Estados republicanos amplían posibilidad de elegir escuela mientras los cierres impulsan alternativas

Por Petr Svab
05 de Abril de 2021
Actualizado: 05 de Abril de 2021

Varios estados liderados por los republicanos están impulsando programas que permiten elegir escuela en medio de un crecimiento de las modalidades de aprendizaje alternativas impulsadas por los cierres relacionados con la pandemia.

Las nuevas medidas se basan a veces en programas ya establecidos, expandiendo el acceso a las cuentas de ahorro para la educación y a las becas, permitiendo que más padres retiren a sus hijos de las escuelas públicas y que los programas les ayuden a pagar una escuela privada, educación en casa o incluso un tutor privado.

Este tipo de iniciativas tienen ahora la posibilidad de ganar más popularidad, ya que los padres no están satisfechos con la forma en que muchas escuelas manejaron la respuesta a la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), según Jonathan Butcher, investigador de educación del think tank conservador Heritage Foundation.

En general, las escuelas públicas cambiaron el año pasado a la enseñanza parcial o totalmente a distancia, que ha demostrado ser sustancialmente menos eficaz que la enseñanza presencial. Muchos padres han culpado a las escuelas de dar largas a la reapertura, incluso después de que las autoridades sanitarias reconocieran que es posible hacerlo con seguridad.

Mientras tanto, la educación en casa ha aumentado su popularidad y los padres han creado “escuelas itinerantes” en las que varios niños se reúnen en una casa para recibir clases de un tutor contratado, según explica Butcher en un artículo reciente. Los programas de elección de escuela en varios estados podrían utilizarse para pagar esta forma de educación, dijo Butcher a The Epoch Times.

Virginia Occidental

La expansión más importante de la elección de escuela está en marcha en Virginia Occidental, donde el gobernador Jim Justice firmó el 29 de marzo la creación del primer programa de cuenta de ahorro educativo universal del país.

Significa que los participantes recibirán todo el dinero de la educación procedente del presupuesto estatal (unos 4600 dólares al año por alumno) depositado en una cuenta especial que podrá utilizarse para pagar la enseñanza privada. Los niños que entren en el jardín de infancia serán automáticamente elegibles, mientras que los niños de otros grados podrían entrar tras pasar 45 días matriculados en una escuela pública de Virginia Occidental.

El dinero del Estado suele financiar alrededor del 45 por ciento de los gastos de educación. Otro 45 por ciento procede de los presupuestos locales, normalmente de los impuestos sobre la propiedad inmobiliaria, y otro 10 por ciento aproximadamente del gobierno federal, dijo Butcher.

Arizona, Florida, Carolina del Norte, Tennessee y Mississippi ya tienen programas similares con diferentes criterios de elegibilidad, dijo.

Kentucky

El estado está estableciendo un programa de becas de crédito fiscal para los niños con menores ingresos. El programa se financiará mediante donaciones privadas y el estado distribuirá 25 millones de dólares en créditos fiscales cada año a los donantes por orden de llegada. El dinero se distribuirá a través de intermediarios sin ánimo de lucro a los solicitantes en función de sus necesidades económicas. La elegibilidad se fija en el 175 por ciento de los ingresos que dan derecho a las comidas escolares a precio reducido. Eso supone unos 86,000 dólares para una familia de cuatro miembros (pdf).

Dakota del Sur

Este estado ya cuenta con un programa de becas financiado mediante créditos fiscales, aunque solo pueden optar a ellos las compañías de seguros. Recientemente ha ampliado el programa para incluir a los estudiantes que ya asisten a escuelas privadas. Los niños de familias que ganan menos del 150 por ciento de la cantidad elegible para el servicio de almuerzo gratuito o a precio reducido pueden solicitarlo (unos 73,000 dólares para una familia de cuatro miembros).

Otros

Georgia está avanzando en un proyecto de ley que ampliaría su programa de vales a más estudiantes con necesidades especiales.

Florida está considerando la posibilidad de simplificar sus cinco programas de elección de escuela en dos, lo que ampliaría las opciones y la elegibilidad de algunos de ellos.

La Cámara de Missouri aprobó un proyecto de ley que establecería un programa de becas de crédito fiscal para los niños que asisten a escuelas públicas, que ingresan en el jardín de infancia o que provienen de una familia militar. El límite inicial sería de 50 millones de dólares.

La Cámara de Indiana aprobó un proyecto de ley que establecería cuentas de ahorro para la educación de niños con necesidades especiales, de familias militares o de familias de acogida. También ampliaría la elegibilidad del actual programa de vales.

Casi dos docenas de otros estados también presentaron proyectos de ley que crearían o ampliarían los vales, las becas de crédito fiscal o las cuentas de ahorro para la educación, según el Instituto de Libertad Educativa, una organización sin fines de lucro. Hasta ahora, solo la mitad de ellos fueron aprobados por lo menos en una comisión.

Los que se oponen a la elección de escuela argumentan que estos programas sacan a los estudiantes de las escuelas públicas, las cuales pierden el dinero que se reparte por alumno. Las escuelas públicas no pueden reducir fácilmente sus costes con la salida de alumnos porque una parte es fija, como el mantenimiento de los edificios, los intereses de la deuda y la administración. Los defensores de la propuesta dicen que la parte por alumno de la financiación de los colegios públicos suele ser la misma que la parte no fija de sus costes, por lo que los colegios deberían poder hacer frente a ella.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS