“Devastada”: corto de 7 minutos expone el crimen más horrible y escalofriante del mundo actual
16 de Diciembre de 2017 Historias de convicción

Basado en hechos reales, este cortometraje tiene todos los elementos de una historia de horror psicológico y sin duda transmite un potente mensaje. “Ravage” (Devastada) es un film premiado, basado en impactantes sucesos verídicos que exponen la oscura realidad de la China moderna y cuyo rol protagónico lo encarna la reina de belleza canadiense Anastasia Lin.

Este cortometraje ganador del premio Peabody fue creado por el director Leon Lee y revela un mundo aterrador y desviado donde reinan la crueldad y la injusticia.

La película expone el crimen de la sustracción forzada de órganos que se comete en China desde el año 2000. Todo el genocidio es ejecutado por el Estado, lo que significa que está financiado y controlado por el Partido Comunista Chino, cuyas víctimas son inocentes prisioneros de conciencia, en su mayoría practicantes de la disciplina de meditación Falun Dafa, pero también lo son tibetanos, cristianos y uigures.

La actriz chino canadiense y Miss Mundo Canadá 2015, Anastasia Lin, interpreta el papel de la víctima, una profesora de escuela media de 30 años de edad, que es detenida por las autoridades por practicar Falun Dafa (también conocido como Falun Gong). Separada de su familia, la joven es sometida a severas torturas, lavado de cerebro y acoso sexual por sus creencias. Las escenas de la película son una versión atenuada de una audaz testigo que dio un paso adelante para exponer los hechos.

Un cineasta toma decisiones difíciles al crear un cortometraje. Sin contexto, los cortometrajes pueden quedar rotos y perder la marca, especialmente cuando el tema exige una explicación. Con “Devastada”, los detalles son escasos pero lúcidos y proporcionan un contexto suficiente para comprender el alcance de la película. Al final, el espectador no se queda con una pregunta de “qué” sino de “por qué”. De hecho, con su ausencia de detalles y contexto, la película gana una inmediatez que requiere atención.

La película también incluye un momento conmovedor en el que la protagonista se desgarra, mientras sostiene una foto de su hija y le dice: “Mamá te ama, sé buena y feliz” y “Mamá trató de soportar por ti”. La escena denota que su momento final se acerca y lo que sigue a continuación no es ciertamente para un corazón débil.

Anastasia Lin en “Devastada”. (Flying Cloud Productions)

El cineasta de Vancouver, Leon Lee, ha creado documentales que provocan la reflexión y que no se pueden emitir ni contar dentro de las fronteras chinas. Uno de sus documentales “Human Harvest“, producido en 2014, describe la sustracción forzada de órganos que está ocurriendo actualmente en China. Este fue emitido en más de 25 países y visto por más de 100 millones de personas en todo el mundo.

Anastasia ganó fama como Miss Mundo Canadá y luego como defensora de los derechos humanos que utilizó su plataforma de reina de belleza para denunciar los abusos contra los derechos en China. Como resultado, se le prohibió entrar a China para competir en las finales de Miss Mundo en noviembre de 2015 al negarle una visa. Con su historia de fondo, ella es una elección adecuada y talentosa para darle sustancia a la historia.

La película es llevada por la cruda emoción y autenticidad de Lin como alguien que enfrenta la tarea imposiblemente difícil de reconciliar su fe con el hecho de que la tortura y la muerte son las consecuencias. Hay algo hermoso y sagrado en el acto desinteresado de seguir la conciencia de uno y ese espíritu noble aparece en la película.

La violencia y la agitación de la primera mitad se desmoronan en una resolución inquietante que cuestiona la complicidad de aquellos en Occidente, que apoyan egoístamente este crimen como receptores de órganos, incluso cuando sus motivaciones están bien intencionadas.

A medida que se hacen evidentes todas las implicaciones, está claro que Anastasia tiene éxito: las revelaciones de la película son suficientes para inspirar una mayor investigación.

Daniel Chai como el depravado Dr. Huang en “Devastada”. (Flying Cloud Productions)

Actos indescriptibles

Que los practicantes de Falun Dafa están sujetos a formas inhumanas de tortura fue bien documentado. Los métodos de tortura implícitos en “Devastada” son lo suficientemente claros como para que su horror se registre. Las practicantes de Falun Gong están sujetas a las formas más depravadas de abuso sexual. Es un aspecto de brutalidad que la película no teme representar.

La evidencia y las investigaciones independientes dejan pocas dudas de que la extracción de órganos sancionada por el estado se está llevando a cabo en China. Es un tema incómodo.

Quienes reciben trasplantes de órganos en China crean inadvertidamente una demanda de suministro de órganos humanos, un suministro que se correlaciona directamente con la muerte de los presos de conciencia de Falun Dafa.

Es desconcertante presenciar la muerte de un médico y dar vida a voluntad en un sistema que recompensa este crimen sádico. La mayoría de las personas atribuiría este nivel de depravación a una patología, el acto de un psicópata solitario.

Una escena de “Devastada”. (Flying Cloud Productions)

Cuando ocurre en una escala tan grande como esta, con un estimado de 60.00 a 100.000 trasplantes ilegales por año desde 2000, es el resultado de una sociedad enferma donde la moral ya no está en juego. El régimen comunista de China tendrá que enfrentar el hecho de que ha permitido que tales actos se desarrollen y prosperen bajo su supervisión.

El comunismo aún no ha producido una sociedad saludable y la ideología ha dejado su huella en China al deformar el sentido moral de la justicia hasta el punto, que una gran población de practicantes de Falun Dafa es vista como nada más que bancos de órganos cuya vida y muerte se miden únicamente en ganancia financiera.

“Devastada” sirve como un recordatorio importante que uno de los socios comerciales más grandes de Occidente está cometiendo actos indescriptibles contra sus propios ciudadanos. Una comparación con la Alemania nazi no es frívola aquí. La capacidad de la humanidad para el mal es digna de reflexión incluso para aquellos de nosotros que nunca podríamos imaginar cometer tal acto.

Gracias a los esfuerzos de base en China y en el extranjero, se está sacando a la luz todo el alcance de la persecución a Falun Dafa. Artistas como Anastasia han usado el cine como un vehículo efectivo para crear conciencia y han tenido éxito de manera significativa. Anastasia ganó el prestigioso premio Peabody por su documental “Human Harvest”, que sigue a dos nominados al Premio Nobel de la Paz mientras investigan la fuente escalofriante de la industria ilegal de trasplantes de órganos multimillonarios de China. “Ravage” gira en torno a temas similares. La diferencia está en el impacto.

Este tipo de delito es difícil de enterrar. Cuando salga a la luz y los responsables sean puestos a prueba, las reverberaciones pueden hacer que incluso las dictaduras más brutales se desmoronen.

Anastasia hizo un trabajo admirable al crear conciencia y una sensación de inmediatez en el crimen de matar por órganos en China. La intensidad y la gravedad de la película hacen que sea un cortometraje muy importante. Al final del día, “Ravage” está cautivando al cine con un mensaje potente.

Mira el cortometraje premiado a continuación: 

 El alto precio de contar la verdad en China hoy

Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es un sistema de meditación para el mejoramiento personal basado en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue presentado al público por el Sr. Li Hongzhi en 1992 en China. Actualmente lo practican más de 100 millones de personas en más de 120 países. Sin embargo, este sistema de meditación pacífica está siendo brutalmente perseguido en China desde 1999. Para más información, por favor visite: falundafa.org y faluninfo.net.