¿Estamos convirtiendo en héroes a nuestros villanos?

Por JEFF MINICK
30 de Noviembre de 2019 Actualizado: 30 de Noviembre de 2019

“Soy humano, y creo que nada humano me es ajeno”.
-Terence, dramaturgo romano

¿Nada humano me es ajeno?

¿En serio?

¿Qué pensamos de esa afirmación? ¿Verdadera o falsa? ¿Cómo podría nuestra cultura reflejar la famosa línea de Terence?

Para examinar estas cuestiones, iluminemos nuestros conceptos contemporáneos de héroes y villanos.

A lo largo de la historia, los seres humanos han mirado a los héroes, míticos y reales, como modelos para la emulación. Los antiguos tomaron figuras ficticias como Aquiles, Hércules y Eneas y las usaron como ideales de comparación para sus propias acciones. Para modelos vivos de virtud, recurrieron a filósofos como Sócrates, guerreros como Alejandro Magno y gobernantes como Solón y Cincinnacio. La Edad Media admiraba a Arturo y a sus caballeros de la Mesa Redonda, El Cid, Beowulf, Carlomagno, Alfredo el Grande, Tomás Becket y un grupo de caballeros y santos.

Modernos de corazón de león

En nuestra era moderna, nosotros también hemos creado tales héroes mitológicos: Superman, Batman, Wonder Woman, Spider-Man, los Vengadores, y otros. El eslogan de Superman, “Truth, Justice, and the American Way” (Verdad, justicia y la manera americana), puede que se haya desgastado con la edad, pero todavía nos gusta ver a nuestros superhéroes como los chicos buenos, como hombres y mujeres que podríamos tomar como modelos para nuestras propias vidas.

Algunas películas también presentan héroes realistas. El “Braveheart” de Mel Gibson, “The Patriot” y “Hacksaw Ridge” nos dan personajes principales que son heroicos en formas que las generaciones anteriores habrían entendido. En “Matar a un ruiseñor”, Atticus Finch se presenta como un hombre sin defectos, un héroe tanto para sus hijos como para la buena gente de su pueblo.

A diferencia de las generaciones anteriores, hoy en día parece que nos faltan héroes de la vida real. Figuras de la historia de Estados Unidos que alguna vez inspiraron a los jóvenes (Washington, Lee, Clara Barton, Edison, Amelia Earhart y tantos otros), o bien no cumplen con nuestros estándares políticamente correctos o simplemente se quedan fuera de nuestras aulas y libros escolares. Aparte de unos pocos artistas y deportistas, los famosos estadounidenses vivos rara vez ganan la aclamación universal.

Marlon-Brando-Don-Corleone-The-Godfather
El actor Marlon Brando como Don Corleone en “El Padrino”. (Central Press/Getty Images)

Colorearlos de Gris

Con el surgimiento de los antihéroes, un protagonista que carece de las cualidades heroicas tradicionales, la distinción entre héroes y villanos en la literatura y el cine se ha vuelto menos obvia. Las novelas de Lee Child, por ejemplo, presentan a Jack Reacher, un ex policía militar que ayuda a los que están en problemas pero que también deja un pelotón de cadáveres. El ficticio Dave Robicheaux de James Lee Burke, un detective privado de Luisiana, mata a menos personas, pero su compinche, Clete Purcell, no tiene ningún problema en actuar fuera de la ley cuando cree que la ocasión exige justicia instantánea.

En la película, los antihéroes van desde el ex-ley de Clint Eastwood y asesino William Munny en “Unforgiven” hasta el enfurecido hombre blanco de Michael Douglas en “Falling Down”. En la televisión, vemos esta misma ambigüedad de carácter en programas como “Breaking Bad” y “Mad Men”.

Lo que nos lleva al lado de los malos.

Aguas embarradas

¿Aún reconocemos a los villanos? ¿O la línea entre la villanía y el heroísmo se está volviendo borrosa?

Los estadounidenses creyeron una vez que tal era el caso. En la década de 1930, varios cinéfilos se preocuparon de que Hollywood retratara a los gángsters como héroes. Estos manifestantes temían que los jóvenes pudieran ver estas películas e intentar imitar a los actores. Como resultado, se puso en marcha el Código Hays, un código de producción de Hollywood que buscaba reducir la violencia, el sexo y la glamourización de los gángsters en las películas. Hollywood respondió continuando haciendo películas sobre gángsters, pero ahora los buenos, la policía, el FBI, eran los héroes.

En nuestro tiempo, ocasionalmente tomamos villanos de mitos y cuentos de hadas, y les damos un rostro más humano. En “Grendel”, por ejemplo, una de las novelas más vendidas de la década de 1970, John Gardner presenta al monstruo que devoró a los hombres y luchó contra Beowulf como un personaje simpático. Películas como “Maléfica” y el sangriento “Joker” ponen patas arriba el mito y el cuento de hadas, de nuevo, como Gardner, permitiendo que el mal haga su trabajo, que parezca trágico, y que así atraiga nuestra comprensión.

En la edición de noviembre de la revista “Chronicles Magazine”, el crítico de cine George McCartney reconoce el peligro de estos retratos al revés, escribiendo sobre “Joker”, “Hay algo desesperadamente malo en las películas de historietas que insisten en retratar a sus súper héroes y villanos como si fueran personas reales. No sólo pone a prueba nuestra voluntad de dejar en suspenso nuestra incredulidad, sino que también anima a los jóvenes espectadores a venerar a estos monstruos”. En otras palabras, damos a nuestros jóvenes villanos como modelos de emulación.

Vemos esta tendencia en las películas que no cuentan con superhéroes. Si viajamos hasta 1972 y vemos una de mis películas favoritas de todos los tiempos, “El Padrino”, encontramos a Marlon Brando como Don Corleone, un mafioso que ha cometido asesinatos y vive de la intimidación y la fuerza. Sin embargo, el Don se gana la admiración de muchos espectadores por su devoción a su familia y su sentido de integridad en su “negocio”. Se convierte en una especie de héroe.

Así que ahora una pregunta: ¿Qué vamos a hacer para que los villanos se conviertan en antihéroes, o peor aún, en héroes, en nuestra cultura?

Un barranco que no necesita un puente

Podemos entender el mal a nivel intelectual. Puedo leer, por ejemplo, sobre un asesino en masa que está loco o es ideológicamente corrupto, y entender a ese nivel sus motivos para disparar a la gente. Puedo entender sus motivaciones.

Pero dentro de mi corazón, ese tirador me asusta. Su asesinato de personas inocentes, hombres, mujeres y niños, es abominable y repugnante.

Hay un barranco de diferencia entre la comprensión y la aceptación.

Si hemos llegado al punto en el que construimos un puente sobre ese barranco, entonces no cuenten conmigo. Algunas cosas que hacen los seres humanos son malas y malvadas.

Y son extrañas para mí.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente grupo de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en el hogar en Asheville, N.C. Hoy en día, vive y escribe en Front Royal, Va. Vea JeffMinick.com para seguir su blog.

*****

A continuación

El objetivo del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS