Estados Unidos finalmente enfrenta la ‘estrategia del repollo’ de China

Por Joshua Philipp - La Gran Época
04 de Mayo de 2019 Actualizado: 04 de Mayo de 2019

Análisis de noticias

Estados Unidos finalmente se ha puesto firme, enfrentando el uso del engaño por parte del Partido Comunista Chino (PCCh) para tomar el control del Mar de China del Sur. El jefe de la Armada de los EE.UU. supuestamente le ha dicho al PCCh que las acciones hostiles de sus guardacostas y barcos pesqueros no serán vistas como diferentes a las acciones hostiles de la marina china.

El almirante John Richardson, jefe de la Armada de Estados Unidos, al parecer alertó a su homólogo chino, el vicealmirante Shen Jinlong, sobre el nuevo estándar en enero.

“Dejé muy claro que la armada estadounidense no será coaccionada y continuará realizando operaciones rutinarias y legales en todo el mundo, con el fin de proteger los derechos, libertades y usos legales del mar y el espacio aéreo garantizados para todos”, dijo el Almirante Richardson al Financial Times.

En pocas palabras, el PCCh utiliza sus barcos de pesca y sus barcos de guardacostas como piezas clave de su estrategia militar, diseñada para tomar el control del Mar del Sur de China y de las regiones cercanas. Los barcos pesqueros incluso se entrenan junto a la Armada china.

En lugar de simplemente enviar buques militares, comenzó enviando un gran número de barcos pesqueros para competir por el territorio, luego barcos de la Guardia Costera para “protegerlos”, luego buques de guerra militares, y luego construyó islas artificiales para construir las bases de los buques de guerra. Estas islas se convierten entonces en territorio chino, utilizadas para ampliar las fronteras del PCCh y declarar la soberanía de la región de importancia estratégica.

El PCCh fue abierto sobre esta estrategia, que los funcionarios del PCCh llaman la “estrategia del repollo”, diseñada para envolver las áreas ocupadas capa por capa hasta que el PCCh pueda tomar el control de las mismas. Los barcos pesqueros militarizados y los barcos de la guardia costera son conocidos como la “milicia marítima” del PCCh.

A pesar de que la estrategia se debate abiertamente -y se entiende bien en Occidente- el PCCh ha podido llevarla a cabo debido a los resquicios en las normas de intervención militar. Simplemente camuflando los barcos utilizados en operaciones militares como barcos de pesca, o pintando los buques de guerra como barcos de guardacostas, el PCCh fue capaz de manipular las normas internacionales sobre enfrentamiento militar, evitando una respuesta más dura de los países vecinos mientras realizaba su apropiación de tierras.

Los barcos de pesca, mientras tanto, fueron extremadamente agresivos con los barcos extranjeros, incluyendo los japoneses y los filipinos. Esta agresión les permite expulsar la presencia extranjera para que el PCCh pueda operar sin inhibiciones, ya que obtiene el control de una región estratégicamente importante.

En agosto de 2016, los guardacostas japoneses publicaron un vídeo en el que se mostraban entre 200 y 300 barcos pesqueros  y del régimen chino, acompañados por barcos de guardacostas chinos, que se adentraban en territorio japonés cerca de las islas Senkaku. El PCCh afirma que las islas son su territorio histórico.

Un complot a plena luz del día

El Mar del Sur de China es una región de importancia estratégica. Además de contener valiosos minerales submarinos, petróleo y gas natural, también es un punto de acceso comercial para el 40 por ciento del transporte marítimo mundial.

Históricamente, quienquiera que controle los puntos críticos del comercio internacional también ha influido en los envíos de petróleo que controlan el comercio y alrededor del 90 por ciento del comercio mundial. Como parte de la campaña del PCCh para reemplazar la Pax Americana por la Pax Sinica, el control de estos puntos críticos es estratégicamente importante, y es por ello que el PCCh tiene programas navales en cada uno de los principales puntos críticos de tránsito comercial.

Sin embargo, para el PCCh, la estrategia en el Mar de China Meridional va más allá del mero control de los canales de transporte marítimo. También forma parte de la estrategia anti-acceso y de negación de área (A2/AD) del PCCh. Después que el PCCh toma el control de la región y construye sus islas artificiales, utiliza este control para negar a otras naciones el acceso al espacio marítimo.

La comunidad defensora advirtió desde el principio que el PCCh estaba trabajando en un plan de tres partes en su estrategia A2/AD. La primera parte fue construir las islas y tomar el territorio, la segunda fue construir instalaciones y capacidades militares en las islas, y la tercera es actuar ante la amenaza de ataques de buques y aviones militares extranjeros que pasaban sin la aprobación del PCCh.

Los oficiales militares del PCCh fueron claros al respecto. En febrero de 2016, el South China Morning Post publicó un artículo titulado: “Los militares chinos están preparados para ‘defender la soberanía’ en el Mar del Sur de China”.

En 2013, el PCCh anunció su estrategia del repollo y su programa de militarización de los barcos pesqueros chinos. El entonces contraalmirante Zhang Zhaozhong dijo a la televisión china que el PCCh comenzaría enviando barcos de pesca, luego barcos de vigilancia marítima, y luego buques de guerra para apoderarse del territorio una capa a la vez.

“La isla está así envuelta capa por capa como un repollo… una estrategia del repollo ha tomado forma”, dijo Zhang, añadiendo: “Para muchas cosas, tenemos que escoger el momento correcto para hacerlas”.

Para militarizar sus barcos pesqueros, en 2013 el PCCh financió más de 50.000 embarcaciones pesqueras para instalar su sistema de satélites Beidou (BDS), sustituto del GPS, que los barcos utilizan para coordinar sus operaciones con los militares. Qi Chengye, gerente de BDStar Navigation, dijo en ese momento al medio de comunicación Xinhua del PCCh, “El gobierno paga la mayor parte del costo de las terminales de los clientes, y otorga a los pescadores subsidios de diesel de acuerdo a la distancia y frecuencia de salida al mar de sus embarcaciones”.

Estas operaciones se produjeron rápidamente después que el PCCh declarara una zona de exclusión aérea sobre territorio japonés en el Mar de China Oriental el 23 de noviembre de 2013, fecha en la que se inició la operación.

Una estrategia para el engaño

Detrás de las operaciones militares del PCCh está su estrategia de las Tres Guerras: guerra legal, guerra psicológica y guerra mediática. Fue aprobado para uso militar por la Comisión Militar Central del PCCh en 2003.

La guerra legal funciona mediante la manipulación del derecho nacional e internacional para su uso estratégico, la guerra psicológica tiene por objeto alterar la forma en que el objetivo percibe la información, y la guerra de los medios de comunicación tiene por objeto controlar e influir en la divulgación pública de la información.

En el Mar del Sur de China, el PCCh se valió de la guerra legal para hacer reclamaciones legales a la región. Finalmente perdió la batalla legal, pero luego ignoró el fallo adverso. Utilizó la guerra psicológica para reivindicar públicamente el “dominio histórico” de la región. Luego utilizó la guerra mediática para movilizar a los medios de comunicación nacionales e influir en los medios de comunicación extranjeros para que difundieran sus temas de debate.

La Oficina de Evaluación de la Red, un grupo de expertos del Pentágono, describió las Tres Guerras en un informe de mayo de 2013 como un “proceso de guerra que constituye la guerra por otros medios”, y que utiliza el engaño como una forma de “alterar el entorno estratégico de una manera que hace irracional el enfrentamiento cinético”.

El programa Tres Guerras juega con un eslogan del PCCh para la subversión, de “estrangularte con tus propios sistemas”.

El concepto es simple: si un país ofrece protecciones para la prensa libre, por ejemplo, creará medios de comunicación en su territorio para atacarlo; si dices que crees en la libertad de expresión, enviará agentes para criticarte; si no atacas a los barcos civiles, utilizarán barcos de pesca civiles para operaciones militares, y así sucesivamente. Hay grupos en China que estudian las leyes y sistemas de cada país objetivo y desarrollan estrategias para explotarlos.

Y estos programas se relacionan con el concepto más amplio del concepto general de lucha del PCCh, diseñado para examinar primero cuál sería el objetivo de la guerra y luego para trazar estrategias sobre cómo podría lograrse utilizando medios ajenos al conflicto militar convencional. Esta es la base de sus numerosas estrategias no convencionales, incluyendo sus programas de “guerra sin restricciones” para una guerra sin moral, su estrategia de engaño de las Tres Guerras y su estrategia del repollo de conquista por capas.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

 

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS