¿Estará el FBI involucrado en un encubrimiento del atentado de Nashville?

Por Roger Simon
27 de Diciembre de 2020
Actualizado: 30 de Diciembre de 2020

Comentario

No es exagerado decir que el FBI no tiene la mejor reputación últimamente.

Los nombres de Comey, McCabe, Strzok, Page y otros me vienen a la mente, sin mencionar el informe lacerante del inspector general sobre la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, y el hecho de que John Durham, ahora abogado especial, todavía está investigando la organización que alguna vez fue calificada, al menos por algunos, como la mejor agencia de investigación del mundo.

De hecho, esa organización claramente ha estado plagada de prejuicios políticos e interés propio institucional, al menos en la cúspide y posiblemente de manera generalizada. Pero no se ha hecho mucho para reformarla, más allá de promesas vagas.

Aún así, el FBI está liderando la investigación del atentado de Nashville .

Como escribí el día del evento, la ubicación de la explosión junto a una instalación informática de AT&T ha demostrado ser significativa. (No tendrían que ser Sherlock Holmes para darse cuenta de eso).

La persona involucrada, el contratista independiente de tecnología de la información, Anthony Warner, probablemente se fue a la tumba con la destrucción de su casa rodante. Un estudio de ADN, en proceso, posiblemente lo confirmará.

Sin embargo, lo que me interesó esta mañana fue la investigación del FBI sobre su supuesto motivo.

Aparentemente, los federales han estado preguntando si Warner sufría de algo que ellos llaman “paranoia 5G”.

La afiliada de NBC en Nashville publicó esta historia de la siguiente manera:

“El agente inmobiliario Steve Fridrich se puso en contacto con el FBI después de leer el nombre de Warner, ya que durante varios años un hombre llamado Tony Warner había trabajado para él… haciendo trabajos sobre tecnología de la información.

“Fridrich dijo que los agentes le preguntaron si Warner tenía paranoia sobre la tecnología 5G o no”.

“Fridrich les dijo a los agentes que Warner nunca le había hablado de eso”.

“Pero una fuente cercana a la investigación federal dijo que, entre varios consejos y ángulos diferentes, los agentes están investigando si Warner tenía o no paranoia de que la tecnología 5G se estuviera utilizando para espiar a los estadounidenses”.

¿Paranoia 5G?

El 5G, como la mayoría de nosotros ya sabemos, es el último nivel de conectividad celular ya implementado significativamente en todo el país por las principales redes de telecomunicaciones Verizon, T-Mobile y AT&T.

El año pasado fue 4G y LTE. El año que viene será 6G y quién sabe qué más.

La paranoia, a pesar de todas las bromas al respecto (es decir, “un paranoico es alguien que conoce todos los hechos”), se define comúnmente como “un instinto o proceso de pensamiento que se cree que está fuertemente influenciado por la ansiedad o el miedo, a menudo al punto del delirio y la irracionalidad”.

No hay nada delirante o irracional en pensar que 5G, 4G o cualquier G antes o después, incluidas las primeras iteraciones de celulares, se están utilizando para espiar a los estadounidenses.

Es un hecho. Lo es y lo ha sido.

De hecho, se sabe desde la publicación del libro de James Bamford The Puzzle Palace, que la Agencia de Seguridad Nacional y otros tienen la capacidad de espiar a prácticamente todos los ciudadanos de este país, ¡y eso fue hace casi 40 años (1983)!

Y las cosas solo han empeorado desde entonces.

Lamento decirlo, pero cualquiera que crea que tiene privacidad es un tonto. Incluso el actual presidente era espiado.

Edward Snowden, como indiqué en mi columna anterior, dejó en claro cuán profundamente implicado está AT&T en esta actividad. De hecho, esa empresa bien puede ser el principal aliado del gobierno en la industria privada para el trabajo clandestino, ayudando a conectarlo con otras empresas de telefonía celular.

Si yo lo sé, ¿por qué Warner, un profesional de TI, no lo sabría?

Entonces, ¿de dónde vienen las imputaciones de paranoia del FBI? Me suena como si Warner “conociera todos los hechos”.

Tenga en cuenta que no apruebo ni por un segundo lo que hizo Warner (si es que es realmente culpable). Aunque claramente, a través de su advertencia transmitida, no quería lastimar a la gente, de todos modos podría haberlo hecho. Incluso si el motivo fuera racional, esto solo podría ser un acto loco y violento.

Pero volviendo al FBI y su alegación de “paranoia”: creo que una vez más están encubriendo algo aquí, creando una distracción del motivo real, porque la única cosa que no quieren que se investigue —bueno, una entre muchas— es la alianza entre la industria privada y nuestras agencias de inteligencia, junto con la constatación de que todos vivimos ahora en una cultura de vigilancia orwelliana, no muy diferente a la de China.

Eso es probablemente sobre lo que Warner quería protestar. Ojalá hubiera elegido otro camino. Todos deberíamos hacerlo.

Roger L. Simon es un novelista galardonado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y ahora editor en general de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “La cabra” (ficción) y “ Conozca mejor: Cómo el narcisismo moral está destruyendo nuestra República, si es que aún no lo ha hecho” (no ficción). Encuéntrelo en Parler @rogerlsimon.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Los 4 años de campaña contra Trump | Al Descubierto

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS