Estados Unidos estrecha criterios para el asilo

Por Charlotte Cuthbertson - La Gran Época
18 de Julio de 2018 Actualizado: 18 de Julio de 2018

Las personas de países extranjeros que están huyendo del abuso doméstico o la actividad criminal local ya no son elegibles para el asilo en Estados Unidos, según las nuevas pautas de política distribuidas por el Departamento de Seguridad Nacional.

El cambio es consecuencia de un fallo sobre el Asunto de A-B-, del Fiscal General Jeff Sessions, publicado el 11 de junio.

Sessions básicamente revirtió los criterios de asilo que se aplicaban antes de 2014, cuando la administración Obama lo abrió para incluir casos criminales privados, incluida violencia doméstica.

La definición no ha cambiado. Los solicitantes de asilo siempre han tenido que demostrar que han sufrido persecución pasada o que tienen un temor bien fundado de persecución futura en su país de origen debido a su raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un determinado grupo social.

En relación a la persecución generalmente se considera que va sancionada por el estado, lo que significa que el gobierno del país de origen extranjero es el patrocinador de la persecución. Por ejemplo, en Corea del Norte, el propio régimen persigue a los cristianos.

En el caso de la violencia doméstica, donde el perseguidor es un actor privado, “los solicitantes deben demostrar que el gobierno de su hogar condonó el comportamiento privado o demostró una total impotencia para protegerlos”, según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“No es suficiente simplemente mostrar que el gobierno tiene dificultades para controlar el comportamiento o que ciertas poblaciones son más propensas a ser víctimas del crimen”.

Antes de 2013, y antes que el gobierno de Obama ampliara los criterios, en Estados Unidos aproximadamente uno de cada 100 extranjeros que llegaba, reclamaba un temor creíble y buscaban asilo, señala el DHS. Hoy, 1 de cada 10 afirma tener miedo creíble.

“A lo largo de los años, los motivos para calificar para el asilo se han expandido mucho más allá de lo que originalmente el Congreso pretendía”, dijo el portavoz del DHS, Michael Bars.

“Muchos solicitantes entienden esto, saben cómo explotar nuestro sistema e ​ ingresar a Estados Unidos, evitar la expulsión y permanecer en el país. Luego se derivan a un juez de inmigración y se los libera con la promesa de presentarse a una cita judicial semanas, meses o años más tarde, independientemente de si planean comparecer o no. Esto exacerba las demoras y socavaa  aquellos con reclamos legítimos”.

Las solicitudes de asilo defensivo (principalmente aquellos que ingresan ilegalmente o solicitan una vez en procedimientos de deportación) han aumentado de menos de 13.000 en el año 2010 a más de 119.000 en el año fiscal 2017; pero el número otorgado de asilos aumentó solo 5.000 durante el mismo período de tiempo, de acuerdo con el reporte de DHS.

Los tribunales de inmigración tienen un atraso de más de 316.000 casos de asilo pendientes.

TE RECOMENDAMOS