¿Está nuestra cultura volviendo locos a nuestros jóvenes?

Por La Gran Época
17 de Noviembre de 2019 Actualizado: 17 de Noviembre de 2019

Las redes sociales de hoy han aumentado la predisposición humana a aceptar el miedo y la histeria. Una investigación reciente realizada por el Departamento de Psicología de la Universidad de Warwick de Gran Bretaña revela que puede producirse un contagio de pánico incluso frente a información equilibrada e imparcial. Aquí, los investigadores analizaron 154 participantes en las redes sociales, dividiéndolos en 14 cadenas, “la primera persona en cada cadena leía artículos de noticias equilibrados y concretos, y escribía un mensaje a la siguiente persona sobre la historia, el destinatario escribía un nuevo mensaje para la siguiente persona y así sucesivamente “.

Imagen Ilustrativa (Crédito: FoundryCo/Pixabay)

¿El resultado?

“En cada cadena, las historias sobre temas pavorosos se volvieron cada vez más negativos y sesgados hacia el pánico y el miedo a medida que se transmitían de persona a persona, y de manera crucial, este efecto no se atenuó cuando los hechos imparciales se reintrodujeron “.

¿Delirios actuales?

La evidencia de un posible engaño masivo, particularmente en el ámbito de la cultura y la política, nos rodea. Un gran número de personas cree que el cambio climático causará estragos en la raza humana en la próxima década. Greta Thunberg, de 16 años, es la imagen del movimiento por el cambio climático, ella ha pasado la mayor parte de su vida enferma de miedo debido a la idea de que la Tierra se encuentre en sus últimos días. ¿Esa creencia refleja la realidad o es una forma de histeria? Por otro lado algunos acusan al presidente Donald Trump de ser racista y fascista. ¿Se basa ese punto de vista en evidencia, malicia o engaño? Y que decir de los padres que están alentando a sus a adolescentes a someterse a procedimientos de cambio de género. ¿Son sinceros sus motivos o están atrapados en una ola de histeria?

Greta Thunberg hablando frente a las Naciones Unidas sobre las Acciones para el Cambio climáticos, Septiembre 23, 2019 en la ciudad de Nueva York. (Crédito: StephanieKeith/Getty Images)

Impulsado por las percepciones de catástrofes personales y políticas, la ansiedad entre los estadounidenses ha explotado en la última década. Lo que debería parecernos extraordinario acerca de esta epidemia de ansiedad es que la economía está en auge, el crimen violento y las tasas de asesinatos se han desplomado, y no estamos involucrados en guerras importantes. Sin embargo, los niveles de estrés estadounidenses se encuentran entre los más altos del mundo, con una buena parte de esa ansiedad alimentada por los políticos, nuestros medios de comunicación progresivos y los llamados “guerreros de la justicia social”.

Esta ansiedad está infectando a nuestros jóvenes.

¿Tiempos difíciles?

Las tasas de suicidio de adolescentes y adultos jóvenes han aumentado y ahora están en su punto más alto en 20 años. La depresión entre los jóvenes también está aumentando. Los expertos culpan a varios factores de estas estadísticas tristes, desde la falta de sueño en el caso de la depresión hasta el acoso en las redes sociales como causa de suicidio.

Pero, ¿qué pasa con los efectos de la cultura en general en nuestro estado emocional? Los estadounidenses una vez miraron con orgullo su pasado y con esperanza hacia el futuro, sin embargo para los estudiantes de hoy llega a sus oídos un golpe de negatividad, diciendo que el pasado fue un pantano de maldad y opresión, y que el futuro solo promete problemas y oscuridad. Incluso en la escuela primaria, el optimismo de la juventud está a menudo enterrado por tal pesimismo. Y si tu eres un padre con un niño pequeño, es probable que alguien te haya dicho: “El mundo es un lugar terrible. Seguro que no quisiera criar un hijo hoy “.

Imagen Ilustrativa (Crédito: UlrikeMai/Pixabay)

¿Pero es el mundo tan terrible? Y si es así, ¿en comparación con qué?

Retrocedamos un siglo, cuando nuestros bisabuelos caminaron por la tierra.

Una visita al pasado

En 1919, la Primer Guerra Mundial acababa de terminar, dejando a su paso 17 millones de muertos. En 1918-1919, una epidemia de gripe mató a otros 50 millones de personas en todo el mundo. La muerte durante el parto y la infancia superó con creces las tasas de nuestro tiempo, al igual que las muertes por afecciones tratables como la intoxicación sanguínea, la tuberculosis, la difteria y una multitud de otras enfermedades.

Imagen Ilustrativa (Crédito: Pixabay/DominioPublico)

En 1919, muchos estadounidenses carecían de electricidad o fontanería interior, pocos poseían un refrigerador y la radio y la televisión no existían. Una minoría de jóvenes asistió a la universidad. La mayoría trabajaba en granjas o trabajaba, a menudo en condiciones peligrosas, en fábricas.

¿Estuvieron estresados ​​los estadounidenses en la década de 1920? ¿Vivían con miedo constante? Ciertamente tenían una causa justa.

Pero cuando leemos la historia de esa época, o miramos sus revistas, o escuchamos su música, no tenemos la sensación de que estas personas pensaran que el cielo se estaba cayendo. Pronto se enfrentarían a la Gran Depresión, la Segunda Guerra Mundial y las ramificaciones de la bomba atómica, pero incluso en esas circunstancias parecían más optimistas que nosotros.

Entonces, ¿cómo podemos evitar que nosotros y nuestros hijos seamos parte de lo que Charles Mackay llama “la manada” en su libro “Delirios populares extraordinarios y la locura de las multitudes”? ¿Cómo podemos enseñarles a resistir el miedo y la histeria de nuestros tiempos?

Optimismo, gratitud, serenidad

Aquí hay algunas sugerencias:

Podemos enseñar a nuestros hijos que la mayoría de los miedos carecen de fundamento, que solo un pequeño porcentaje nace y que perdemos tiempo limitando nuestras oportunidades cuando damos paso al miedo sin fundamento. Ese monstruo debajo de la cama son solo conejitos de polvo y un juguete.

Podemos inculcarles una sensación de optimismo. Podemos mostrarles en palabra y ejemplo a ver las dificultades y los problemas como desafíos a superar.

Gratitud. Aquí está la mejor arma contra el pánico y la histeria ocasional que a veces arroja una red tan amplia en nuestra cultura. Si encontramos razones para la gratitud, desde estar vivo en este planeta hasta la oferta de la abuela de pagar los brackets en nuestros dientes, sacamos la desesperación de la mesa. La gratitud y la desesperación no pueden habitar en la misma casa, mucho menos en la misma habitación.

Imagen Ilustrativa (Crédito: SasinTipchai/Pixabay)

Finalmente, podemos guiarlos a esta antigua oración:

Concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el coraje para cambiar las cosas que puedo y la sabiduría para saber la diferencia

Si brindamos a nuestros hijos tales herramientas, fortalecemos su capacidad para resistir las ilusiones culturales.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un pelotón de nietos en crecimiento. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en el hogar en Asheville, Carolina del Norte. Hoy vive y escribe en Front Royal, Virginia. Vea JeffMinick.com para seguir su blog.

*****

Descubre

Cómo el comunismo destruye a la familia

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS