Estoicos enseñan cómo mantener la calma frente a un aumento de la ira en EE.UU.

Los estoicos aconsejaron que se puede cumplir con el 'deber' sin enojo. No existe tal cosa como la ira saludable, enseñó Séneca
Por Barry Brownstein
13 de Febrero de 2020
Actualizado: 13 de Febrero de 2020

Según la última encuesta de NPR-IBM Watson Health, “el 42 por ciento de los encuestados dijeron que estuvieron más enojados en el último año”.

La mayoría de nosotros pensamos que somos mejores que el promedio. Creemos que los demás se están enojando aún más que nosotros: “El 84% de los encuestados dijo que los estadounidenses están más enfadados hoy que hace una generación”.

No es de extrañar que algunos políticos populares hablen como si tuvieran una ira perpetua. Para muchos, su éxito depende de atraer a votantes enojados.

Y no es solo en la arena política donde la ira domina nuestros días. El profesor de derecho de la Universidad de Harvard, Ronald Sullivan, obligado a renunciar a su cargo de decano de la facultad, escribió sobre “demandas airadas” en los campus universitarios:

“La emoción no controlada ha reemplazado al razonamiento reflexivo en los campus. Los sentimientos ya no están sujetos a pruebas, análisis o defensa empírica. Las demandas airadas, en lugar de los argumentos rigurosos, ahora parecen guiar la política de la universidad”.

En sus “Meditaciones”, Marco Aurelio observó: “Es la cortesía y la amabilidad lo que define a un ser humano. Es quien posee fuerza, nervios y agallas, no los llorones enojados”.

Deja de alimentar tu ira

Hace unos meses, mi esposa y yo perdimos la salida de la autopista. Cuando salimos para volver sobre nuestros pasos, nos encontramos detenidos en un semáforo. Cada vez que el semáforo se ponía verde, solo cinco autos podían pasar antes de que se pusiera rojo otra vez. Mi pensamiento obsesivo apuntaba en llegar a nuestro destino a tiempo. Mientras yo me quejaba de la realidad y me comportaba de manera grosera, mi esposa sentada se comportaba estoicamente.

En ese momento, estaba seguro de que mi ira provenía del semáforo. No aceptaba que era por una intersección mal manejada y un viaje retrasado. Si me deshacía del problema, volvería a estar tranquilo. Incorrecto. El enojo comienza con una decisión interna de estar enojado. Si queremos estar enojados, encontraremos cosas por las cuales estar enojados.

Mi agitación momentánea estaba hecha del mismo material que mi furia al volante. Le había otorgado al mundo, en forma de un semáforo, poder sobre mi paz mental. “No hay que darle a las circunstancias el poder de despertar la ira, porque a ellas no les importa en absoluto”, aconsejó Marco Aurelio.

En el momento en que dejé de alimentar mi ira con más pensamientos, la ira se fue. En su libro “El Estoicismo Diario”, Ryan Holiday y Stephen Hanselman escriben:

“La primera regla de los agujeros, según el refrán, es que ‘si te encuentras en un agujero, deja de cavar’. Esta podría ser la pieza de sabiduría de sentido común más violada del mundo. Porque lo que la mayoría de nosotros hace cuando algo sucede, sale mal o se nos infiere, es empeorarlo, primero, enojándose o sintiéndose agraviado, y luego, agitándose antes que tengamos [en cuenta] el camino de un plan”.

La vida a menudo no cumple con nuestras expectativas. El semáforo solo dejará pasar cinco autos cuando tengas que ir a algún sitio. Sin embargo, ¿debes permitir que tu pensamiento empeore aún más la situación? Si sigues pellizcándote el brazo, no te sorprendas si te haces moretones.

Séneca sobre la ira

James Romm es profesor de los clásicos en el Bard College. Su libro “Cómo mantener la calma: una antigua guía para el manejo de la ira”, es una nueva traducción de “Sobre la Ira” del filósofo estoico Séneca.

En la introducción de su libro, Romm nos pide que recordemos “el último incidente menor que te enfureció”. Nos pide que reflexionemos sobre estas cuestiones: “¿Fuiste herido o te lo hiciste? ¿Estabas notablemente peor, un día o dos más tarde, que antes que ocurriera el incidente? ¿Realmente importaba que alguien te faltara el respeto?”.

Luego Romm ofrece este consejo puntual:

“Al cambiar nuestra perspectiva o expandir nuestra escala mental, Séneca desafía nuestro sentido de lo que, si acaso, vale la pena que nos enojemos. El orgullo, la dignidad, la importancia personal -las fuentes de nuestra indignación cuando nos sentimos heridos- terminan pareciendo agujeros cuando nos alejamos y vemos nuestras vidas desde la distancia”.

En palabras de Séneca: “Tu ira es una especie de locura, porque le pones un alto precio a las cosas sin valor”.

Usando el ejemplo común de furia al volante, Romm explica el precio de nuestra locura:

“En tu momentánea furia al volante, en tu deseo de tocar la bocina, herir o matar al otro conductor, yacen graves amenazas a la soberanía de la razón en tu alma, y por lo tanto a tu capacidad de una elección correcta y acción virtuosa. El inicio de la ira pone en peligro tu condición moral más que la de cualquier otra emoción, porque la ira es, a los ojos de Séneca, la más intensa, destructiva e irresistible de las pasiones. Es como saltar de un acantilado: una vez que se permite que la ira tome el control, no hay esperanza de detener el descenso”.

La conciencia cura la ira. Mira “todos los vicios que provoca la ira y toma una buena medida de ellos”. Séneca fue inflexible:

“Si realmente quieres examinar sus efectos, los daños que causa, digo que ninguna plaga ha hecho más daño a la humanidad. Verás matanzas, venenos, litigantes que se embarran mutuamente, ciudades en ruinas, extinciones de razas enteras, vidas de líderes vendidas en subastas públicas, antorchas agitadas en edificios, llamas no contenidas dentro de los muros sino sostenidas por una hueste enemiga, brillando sobre vastas extensiones de territorio”.

La ira daña al anfitrión enojado. Séneca enseñó:

“Sordo a la razón y a los consejos, agitado por provocaciones vacías, inadecuado para distinguir lo que es justo y verdadero; [la ira] no se parece más que a nada como a un edificio que se derrumba y se rompe sobre lo que aplasta”.

No dejes que la ira entre por la puerta principal

Los estoicos aconsejaron que se puede cumplir con el “deber” sin ira. No existe tal cosa como la ira saludable, enseñó Séneca.

“Algunos hombres creen que es valioso moderar la ira en lugar de dejarla de lado, obligarla a conformarse a una medida saludable y contener sus desbordamientos, aferrarse a esa parte sin la cual la acción se debilita y la fuerza y la energía de la mente se disipa. Sin embargo, en primer lugar es más fácil excluir las cosas dañinas que gobernarlas, más fácil negarles la entrada que moderarlas una vez que han entrado. Una vez que han establecido su residencia, se vuelven más poderosas que su supervisor y no aceptan la reducción o la moderación”.

En resumen, “una vez sacudida y derrotada, la mente se convierte en esclava de lo que la impulsa”. Elije en contra de la ira tan pronto como la reconozcas. Séneca instruye:

“Es mejor repeler instantáneamente los primeros pinchazos de la ira, para eliminar sus semillas, para no ser arrastrados. Porque una vez que nos ha desviado del camino, el regreso a la salud y a la seguridad es difícil; no queda espacio para la razón una vez que la pasión ha sido introducida y se le ha dado jurisdicción”.

Aquí está la regla del pulgar eterno de Séneca: No confíes en tus primeros pensamientos de ira gritando consejos locos. Explica:

“Ya que debemos luchar contra las primeras causas, la causa de la ira es el sentido de haber sido perjudicado; pero no se debe confiar en este sentido. No hagas tu jugada de inmediato, ni siquiera contra lo que parece evidente y claro; a veces las cosas falsas dan la apariencia de verdad. Hay que tomarse el tiempo; un día se revelará la verdad”.

Como otros estoicos, Séneca aconsejó el entrenamiento mental. Cada uno de nosotros debe llegar a conocer sus propias advertencias de tormenta. Instruye:

“Por lo tanto, es mejor contenerse ante el primer signo del mal, luego dar la menor rienda suelta posible a las palabras y bloquear su inicio. Es fácil detectar cuándo surgen las primeras emociones de uno, ya que las marcas de las dolencias las preceden”.

Séneca preguntó: “¿No querrán todos llamarse a sí mismos desde las fronteras de la ira, una vez que entiendan que su primer inicio es en su detrimento?”.

No confíes en los enojados

Si usted no debe confiar en sí mismo cuando está enojado, seguramente no debe confiar en otros que están enojados. “No hay razón para confiar en las palabras de las personas enojadas, que hacen un ruido fuerte y amenazador a pesar de la gran timidez de la mente que está debajo”, aconsejó Séneca.

Los políticos enojados se creen sabios. Los estudiantes universitarios enfurecidos creen que son justos. Un conductor vencido por la furia al volante cree que está en lo correcto. Séneca diría que todos están locos.

“Todo aquel que es transportado más allá del pensamiento mortal por una mente demente, cree que está respirando algo elevado y sublime. Pero no hay nada firme debajo; las cosas que crecen sin cimientos es probable que se deslicen hacia la ruina. La ira no tiene nada en lo que pueda apoyarse; no surge de nada firme o duradero”.

Algunos pueden creer que la capacidad de enojarse con la impunidad es una ventaja de su poder. Séneca diría que el enfado es un premio para idiotas.

“¿No queréis que aconseje a los que ejercen la ira desde la altura del poder, que creen que es un testamento de su fuerza, que consideran que la venganza es un gran beneficio de una gran riqueza, que quien es prisionero de la ira no puede ser llamado poderoso, ni siquiera libre?”.

¿Podemos reducir nuestra atracción a la ira? ¿Podemos mantener nuestra calma mientras otros pierden la suya? Si bastantes de nosotros podemos, habrá menos demanda de políticos enojados.

El perdón es un bálsamo curativo

Romm coloca “Sobre la Ira” en su contexto: “Cuando escribió “Sobre la Ira”, o al menos su mayor parte, había sido testigo, desde el punto de vista del Senado Romano, del sangriento reinado de cuatro años de Calígula”.

La mayoría de nosotros no somos santos puros ni almas dementes como Calígula. Séneca escribió: “Incluso en los buenos personajes hay algo bastante desagradable. La naturaleza humana contiene pensamientos traicioneros, ingratos, codiciosos y malvados”.

Entender la naturaleza humana nos permite ser “más amables con los demás”. Séneca nos aconsejó que perdonáramos las debilidades de los demás: “Solo somos gente malvada viviendo entre gente malvada. Solo una cosa puede darnos paz, y es un pacto de indulgencia mutua”.

Siempre vea su humanidad común con los demás, aconsejó Séneca.

“La mayoría de la humanidad se enfada no con los errores sino con los malhechores. Una buena mirada a nosotros mismos nos hará más templados si nos preguntamos: ‘¿No hemos hecho nosotros mismos también algo así? ¿No nos hemos extraviado de la misma manera? ¿Realmente nos beneficia condenar estas cosas?”.

Séneca señaló nuestra hipocresía:

“Cada uno de nosotros tiene el espíritu de un rey dentro de nosotros: Queremos que se nos conceda la libertad total, pero no a los que actúan contra nosotros. Es nuestra ignorancia o nuestra arrogancia lo que nos hace propensos a la ira. Porque, ¿qué es tan sorprendente si la gente malvada hace cosas malvadas?”.

Y cuando olvidamos nuestra ignorancia y arrogancia, Séneca sugiere que recordemos: “Cada vez que encontramos difícil perdonar, tanto si es para nuestro beneficio que todo el mundo sea implacable. ¿Cuántas veces el que rechazó la misericordia la ha buscado más tarde?”

Hoy, como todos los días, el mundo ofrecerá amplias oportunidades para practicar la sabiduría de Séneca. La forma en que pasamos nuestros días se convierte en la forma en que pasamos nuestra vida. ¿Estamos dispuestos a aprender, como dice Marco Aurelio, que “tenemos algo en [nosotros] más poderoso y divino que lo que causa las pasiones corporales y nos maneja como un mero títere”?

Barry Brownstein es profesor emérito de economía y liderazgo en la Universidad de Baltimore. Es el autor de “El trabajo interno del liderazgo. Para recibir sus ensayos, suscríbase a Mindset Shifts. Este artículo fue publicado originalmente en FEE.org

*****

Descubra a continuación:

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

TE RECOMENDAMOS