Esta mujer nunca pensó que sus sobras de comida se convertirían en un milagro para otra familia

Por La Gran Época
05 de Enero de 2019 Actualizado: 08 de Enero de 2019

Esta mujer apenas podía imaginar que su simple gesto se convertiría en un milagro para una familia hambrienta y necesitada. Ella compartió en un vídeo desgarrador su experiencia de llevar sobras a un parque, donde duermen las personas sin hogar, literalmente, en respuesta a la oración de una madre para ayudar a alimentar a sus hijos hambrientos.

Un día, Kim Colvin de Birmingham, Alabama, tenía ganas de comer carne asada y se dispuso a cocinar, pero una vez que terminó de hornear todo, terminó con una mesa repleta de comida: carne con una mezcla de verduras, macarrones y queso, judías verdes, mazorca de maíz y panecillos de maíz. La comida era suficiente para alimentar a 10 personas.

“Desde que los niños crecieron y vivo sola”, dijo Kim, “realmente ya no sé cocinar poco”.

Terminó de cenar y empezó a guardar las sobras, pero se dio cuenta que probablemente no sería capaz de terminar toda la comida por sí misma antes que se malograra.

“No debería tirar esto a la basura”, recordó.

En lugar de desechar la comida extra, decidió que llevaría las sobras a las personas sin hogar y hambrientas. Empaquetó la comida en 11 platos y los llevó en su auto. Luego se dirigió al parque cercano, donde podía encontrar a muchas personas sin hogar alrededor.

Allí se dio cuenta de que una mujer arrodillada rezaba en una pérgola con sus hijas a su lado. “Señor, si pudiera alimentar a mis hijos”, recordó Kim.

En ese momento, una de sus niñas tocó a su madre y miró hacia arriba. Cuando vio a Kim parada allí con platos de comida en cada mano, las lágrimas empezaron a caer de su rostro. Sabía que Dios había respondido a su oración.

Kim recordó a la mujer diciendo que no tenía dinero, ni un lugar donde quedarse y que, esa noche, acababa de rezar para que Dios le diera algo de comida para que pudiera alimentar a sus tres hijas.

Kim relató el momento emocionante en un emotivo vídeo, que luego fue publicado en su página de Facebook.

“Y al ver las lágrimas rodar por su rostro y lo agradecida que estaba, quedé conmovida”, dijo Kim.

“¡Estaban muy felices!” dijo, describiendo las expresiones de las niñas mientras recibían su comida.

Al ver sus valiosas reacciones por los platos de comida, Kim se sintió abrumada. “Esto me ha hecho sentir muy humilde, hasta el punto que nunca, nunca tiraré otra comida”, dijo.

Kim compartió su historia para expresar cómo “muchas veces tomamos las cosas por sentado, y las pequeñas cosas, ni siquiera pensamos en cuánto significan para otras personas, o cuánto podemos bendecir a otras personas”.

¿Estás emocionado por el encuentro de Kim? Su conmovedor vídeo es un recordatorio de que nunca debemos dar por sentadas las pequeñas cosas de nuestra vida, como la comida que comemos, porque hay algunos que ni siquiera tienen el privilegio de poner comida en sus mesas.

Camarera devuelve dinero 20 años después de haberlo robado

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS