Este veterano de guerra está ayudando a otros exsoldados en su transición a empleos civiles

Por Andrew Thomas
04 de Enero de 2020
Actualizado: 04 de Enero de 2020

Adaptarse a la vida civil puede ser un esfuerzo arduo para los veteranos de guerra, y encontrar un empleo remunerado es un factor importante en la transición. Adam Gonzales es un veterano de guerra que empleó sus habilidades para la empresa contratista militar privada Blackwater. Ahora está ayudando a otros veteranos de combate a conectarse con empleadores que pueden aprovechar al máximo sus habilidades.

Gonzales, de 40 años, vive en el norte de Virginia. De niño era un patriota. Recuerda vívidamente haber escuchado el himno nacional antes de los eventos; recitar el juramento de lealtad antes de la escuela todas las mañanas reforzó su amor por Estados Unidos.

A los 20 años se alistó en el Ejército de los Estados Unidos. Sirvió en una unidad de vigilancia de largo alcance, y su misión era lanzarse en paracaídas detrás de las líneas enemigas y reunir información de inteligencia sobre el enemigo. Fue desplegado en Afganistán y sirvió en todo el país. Después de cuatro años de servicio, hizo la transición al sector militar privado y comenzó a trabajar para Blackwater.

Contratista militar privado

En enero de 2004, Blackwater pasó dos semanas evaluando sus habilidades. En ese momento, muchos de los veteranos de combate de Blackwater provenían de unidades militares de élite del Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea y el Cuerpo de Marines.

“Lo que me llevó a eso fue, uno, que necesitaba entrenar duro todo el tiempo todos los días, especialmente si iba a hacer de esto una carrera. En mis primeros años [necesitaba] ser una esponja y aprender todo lo que pudiera de estos muchachos mayores y más experimentados que provenían de unidades extremadamente elitistas de las Fuerzas Armadas”, dijo Gonzales.

Inmediatamente después del período de evaluación, Gonzales fue enviado a Iraq con un contrato para proteger al embajador de Estados Unidos en Iraq, Paul Bremer. En ese momento, Al Qaeda en Irak tenía una recompensa de 15 millones de dólares por Bremer. Para los contratistas, había una recompensa de USD 50.000 por sus vidas.

Adam Gonzales trabajó como contratista militar privado después de su servicio en el ejército de los Estados Unidos. (Cortesía de Silent Professionals)

Inmediatamente después de su llegada, Gonzales y sus colegas entraron en una zona de guerra activa. Cuando aterrizaron, se encontraron con una sección de tres millas de carretera que conducía a la zona verde, el tramo de tres millas más peligroso del mundo en ese momento, según Gonzales. Recordó que aproximadamente 20 personas murieron en esta carretera cada día.

“Era como conducir un desafío. No querían que la gente condujera allí entre las siete de la mañana y las doce de la tarde. En realidad, fue entonces cuando la mayoría de los golpes ocurrieron. Se trataba de disparos de armas pequeñas, emboscadas, RPG, IED, VBIED, que eran los IED vehiculares, por lo que las posibilidades de ser quemado solo en ese tramo de la carretera el primer día eran extremadamente altas”, recordó Gonzales.

Afortunadamente, Gonzales y sus colegas pudieron llegar a Bagdad sin ser alcanzados. Sin embargo, todos los días fueron peligrosos. Transportaban a Bremer por todo Bagdad y lo protegían en su residencia. A veces trabajaban las 24 horas del día para garantizar la seguridad de Bremer.

Después de seis meses, Gonzales y sus colegas habían hecho su trabajo. Pusieron a Bremer en un avión y lo enviaron a casa a salvo con su familia.

Llamadas cercanas

Después de cuatro años en Blackwater, Gonzales comenzó a trabajar para otra empresa de contratación. Su primer trabajo fue proteger los transportes de correo de Estados Unidos que se entregaban en puestos remotos en el campo de Afganistán. Aprendió lo importante que era el correo para la moral de las tropas estadounidenses, lo que lo convirtió a él y a la milicia con la que trabajaba en un blanco constante para el Talibán. En un momento dado, entre 200 y 300 combatientes talibanes emboscaron su convoy.

Gonzales continuó trabajando en el sector militar privado hasta que experimentó su último acercamiento en 2012 en Afganistán, lo que le hizo reflexionar profundamente sobre su trabajo. Durante ese contrato, él y los combatientes afganos con los que trabajaba en un puesto de combate fueron atacados todos los días. Un día, una cabaña de madera en la que había estado viviendo fue alcanzada por un cohete y se quemó. Afortunadamente, Gonzales estaba afuera.

“Llegué a un punto en el que dije, sabes qué, necesito regresar a casa y empezar a establecer una vida en Estados Unidos porque en ese momento no tenía vida en Estados Unidos”, dijo Gonzales.

Adam Gonzales (C) tuvo problemas para adaptarse al mercado laboral civil después de trabajar como contratista militar privado. (Cortesía de Silent Professionals)

Gonzales regresó a Estados Unidos y se prometió a sí mismo que se establecería y encontraría un trabajo “normal”. Sin embargo, como muchos veteranos de combate, luchó para adaptarse a la vida civil. Su primo era dueño de una compañía comercial de electricidad y pudo conseguir un trabajo como asistente de gerente de proyecto.

“Fue probablemente el punto más bajo de mi vida en el que pasé de ser un profesional de mi industria, respetado, de confianza, a ser el empleado no comercial de más bajo nivel que se podría tener trabajando en un empleo que no me gustaba”, dijo Gonzales.

Hubo momentos en que se sentaba en su camioneta y lloraba en el estacionamiento o en el lugar de trabajo porque estaba muy descontento con lo que hacía y hacia dónde iba su vida. Trató de hacer que funcionara, pero después de un año sintió que tenía que renunciar.

Usando sus habilidades

Afortunadamente, uno de sus mejores amigos vivía en Houston y pudo conseguirle con un empleo en el sector de seguridad privada. Realizó trabajos de protección ejecutiva para personas de alto poder adquisitivo, actores y artistas de rap.

“Eso fue lo que me impulsó a entrar en el espacio de la seguridad privada y me permitió usar realmente mis habilidades”, explicó Gonzales.

Después de trabajar en seguridad privada, él y su esposa comenzaron su propio negocio llamado Silent Professionals (Profesionales del Silencio) en octubre de 2017.

Hasta la fecha, Silent Professionals ha ayudado a más de 5000 veteranos a encontrar empleo en el ejército privado, la seguridad privada y la ciberseguridad. El servicio también es gratuito para los veteranos que buscan empleo. Fue su propia experiencia personal la que lo motivó a ayudar a otros veteranos en situaciones muy similares.

“Realmente se redujo a comprender muy bien las dificultades que nuestros militares estadounidenses tienen al regresar a casa y los desafíos de tratar de encontrar trabajo”, dijo Gonzales.

****

A continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

TE RECOMENDAMOS