Gatito tan pequeño como un lápiz labial y sin esperanzas de sobrevivir se recupera asombrosamente

Por La Gran Época
13 de Junio de 2019 Actualizado: 13 de Junio de 2019

Cuando lo encontraron, este enano era un poco más grande que un bálsamo labial y parecía que no iba a sobrevivir. Pero con amor y el cuidado de su madre adoptiva, lo logró.

En 2013, un hombre tropezó con una camada de gatitos recién nacidos y escondidos junto a su madre entre los arbustos. De inmediato los llevó a Fabulous Felines NWA, una organización de rescate de gatos en Bentonville, Arkansas.

Los gatitos no gozaban de la mejor salud y uno en particular estaba en muy mal estado físico. El más pequeño de la camada era tan frágil que apenas se movía, según publicó Love Meow. Los rescatadores no sabían si lo lograría, pero decidieron hacer todo lo posible para salvar a Stuart Little, como lo llamaron.

“Stuart estaba inmóvil en el fondo de la pila de gatitos, muy deshidratado, perdía su pelo y con los ojos tan infectados e hinchados de pus verde que era posible que quede ciego, si es que sobrevivía. Pero al menos lo intentaron”, escribió Fabulous Felines en su Imgur post.

La organización envió a la camada de gatos a la voluntaria Amanda Rhea.

“Stuart Little llegó en agosto con su mamá y seis compañeros de camada rescatados de la calle por un residente de Springdale”, escribio Amanda, según Love Meow.

“La madre estaba desnutrida y era semi salvaje y los gatitos luchaban por sobrevivir, Stuart Little era el peor de todos”, agregó.

Amanda notó que el comportamiento de la gata no era normal ya que dejó de comer y de amamantar. Por su bienestar la enviaron a Cat Haven Ranch, un santuario para gatos, por lo que tuvo que alimentar a los pequeños felinos con biberón hasta encontrar una familia adoptiva.

No fue una tarea fácil, pero el cuidado y el amor dieron sus frutos. Stuart Little creció y alcanzó al resto de sus hermanos. A los 3 meses de edad, pesaba casi 100 gramos y ahora tenía pelo sobre su cabeza y cuerpo.

Al cuarto mes, Stuart encontró un hogar permanente.

“Cuando los hermanos y hermanas de Stuart comenzaron a ser adoptados, me di cuenta por primera vez de lo apegada que estaba al pequeño”, escribió Amanda en un correo electrónico a  The Huffington Post.

“Es probable que siempre sea más diminuto que el promedio, pero ¿quién sabe? Tal vez me sorprenda con su pronto crecimiento”, apuntó.

Stuart se convirtió en un hermoso y dulce gato de pelo blanco como la nieve, muy lejos del tamaño de ratón que tenía antes. Esto demuestra cómo el amor y el cuidado pueden marcar la diferencia.

Mira aquí el video del antes y después de Stuart Little:

 

Estos gatos son muy graciosos

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS