Bebé alce es encontrada sin su madre, su rescate fue posible gracias a un amigable pastor alemán

Por La Gran Época
20 de Abril de 2019 Actualizado: 09 de Mayo de 2019

¿Qué harías si escucharas un sonido pidiendo ayuda? ¿Irías corriendo a ayudar o te quedarías atrás, esperando que alguien más se encargue?

Shannon  Lugdon, eligió la primera opción y gracias a ella una criatura abandonada encontró un nuevo hogar y una fama viral.

El 2 de junio, Shannon escuchó un extraño ruido proveniente de afuera de su casa en Wallagrass, Maine, según Reshareworthy, Ella investigó y vio a un alce de 6 días de nacido (al que apodó Maggie) chillando por su madre.

Shannon vigilaba de cerca a Maggie. Alrededor de la 1 de la tarde, parecía que podría salir corriendo a la concurrida calle de enfrente, así que Shannon llamó a algunos guardias locales.

“Dos excelentes guardias, Adrian y Nick, vinieron y ayudaron a Maggie a bajar hasta la sombra del arroyo”, escribió Shannon en Facebook.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: KarlKu/Pixabay)

“Pasó el día deambulando por el arroyo para regresarlo al lugar donde pensamos que su mamá la había dejado”, comentó.

Los guardias aconsejaron a Shannon que no se acercara a Maggie durante las próximas 24 horas.

Los alces bebés abandonados, rara vez son realmente dejados atrás, ya que sus padres a menudo sólo los dejan para comer, beber o descansar un poco.

Era probable que la madre de Maggie regresara, pero que no le gustara la intervención humana. Al día siguiente pensó que el alce había desaparecido, pero su perro la olfateó inmediatamente.

Cuando Shannon se despertó a la mañana siguiente, fue a ver si Maggie seguía allí. Ella no parecía estar, así que Shannon no vio ningún problema en dejar a su pastor alemán, Leo, suelto para ir al baño.


Sin embargo, Leo fue capaz de olfatear a Maggie de inmediato y aunque esto podría haber sido un desastre para el pequeño alce, lo que realmente sucedió fue mucho más dulce.

Los dos se olían el uno al otro y Maggie se encariñó mucho. Siguió a Leo por el campo y él no se resistió.

Maggie también se acercó Shannon y a su hogar. “No te puedes imaginar lo cariñosa que fue”, escribió.

El alce había sido dejado por su madre, pero Shannon se aseguró de que recibiera la atención que merecía.


Después de mucho tiempo, era seguro suponer que la madre de Maggie la había abandonado. Aunque fue una grave situación, Shannon sacó lo mejor de ella.

Le dio a Maggie un batido de hierba, trébol y agua con muy poca leche, ya que los alces no toleran bien la lactosa. Después de hablar con su veterinario, Shannon cambió a Lactaid para satisfacer mejor las necesidades del alce.

Más tarde, ese día, el alcalde Adrian llegó. Realizo arreglos para que un biólogo la visitara al día siguiente y llevara a Maggie al Maine Wildlife Park, donde ahora vive entre otros alces.

Fotos y videos del encuentro del alce de Shannon se han vuelto virales en Facebook y la interacción de Leo con Maggie tiene más de 52.000 visitas.

Mira el video a continuación:

Salvan alces de lago congelado

¿Te gustó este artículo?
Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS