conocidas como las Sirenusas o los Gallos. Siendo la más grande del grupo, la “Isla delfín”, conocida como Gallo Lungo.

No piense ni por un momento que su forma única es todo lo que Gallo Lungo tiene para ofrecer. La fascinante historia de esta isla es tan emocionante como su forma.

El nombre Sirenusas viene de la palabra italiana “sirene” y denota las míticas sirenas tal y como se cuentan en el clásico griego “La Odisea” de Homero. Las sirenas eran mitad mujer y mitad pez, y sus encantadores cantos atraían a los marineros hacia su isla para que se estrellaran contra las rocas.

A lo largo de la historia, la isla ha tenido muchos cambios arquitectónicos. Durante un tiempo tuvo un monasterio, y más tarde una prisión. En el siglo XIII, se añadió una torre de vigilancia para ayudar a proteger el continente de los piratas invasores que estaban merodeando el área.

Finalmente se convirtió en parte de Positano en el siglo XIX, cuando Italia se unificó como país. Sin embargo, los hechos interesantes no terminan aquí.

Con el tiempo, la ciudad vendió la isla a un comprador privado. Departures dice que en 1922 terminó en manos de Leonide Massine, un coreógrafo de danza ruso. Pasó a ser su residencia privada luego de la construcción de una villa. Incluso decidió añadir un estudio de danza en la antigua torre de vigilancia.

Con la muerte de Massine, fue vendida a uno de los más proclamados y famosos bailarines de ballet, el ruso Rudolf Nureyev. Él había desertado a Occidente en 1961, y pasó los últimos años de su vida, entre 1988 y 1993, viviendo en la isla.

Según My Modern Met, la isla volvió a manos italianas en 1996 cuando el promotor inmobiliario Giovanni Russo la compró. Además de su residencia principal, la propiedad es a menudo alquilada a una clientela exclusiva y afortunada.

Ver Gallo Lungo desde arriba es la mejor manera de observar la forma de delfín que la naturaleza le atribuyó. Es verdaderamente una vista excepcional para contemplar. Sin embargo, también debemos ver más allá de su apariencia y profundizar en su historia, porque esta isla tiene mucho más que ofrecer que una simple forma bonita.

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”

TE RECOMENDAMOS