Este niño de 8 años fue diagnosticado con autismo. Luego su mamá comparte el secreto que lo liberó

Por La Gran Época
07 de Junio de 2018 Actualizado: 15 de Marzo de 2019

¿Puede un niño recuperarse completamente del autismo? Una madre de Arizona tenía el corazón roto cuando su hijo fue diagnosticado con trastorno del espectro autista (TEA). Dos años más tarde, sin embargo, su hijo de 8 años cambió, se volvió más sociable, contento y feliz. Ella atribuye la recuperación de su hijo a la antigua meditación de “Falun Dafa”, una práctica espiritual que ánima a sus practicantes a ser verdaderos, compasivos y tolerantes.

(Imagen cortesía Diana)

Diana es una aspirante a agricultora de un huerto de 3.5 hectáreas, mientras que su esposo es restaurador. La pareja se enorgullece de ser padres de cinco hijos increíbles. Diana le dijo a NTD que sentía que uno de sus hijos, Brady, estaba luchando mientras crecía.

“Ya había tenido otro hijo, así que sabía que era diferente, puse excusas como “todo el mundo es diferente”; madurarás más tarde; sólo tienes muchas peculiaridades”, dijo. “Pero sabía que había algo más y que no era un niño muy feliz. Sólo sabía que estaba luchando con las formas de vida en general”.

El diagnóstico de autismo de Brady a la edad de 6 años le rompió el corazón porque sintió que lo hacía más real. Sin embargo, el año 2013 trajo buenas noticias para toda su familia. Diana comenzó a aprender la disciplina de meditación Falun Dafa, (también conocida como Falun Gong).

“Junto con los cinco ejercicios de la práctica, y con los valores fundamentales de Verdad, Compasión y Tolerancia, está la idea de poner a los demás en primer lugar. Los principios fueron asombrosos para mí y realmente me dieron una buena base de lo que necesito cambiar en mi vida”, dijo Diana.

(Imagen cortesía Diana)

Diana decidió que dejaría que todos sus hijos practicaran Falun Gong, incluyendo a Brady. Ella pensó que de todos sus hijos, Brady sería el último en entender la práctica.

“Pensé que no lo entendería. También pensé que la idea de poner a los demás primero no era algo que él pudiera comprender, ni podría ser lo suficientemente paciente para hacer los ejercicios”, dijo.

Así que en vez de eso, primero le mostró los ejercicios a su hija de 6 años. Sorprendentemente, Brady también se interesó y comenzó a hacer los ejercicios junto con ellos.

(Imagen cortesía Diana)

Brady no sólo aprendió los ejercicios, sino que también comenzó a leer el texto principal Zhuan Falun– Falun Dafa, que guía al practicante a vivir bajo altos estándares morales.

“Lo sacaba de la mesa y lo encontraba en el suelo leyendo”, recuerda Diana. “Me dejó totalmente sorprendida”.

(Imagen cortesía Diana)

“Aprendí rápidamente que después de todos estos años difíciles pensé que conocía a este chico y toda su capacidad, lo que puede y no puede hacer, lo que lo pondrá en marcha, todos sus límites, etc.”. Pero obviamente no sabía nada sobre el espíritu y la determinación de este niño”, dijo.

Brady ama a Falun Dafa. “Sabía que había serenidad en esta práctica, pero no podía explicarlo. Sabía que era lo correcto, pero no le importaba decir por qué o cómo”.

(Imagen cortesía Diana)

A los pocos meses de hacer los ejercicios y leer Zhuan Falun, Brady se transformó en una persona completamente diferente. Además, su severa sensibilidad al gluten desapareció milagrosamente. Su recuperación dejó a todos sorprendidos.

Antes de aprender la práctica, Diana se preocupaba cada vez que llevaba a Brady a lugares públicos por temor a que algo pudiera desencadenar una crisis.

Su condición también causó dificultades en el aprendizaje.

“Esto había afectado su capacidad para manejar las cosas y funcionar normalmente en la escuela”, dijo Diana.

Sin embargo, después de aprender la práctica, Brady fue capaz de prestar atención en clase y fue capaz de mantener un contacto visual adecuado con sus maestros y otras personas.

“Se puso muy contento. Era más razonable, más reflexivo. Se volvió más sociable en la escuela”, dijo.

(Imagen cortesía Diana)

“La mejor parte de este cambio es que él sigue siendo él mismo, pero más feliz”, dijo Diana. “Es como si finalmente se hubiera liberado.”

Al conducirse con los principios básicos de Falun Dafa de “Verdad, Compasión y Tolerancia”, fue capaz de entender mejor a los demás y ponerse en el lugar de los demás.

“Su bella y dulce personalidad sigue siendo él, pero ahora otros también pueden verlo. Es sociable. Aunque sigue prefiriendo estar rodeado de animales más que de personas, es más sociable cuando lo necesita. Ya no se trata de explicarle al mundo, sino de explicarle el mundo”, dijo.

(Imagen cortesía Diana)

Gracias a Falun Dafa, Brady está creciendo para ser una persona sana y feliz, y su familia se siente inmensamente bendecida por los cambios positivos en él.

Ahora, Brady ya no está en ninguna terapia o medicamento y puede disfrutar de la vida como otros niños. “Ahora tiene 12 años y ha estado a mi lado en esta práctica, y hemos crecido juntos en la comprensión de nuestras vidas y nuestro propósito en ella”, dijo Diana.

Asombrado por la tremenda mejoría de Brady, “sus maestros incluso le animan a meditar e incluso le recuerdan que siga haciéndolo”.

(Imagen cortesía Diana)

Los cambios por los que Brady ha pasado son tan increíbles que uno no puede dejar de admirar el poder curativo de Falun Dafa. Esta feliz mamá recomienda absolutamente la práctica a otros padres y dice: “Creo que si los padres pudieran hacerlo con los niños, sería lo mejor”.

Mira el video a continuación:


Nota del editor: Falun Gong o Falun Dafa es una práctica de cultivación mente y el cuerpo que enseña verdad, compasión y tolerancia como una manera de mejorar la salud y el carácter moral, así como para alcanzar la sabiduría espiritual. Para más información sobre la práctica o para descargar Zhuan Falun, visita: www.falundafa.org. Todos los libros, música de ejercicios, recursos e instrucciones están disponibles completamente gratis. Para aprender más sobre la persecución a la que están sujetos los practicantes de Falun Gong en China, visita http://faluninfo.net/

TE RECOMENDAMOS