Estados Unidos se enfrenta a una amenaza nuclear sin precedentes por parte de China y Rusia aliadas

Por Andrew Thornebrooke
20 de Septiembre de 2022 5:19 PM Actualizado: 20 de Septiembre de 2022 5:20 PM

Análisis de noticias

Enterrados bajo la tierra en los vastos desiertos del oeste de China hay cientos de nuevos silos de misiles destinados a albergar cargas mortales. Algunos de ellos albergarán armas convencionales, otros nucleares, y los líderes occidentales no saben cuál es cuál.

Ello se debe a que el régimen comunista chino actual coordina sus misiles nucleares y convencionales, mezclándolos y colocándolos bajo los mismos centros de mando.

La prisa del Partido Comunista Chino (PCCh) por construir estos nuevos silos de misiles, y por construir armas nucleares para ocuparlos, se corresponde con los esfuerzos del régimen por cimentar su liderazgo sobre un floreciente bloque de estados antioccidentales que buscan el fin de la hegemonía de Estados Unidos en los asuntos mundiales.

O, en sus términos, la “multipolaridad”.

Según varios expertos, la expansión nuclear de China, combinada con su alianza de facto con Rusia, tendrá consecuencias de gran alcance para la estrategia nuclear estadounidense, y Estados Unidos no está preparado para el cambio.

Ello se debe a que el arsenal y la estrategia nucleares estadounidenses solo se han diseñado para enfrentarse a un adversario: Rusia. La ampliación de la amenaza nuclear a varios actores únicos es, por tanto, uno de los grandes retos estratégicos del siglo XXI, al que Estados Unidos solo tendrá una oportunidad de responder.

“Sin duda, Estados Unidos se enfrenta a un reto importante ante el avance de las amenazas nucleares procedentes no solo de uno, sino de varios actores”, dijo Patty-Jane Geller, analista política principal de la Fundación Heritage, un think tank conservador, en un correo electrónico.

“Tendrá que asegurarse de tener estrategias de disuasión a medida contra cada adversario, y encontrar la manera más eficiente de desarrollar una postura nuclear que pueda hacer frente a múltiples amenazas a la vez”.

El líder chino, Xi Jinping (Izq.), y el presidente ruso, Vladimir Putin, posan para fotos al margen de la cumbre de líderes de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), en Samarcanda, Uzbekistán, el 15 de septiembre de 2022. (Alexandr Demyanchuk/Sputnik/AFP a través de Getty Images)

Eje y aliados

Los líderes comunistas de China están aumentando sus vínculos con la Rusia nuclear y colaborando estrechamente con aspirantes a la energía nuclear como Irán y Corea del Norte. Cada vez más, esas relaciones están teñidas de un respaldo ideológico explícitamente antiamericano.

Cuando el líder del PCCh, Xi Jinping, se reunió con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Uzbekistán para celebrar una cumbre sobre seguridad en septiembre, sus respectivas naciones emitieron una declaración conjunta, titulada “Declaración de Samarcanda”, en la que prometían perseguir un “orden mundial multipolar”.

Las palabras de ese esfuerzo son importantes en la medida en que se basa directamente en el vocabulario que Putin ha utilizado para pedir explícitamente el fin de la posición de Estados Unidos como líder mundial.

“Ahora se está formando un sistema multipolar de relaciones internacionales”, dijo Putin en junio.

“Es el comienzo de la transición del egocentrismo liberal-globalista estadounidense a un mundo verdaderamente multipolar”.

A pesar de la retórica, muchos expertos se han mostrado reticentes a tomar en serio la creciente alianza entre China y Rusia. Las dos naciones tienen una historia tensa, después de todo, y su firme insistencia en la soberanía absoluta sobre los asuntos internos significa que ninguna de las partes está dispuesta a entrar en el tipo de tratado formal que Estados Unidos y sus aliados podrían reconocer como una alianza.

Sin embargo, esto está cambiando, y ahora la cúpula militar estadounidense teme que la alianza no solo sea real, sino que se extienda incluso a la cooperación estratégica nuclear.

El general de la Fuerza Aérea Anthony Cotton, nominado para dirigir el Mando Estratégico de Estados Unidos, declaró a principios de septiembre ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado que Estados Unidos tendría que desarrollar una estrategia para hacer frente a una amenaza nuclear unificada de China y Rusia.

“En un mundo en el que ahora nos enfrentamos a dos competidores casi iguales, debemos disuadir el desafío del paso de China y hacer frente a las graves amenazas que presenta Rusia”, dijo Cotton.

Resulta que cuando las armas nucleares están en juego y los regímenes hostiles se afanan por socavar los intereses de Estados Unidos a nivel mundial, la fragilidad de la alianza entre China y Rusia es una cuestión secundaria frente al daño que podría causar.

En un seminario web celebrado en marzo, Sarah Kirchberger, miembro del Consejo Atlántico, comparó la alianza chino-rusa con la de Hitler y Stalin en la Segunda Guerra Mundial.

“La pregunta es: ¿cuánto daño pueden hacer juntos [Xi y Putin], incluso si es solo un tipo de cooperación a muy corto plazo y muy oportunista?”, dijo Kirchberger.

“Porque, si miras históricamente cómo los países autoritarios han actuado al unísono, a veces estas alianzas fueron de muy corto plazo y terminaron abruptamente, pero a menudo causaron grandes estragos”.

Tal vez con esto en mente los legisladores más militaristas, como la senadora Marsha Blackburn (R-Tenn.), han empezado a describir a China, Rusia, Irán y Corea del Norte como un “nuevo eje del mal”, resucitando el vocabulario de los adversarios de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Aunque la retórica puede resultar exagerada, deja claro que ahora hay, una vez más, dos bloques internacionales que compiten por un futuro mundial drásticamente diferente.

La multipolaridad nuclear es inminente

Para Geller, el problema más acuciante de esta nueva multipolaridad es el hecho de que el arsenal y la postura nuclear de Estados Unidos solo están diseñados para enfrentarse a Rusia, no a China, y mucho menos a ambos simultáneamente.

“La postura nuclear de Estados Unidos está actualmente dimensionada para hacer frente a una sola amenaza nuclear (Rusia), ya que fue diseñada hace una década basándose en la suposición de un entorno de amenazas más benigno que el que enfrentamos hoy”, dijo Geller.

“Con la aparición de China como segundo par nuclear, Estados Unidos necesita una nueva estrategia que pueda disuadir a ambos países a la vez, algo que no podrá hacer suficientemente en el futuro con la estrategia y la postura de fuerzas actuales”.

Este pronóstico coincide con el consenso de numerosos expertos que han afirmado que la estrategia nuclear de Estados Unidos está mal situada para asegurar la disuasión debido a la asimetría que ha provocado la cooperación estratégica chino-rusa.

De hecho, la cúpula militar estadounidense no ha eludido el hecho de que no está preparada para enfrentarse simultáneamente a China y Rusia como potencias nucleares, ya que nunca se ha enfrentado a una situación semejante en la historia.

Ya en febrero, el general de división Ferdinand Stoss, director de planes y política del Mando Estratégico de Estados Unidos, dijo que “es la primera vez que tenemos una dinámica nuclear tripartita”.

“No tenemos antecedentes de esto”, añadió Stoss. “Esto es épico”.

El general de la Fuerza Aérea de Estados Unidos John E. Hyten testifica ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado sobre su nombramiento como próximo vicepresidente del Estado Mayor Conjunto el 30 de julio de 2019 en Washington, DC. (Win McNamee/Getty Images)

Asimismo, el entonces vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, el general John Hyten, dijo en noviembre de 2021 que el arma hipersónica recién probada por China estaba probablemente destinada para un primer uso nuclear, lo que significa que se utilizaría en un ataque sorpresa para iniciar una guerra nuclear.

En cuanto a la cuestión de si el PCCh y el Kremlin se comprometerían a una verdadera planificación nuclear conjunta, funcionarios del PCCh dijeron en septiembre que la “cooperación estratégica de alto nivel” chino-rusa estaba sobre la mesa.

Por muy tensa, tenue y oportunista que sea la relación, Moscú y Beijing han unido sus fuerzas contra Estados Unidos, hasta llegar a la cooperación estratégica nuclear.

La multipolaridad en cifras

Rusia tiene el mayor arsenal nuclear del mundo, con unas 1500 armas nucleares desplegadas y más de 6000 ojivas en total. Estados Unidos, por su parte, tiene unos 1400 sistemas desplegados y 5550 ojivas. Entre 1500 y 2000 ojivas de los arsenales de ambas naciones están retiradas y pendientes de desarme.

Según los informes, China cuenta con unas 350 armas nucleares, aunque un informe del Pentágono de 2021 advertía de que el PCCh estaba aumentando drásticamente la producción y modernización de su arsenal nuclear, y que tendría al menos 1000 armas nucleares en 2030.

Sin embargo, el número estimado de armas nucleares no refleja el verdadero alcance del arsenal de ojivas de China. Algunos expertos han cuestionado las cifras disponibles, y los investigadores han sugerido que el verdadero número de ojivas chinas podría ser ya de 3000.

Epoch Times Photo
Vehículos militares que transportan misiles balísticos intercontinentales DF-31AG participan en un desfile militar en la plaza de Tiananmen en Beijing el 1 de octubre de 2019, (Greg Baker/AFP vía Getty Images)

Hay varias razones para esta disparidad. Una es la extensión de los miles de kilómetros de túneles subterráneos que el PCCh está construyendo para atender sus silos, lo que parece sugerir una operación mucho mayor de lo que se esperaba.

Otra es la concentración del régimen en misiles nucleares que utilizan vehículos de reentrada múltiple e independiente (MIRV).

Los MIRV son cargas útiles de misiles que cuentan con varias ojivas, cada una de las cuales puede ser lanzada de forma independiente contra distintos objetivos, lo que multiplica la letalidad de un misil individual.

Los misiles DF-41 de China, para los que parecen estar construidos los nuevos silos del régimen, cuentan con un MIRV que puede albergar hasta 10 ojivas nucleares.

Si a esto se añade que el DF-41 tiene un alcance de 7500 millas, el descubrimiento de cientos de nuevos silos de misiles en China adquiere implicaciones más serias para la estrategia nuclear de Estados Unidos.

Si los 350-400 nuevos silos de misiles planificados que China está construyendo albergan cada uno un misil DF-41, podría suponer un aumento de 4000 cabezas nucleares en el arsenal chino, cada una de las cuales sería capaz de alcanzar su propio y único objetivo prácticamente en cualquier parte del mundo.

La “fuga nuclear” de China se desbordará

El almirante Charles Richard, comandante del Mando Estratégico de Estados Unidos, describió este giro de los acontecimientos como la “fuga nuclear” de China, una expansión sin precedentes de las fuerzas nucleares que debería preocupar mucho a Estados Unidos.

Sin embargo, el creciente poder de China no solo supone un nuevo punto de presión en el pensamiento estratégico de Estados Unidos. También amenaza con dar lugar a una serie de conflictos potenciales en toda Asia.

Geller forma parte del creciente número de expertos que creen que China utilizará su arsenal nuclear para amenazar, coaccionar y engatusar a Estados Unidos para que no interfiera en los conflictos regionales.

“El creciente arsenal nuclear de China le permitirá respaldar su agresión convencional en la región del Indo-Pacífico”, dijo Geller. “Con el respaldo de una fuerza nuclear más fuerte, China puede calcular que las acciones más agresivas o la escalada en conflictos convencionales serán menos arriesgadas”.

“La expansión nuclear de China también dificultará los esfuerzos de disuasión ampliada de Estados Unidos, ya que los aliados de la región se ven más amenazados”.

Así, gobiernos como los de Taiwán o Japón, o incluso la India, serán más propensos a ser objetivo de la agresión del PCCh, ya que el régimen considerará que es menos probable que Estados Unidos esté dispuesto a arriesgarse a un conflicto con una potencia nuclear fuerte.

Este problema se conoce comúnmente en la teoría de las relaciones internacionales como la “paradoja de la estabilidad-instabilidad”.

En esencia, la paradoja sostiene que dos naciones con capacidades nucleares similares se disuadirán mutuamente de entrar en una guerra nuclear por miedo a la destrucción mutua asegurada, lo que crea estabilidad.

Sin embargo, el hecho de saber que ninguna de las partes utilizará sus armas nucleares aumenta la probabilidad de que las naciones lleven a cabo una guerra convencional y un conflicto indirecto, creando así inestabilidad.

Por ello, Geller cree que un componente vital de la estrategia nuclear de Estados Unidos debería ser evitar una situación en la que el poder nuclear de China llegue a ser tan grande que el régimen crea que puede evitar que Estados Unidos interfiera en cualquier conflicto que pueda iniciar.

“La preocupación más grave, en mi opinión, no es tanto que corramos el riesgo de que China o Rusia utilicen armas nucleares contra Estados Unidos”, dijo Geller, “sino que Estados Unidos acabe retrocediendo en un conflicto si no tiene una postura y una estrategia nuclear creíbles”.

“Para evitar que esto ocurra, EE. UU. tiene que tomarse en serio la reorientación de su postura nuclear para disuadir a dos pares nucleares, y darse cuenta de que no bastará con lo de siempre”.

China podría coaccionar a Estados Unidos

Hasta cierto punto, algunos sostienen que la coerción nuclear de China sobre Estados Unidos ya ha comenzado.

Tras la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán en agosto, el PCCh lanzó ejercicios militares sin precedentes. Los ejercicios rodearon a Taiwán, bloquearon las rutas marítimas internacionales y provocaron el lanzamiento de misiles con capacidad nuclear sobre Taiwán y en la zona económica exclusiva de Japón.

En lugar de hacer frente a la agresión, o de trabajar para frenarla activamente, la Administración Biden pospuso silenciosamente su propia y muy necesaria prueba de un misil con capacidad nuclear.

“No creemos que sea en nuestro interés, ni en el de Taiwán, ni en el de la región, permitir que las tensiones se intensifiquen aún más, por lo que la prueba del ICBM Minuteman III, prevista desde hace tiempo para esta semana, se ha reprogramado para un futuro próximo”, dijo el portavoz de seguridad nacional John Kirby en una conferencia de prensa.

James Fanell, ex-director de Inteligencia y Operaciones de Información de la Flota del Pacífico de Estados Unidos, dijo que el episodio era solo el comienzo de los esfuerzos del PCCh para dirigir el comportamiento de Estados Unidos.

“[El] nuevo arsenal nuclear de China proporciona al PCCh la misma capacidad de chantajear a Estados Unidos para que no tome medidas más contundentes para defender a nuestros aliados, como hemos visto que hizo Vladimir Putin con la Administración Biden en Ucrania”, dijo Fanell en un correo electrónico.

“Incluso en casos menores, [China] podría utilizar aún más sus armas nucleares para obligar a Estados Unidos y a sus aliados a modificar su comportamiento”.

Además, dijo Fanell, con cada intento exitoso de amedrentar a Estados Unidos para que se retraiga, aumentará la probabilidad de que el PCCh recurra a la intimidación como táctica diplomática preferida.

“Estas armas nucleares se utilizarán para amenazar a cualquier nación, como Estados Unidos, para que no acuda en defensa de Taiwán en el caso, cada vez más probable, de que Beijing decida llevar a cabo una invasión convencional de Taiwán”, dijo Fanell.

Fanell añadió que el PCCh probablemente utilizaría su arsenal para ordenar los acontecimientos de la región Indo-Pacífica.

Amenazando a Estados Unidos con fuego nuclear, el PCCh podría coaccionarlo para que no coloque nuevos sistemas de armas en Corea o Japón, o incluso para que no entre en el estrecho de Taiwán o en la primera cadena de islas, que es el primer anillo de archipiélagos al este de la costa asiática. Un esfuerzo de este tipo podría poner fin a los 187 años de historia de Estados Unidos en la realización de operaciones de libertad de navegación en el Indo-Pacífico.

“No es difícil imaginar que este tipo de chantaje sea utilizado por el PCCh para detener esfuerzos diplomáticos como los acuerdos AUKUS o Quad”, dijo Fanell, refiriéndose a dos asociaciones que involucran a Estados Unidos y sus aliados en la región Indo-Pacífica.

Para ello, describió la irrupción nuclear de China como “el mayor factor de desestabilización del orden internacional desde que la Unión Soviética comenzó a construir su propio arsenal nuclear en la década de 1950”. Y añadió que el régimen estaba adoptando una postura similar a la de la Unión Soviética, tratando de aprovechar sus armas nucleares para “chantajear al mundo para que se pliegue a sus exigencias”.

Hablando sobre el mismo tema, Geller dijo que “Estados Unidos” tendría que ampliar sus capacidades nucleares para evitar que la ventaja nuclear regional de China siga creciendo.

“El objetivo de Estados Unidos debería ser demostrar a China que los intentos de coaccionar a Estados Unidos utilizando amenazas nucleares fracasarán porque Estados Unidos tiene la capacidad y la voluntad de responder a cualquier primer uso de armas nucleares”, dijo Geller.

“Para lograr esto, Estados Unidos tendrá que llenar la brecha de disuasión percibida que ahora existe en las capacidades nucleares regionales”.

Se necesitan armas nucleares tácticas

Al contemplar lo necesario para restaurar una disuasión nuclear estadounidense creíble en un mundo multipolar, tanto Fanell como Geller llegaron a la misma conclusión: adaptarse o morir.

“Dado el dramático cambio en el status quo… en el Pacífico, la prioridad número uno de Estados Unidos debe ser el rápido despliegue de un arsenal nuclear creíble y robusto”, dijo Fanell.

“En respuesta a esta nueva realidad, Estados Unidos debe desempolvar sus políticas y posturas previamente aprendidas de la Guerra Fría con la Unión Soviética”, dijo Fanell.

Fanell añadió que Estados Unidos necesitaba ampliar su arsenal de armas nucleares estratégicas en la tríada de capacidades terrestres, marítimas y aéreas, y también invertir grandes sumas en el despliegue de armas nucleares tácticas para colocarlas en Japón, Corea e incluso Taiwán.

Tal vez ninguna capacidad sea más vital para este esfuerzo, dijo, que el misil nuclear de crucero lanzado desde el mar (SLCM-N).

El SLCM-N, un arma nuclear táctica montada en submarinos, ha sido recomendado por los líderes militares desde la Revisión de la Postura Nuclear de 2018, pero sin embargo fue desechado por la Administración Biden que temía una escalada de tensiones con China.

“Una de estas áreas [de capacidades necesarias] se refiere al despliegue de armas navales nucleares a flote, como el SLCM-N, que la Marina de Estados Unidos ha recortado imprudentemente la financiación de la investigación y el desarrollo y para el cual la Administración Biden sigue posicionada para eliminar”, dijo Fanell.

“En lugar de acabar con este programa, la actual administración debería tratar de mejorar la velocidad de despliegue del SLCM-N, pero también debería buscar otras formas de modernizar y aumentar el arsenal nuclear de Estados Unidos”.

Geller se mostró de acuerdo, añadiendo que Estados Unidos tendría que demostrar tanto la capacidad como la voluntad de desplegar armas nucleares para disuadir a China, algo que la administración parece dudar de hacer.

“El despliegue de armas como el SLCM-N puede ayudar a mostrar a China que Estados Unidos tiene una opción proporcional y creíble en este nivel inferior de la escala”, dijo Geller.

“Estados Unidos también necesita demostrar la voluntad de mostrar fuerza cuando sea necesario. El aplazamiento de una prueba rutinaria de misiles ante la agresión china hacia Taiwán, como ejemplo, solo obstaculizó este esfuerzo”.

Con el propio orden internacional pendiendo de un hilo, Fanell dijo que los esfuerzos de seguridad nacional de Estados Unidos ya se habían visto obstaculizados por el floreciente orden multipolar liderado por China y Rusia.

Ahora, dijo, es necesario restablecer esa seguridad, algo que solo es posible mediante el despliegue avanzado de nuevas armas nucleares tácticas.

“Estas pueden parecer medidas provocativas”, dijo Fanell, “pero cuando se miden con el telón de fondo de la irrupción nuclear [de China] en los últimos 20 meses, y el chantaje nuclear de Vladimir Putin sobre Ucrania, Estados Unidos no tiene un momento que perder para restaurar la seguridad nacional”.

The Epoch Times ha solicitado comentarios a la Casa Blanca y al Pentágono.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.