Estallan protestas contra cierre en la ciudad de Guangzhou, en el sur de China

Los residentes exigen el suministro de alimentos y artículos de primera necesidad
Por Sophia Lam
19 de Noviembre de 2022 3:18 PM Actualizado: 19 de Noviembre de 2022 3:18 PM

Incapaces de soportar los prolongados cierres y la falta de alimentos, productos de primera necesidad y tratamiento médico oportuno, multitudes de personas en Guangzhou, una zona comercial del sur de China, salieron a la calle el lunes.

Videos y posteos en Internet mostraron a personas derribando vallas y barricadas y marchando por las calles del distrito de Haizhu de Guangzhou hasta que fueron detenidas por los controles y la policía.

Guangzhou sufrió un nuevo brote de COVID-19 a partir del 22 de octubre, registrando un total de 33,166 casos positivos entre el 22 de octubre y el 15 de noviembre, según el portal de noticias financieras chino Caixin.

El distrito de Haizhu, en el sur de Guangzhou, fue la zona más afectada en esta reciente oleada de la pandemia. Casi el 95% de los casos registrados el 14 de noviembre se dieron en el distrito de Haizhu, según el medio estatal People’s Daily.

Los cierres de larga duración desencadenaron una protesta entre los residentes, y en la noche del 14 de noviembre estallaron protestas en los pueblos urbanos del distrito de Haizhu.

Protestas a gran escala

Después de las 8 de la tarde del 14 de noviembre, los residentes comenzaron a reunirse en las calles de varios subdistritos del distrito de Haizhu para protestar contra los prolongados cierres.

“Antes de las 9, las protestas comenzaron en el pueblo de Datang. Muchas personas participaron en la protesta. Más de 1000 residentes de una comunidad del subdistrito de Nanzhou protestaban”, dijo un residente del subdistrito de Nanzhou a la edición en chino de The Epoch Times el 15 de noviembre.

La aldea de Datang está dentro de la jurisdicción del subdistrito de Nanzhou. El hombre utilizaba el “Sr. Li” como alias debido a que temía por su seguridad.

“Solo pedimos que se levante el cierre y que se nos suministren alimentos y artículos de primera necesidad”, dijo Li.

“Llevamos más de 20 días encerrados. No podemos salir de nuestras residencias para conseguir comida, y no hemos recibido ningún suministro de los donados por gente amable. Tenemos que pagar precios elevados por la comida, pero no tenemos ingresos durante el cierre”, añadió Li.

Los residentes que protestaban derribaron la valla y empujaron las barricadas de agua. Marcharon hasta la salida del pueblo, donde había puestos de control, guardias y policías, dijo Li.

Según Li, los aldeanos empezaron a negociar con las autoridades locales a la salida. Regresaron a sus residencias después de las 10 de la noche, cuando recibieron promesas de los funcionarios locales de proporcionarles suministros de alimentos y tratamiento médico.

Los manifestantes empujan las barricadas

Las imágenes de video comprenden varios fragmentos que muestran a grandes multitudes de personas caminando por la calle, algunas empujando contra las barricadas y otras coreando “¡Quiten el cierre!”.

En una parte del video, los manifestantes se enfrentan a la policía y al personal de control de la pandemia que viste trajes de materiales peligrosos, lanzando cajas de papel a la policía y a los empleados del gobierno. Se oye a un hombre gritar: “¡La policía está golpeando a la gente! ¡Una mujer embarazada ha abortado! El gobierno debe darnos una explicación, si no, no nos iremos”. Según el video, una mujer ha tenido un aborto espontáneo debido al cierre, y que el marido parece haber sido golpeado por la policía.

Cuando los manifestantes del video llegan a un puesto de control, un hombre con aspecto de funcionario les ordena que se detengan. Se ven varios vehículos especiales de la policía llegando al lugar de la protesta.

The Epoch Times no ha podido verificar la autenticidad de la grabación.

Además de la protesta en el subdistrito de Nanzhou, los trabajadores inmigrantes del subdistrito de Jianghai y frente al complejo de oficinas gubernamentales del distrito de Haizhu también salieron a la calle para protestar, dijo Li a The Epoch Times.

“Debe haber habido más de 10,000 personas protestando [en el distrito de Haizhu]”, dijo Li, añadiendo que eran en su mayoría de su ciudad natal en la provincia central china de Hubei.

Las llamadas realizadas por The Epoch Times al subdistrito de Nanzhou no fueron respondidas.

El 5 de noviembre, el gobierno del distrito de Haizhu anunció un bloqueo total de toda la zona, prohibiendo a la gente salir de sus residencias, suspendiendo el transporte público, cambiando a la educación escolar online y prohibiendo a la gente volver al trabajo.

El distrito de Haizhu está en el sur de Guangzhou. Administra 18 subdistritos y alberga a 1.8 millones de residentes, muchos de los cuales son trabajadores inmigrantes procedentes principalmente de la provincia central china de Hubei y sus provincias vecinas.

Brotes en las “aldeas urbanas”

En el reciente brote de COVID-19 en el distrito de Haizhu, la mayoría de los casos se registraron en los cuatro subdistritos de Fengyang, Jianghai, Chigang y Nanzhou. Tienen grandes “aldeas urbanas” en su jurisdicción, y la mayoría de los residentes son trabajadores migrantes de Hubei, Hunan y regiones rurales de la provincia de Guangdong.

Las aldeas urbanas solían ser la periferia rural de megaciudades como Guangzhou. Cuando estas megalópolis se expanden hacia las afueras, los que eran agricultores se convierten en residentes urbanos después de que el gobierno les quite sus tierras de cultivo. En el terreno reservado para ellos, construyen edificios muy juntos, que se alquilan como barrios residenciales, industriales y comerciales a los trabajadores inmigrantes con alquileres más bajos que los de las zonas céntricas de la ciudad.

Un reporte del portal de noticias de Singapur, Zaobao, afirma que la protesta de Guangzhou se debe al insuficiente suministro de alimentos, ya que los trabajadores inmigrantes no están registrados en el sistema de registro de hogares del gobierno local y no reciben los suministros gratuitos que distribuyen los gobiernos a los locales.

Otro residente del distrito de Haizhu, bajo el seudónimo de Sr. Ye, dijo a la edición en chino de The Epoch Times el 15 de noviembre que los residentes de su zona también salieron a la calle la noche del 14 de noviembre.

Ye dijo que vive no muy lejos del complejo de oficinas gubernamentales del distrito de Haizhu. Los manifestantes se reunieron cerca de la oficina del gobierno del distrito para protestar contra el cierre inhumano, dijo Ye.

“Llegaron vehículos policiales y ambulancias, y las sirenas de la policía se oían por todas partes”, dijo. Ye dijo que muchos policías acudieron al complejo gubernamental para reprimir la protesta.

Ye también dijo a The Epoch Times que había más de 10,000 personas protestando en el distrito la noche del 14 de noviembre.

“Después de que protestáramos, el gobierno municipal de Guangzhou nos entregó suministros gratuitos. Si no hubiéramos protestado, no habríamos recibido los suministros gratuitos”, dijo Ye.

Dificultades para los trabajadores inmigrantes

Los trabajadores inmigrantes reciben un trato injusto en China, tanto por parte de los gobiernos como de los residentes con registro de hogares urbanos, a pesar de que estos trabajadores contribuyen significativamente al desarrollo urbano y a la economía. Según el sistema de registro de hogares de China, conocido como “hukou” en chino, los trabajadores inmigrantes no tienen registro urbano y están excluidos de los sistemas de bienestar social de las ciudades donde trabajan, y sus hijos no son aceptados en las escuelas públicas de las ciudades.

Los lugareños los llaman “hogares negros”.

Li se queja de que, cuando dan positivo en la prueba de COVID-19, nadie del gobierno local se ocupa de ellos. Cuando los trabajadores inmigrantes tienen fiebre y piden a los funcionarios del gobierno algunos antipiréticos, no reciben ninguno de ellos.

“Un niño tenía mucha fiebre y sus abuelos se arrodillaron para pedir ayuda, pero los funcionarios los ignoraron. Esta vez protestamos también por la justicia de esta pobre gente”, dijo Li.

La edición en chino de The Epoch Times reportó el 14 de noviembre que el abuelo de un niño se arrodilló y se inclinó ante los guardias del puesto de control, rogándoles que les permitieran salir para llevar al niño al hospital porque tenía mucha fiebre. El anciano había seguido llamando al número de emergencias de la ambulancia y a la oficina del gobierno del subdistrito de Nanzhou, y por la tarde no habían recibido ninguna ayuda. Los guardias no les permitieron salir del recinto residencial.

Los espectadores estaban indignados por la ignorancia de los empleados del régimen y derribaron todas las barricadas del puesto de control.

Los cierres afectan a los negocios y a los ingresos: Residentes

Li dijo que se dedica a la venta al por mayor de ropa y que tiene su propia fábrica de ropa.

“Hay muchos gastos diarios, pero ningún ingreso”, se quejó Li. Dijo que había preparado unas 300,000 prendas para la venta del 11 de noviembre, pero que no se había vendido ni una sola prenda en esta temporada de compras. Ha sufrido enormes pérdidas, dijo Li.

Li ha contratado a más de una docena de trabajadores que trabajan en la fábrica de ropa, que han sido aislados dentro del taller y no pueden volver a los lugares que rentan, según Li.

El 11 de noviembre es conocido como el “Día de los Solteros”, una fiesta no oficial china y también una temporada de compras para los solteros en China. La fecha (11/11) se asemeja a un palo desnudo, que es la jerga china moderna para un hombre soltero que no añade “ramas” a su árbol genealógico. Es un momento popular para que los jóvenes compren regalos para celebrar la soltería.

Li dijo que muchas personas que viven en la misma zona del subdistrito de la provincia de Hubei también están en la industria de la confección como él. Este año también han sufrido grandes pérdidas al no poder enviar productos a los clientes debido a los cierres.

Según un reporte de Netease, uno de los principales portales de noticias online de China, la comunidad de Kanglu del subdistrito de Fengyang, que también está bajo la jurisdicción del distrito de Haizhu, tiene una superficie de menos de 0.4 millas cuadradas, pero cuenta con una población de más de 100,000 habitantes. Más de 5200 empresas de confección y almacenes se agolpan en esta pequeña zona.

El 15 de noviembre, el medio de noticias financieras chino Caixin reportó que los residentes de la aldea de Datang, en el subdistrito de Jianghai, se enfrentaron al personal local de prevención de la pandemia en la noche del 14 de noviembre, ya que no tenían ingresos durante el cierre y el largo aislamiento aumentó su enfado.

Ye, también propietario de un negocio en la industria de la confección, dijo que estaba bajo una gran presión financiera y mental.

“Tengo tres fábricas [de ropa], por las que pago más de 3000 dólares de alquiler cada mes”, dijo Ye. Los cierres lo obligaron a detener su producción y sus negocios, pero sigue teniendo que pagar el alquiler bajo los cierres”.

“No gano dinero; sufro pérdidas todos los meses. Tengo que mantener a mi familia, incluidos mis padres. Tengo que pagar la educación de mis hijos. Mi mujer me pide el gasto diario. … Estoy bajo una enorme presión mental”, dijo Ye, añadiendo que se sentía muy deprimido.

La comisión sanitaria provincial de Guangdong informó de 8883 casos de COVID-19 en la provincia el 16 de noviembre. De ellos, 8761 se registraron en Guangzhou, la capital de la provincia. Se trata del mayor número de casos registrados en Guangdong desde el reciente brote de la pandemia.

El comando de prevención y control de la pandemia del distrito de Haizhu emitió un aviso el 16 de noviembre, ampliando el tiempo de cierre hasta el 19 de noviembre de 2022.

Con información de Fang Xiao y Gu Xiaohua.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.