Estrellas en la oscuridad: una carta de Navidad para mis nietos

Por JEFF MINICK
22 de Diciembre de 2020
Actualizado: 22 de Diciembre de 2020

A finales de diciembre pasado, hice algunos propósitos de Año Nuevo que incluían escribir una carta cada semana a dos de mis nietos a la vez y llevar golosinas un día al mes a nuestros bibliotecarios públicos y a los baristas de la cafetería que frecuento. Normalmente, mis propósitos tienen la duración de una mosca de la suerte, pero esta vez, publiqué estas intenciones en un artículo para The Epoch Times.

El fracaso no era una opción.

En ese momento, mi pelotón de nietos estaba formado por 20 niños y niñas, sin contar los tres que habían vuelto a Dios al nacer, y sus edades iban de 1 a 14 años. Hace un mes, una niña recién nacida se incorporó a estas filas.

Mis nietos disfrutaron de estas cartas. Para los pequeños, escribí muchas menos palabras, pero añadí muchas pegatinas de los libros de Dover comprados en mi librería local. Una de las más jóvenes llevó su carta a todos los lugares a los que fue durante un par de días.

No estoy seguro de si continuaré con este proyecto, supongo que probablemente lo haré, pero decidí terminar el año con una explosión. Estoy enviando la siguiente carta a todos mis nietos junto con una nota personal en una tarjeta de Navidad, que complacerá especialmente a ese chico amante de las cartas.

Nuestros jóvenes necesitan nuestro estímulo, especialmente ahora, y nuestro país los necesita si la libertad ha de sobrevivir. Tal vez cartas como esta les ayuden a tener la fuerza y el coraje para perseverar.

Querido:

¡Feliz Navidad y próspero Año Nuevo para ti!

Mientras escribo estas palabras, te veo en mi mente preparándote para las fiestas, decorando tus árboles y casas, haciendo regalos caseros para mamá y papá, y espero, ayudando a tus padres en la casa.

Esta será una clase de carta diferente a las que recibiste de mí el año pasado. Nada de bromas esta vez para los niños mayores, y lo siento, pequeños, nada de pegatinas de animales de granja, pingüinos y aviones. Esta se dirige a ustedes y a su futuro, y aquellos de ustedes que son demasiado jóvenes para comprenderla, tal vez lean esta carta con comprensión en otros 10 años más o menos.

Como algunos de ustedes, los niños mayores, saben, y como ustedes, los pequeños, pueden haber sentido a través de las tensiones que se han sentido en casa de sus padres y hermanos mayores, el 2020 ha sido un año duro. Vieron cerrar sus escuelas y comunidades de educación en el hogar, cancelar sus clases de música y deportes, y reducir sus reuniones con amigos. Dondequiera que vayas en público, ves gente con máscaras, algunos de ellos genuinamente asustados por este virus, otros solo usan cubrebocas porque la ley les obliga a hacerlo.

Además de la destrucción, en gran parte autoinfligida, provocada por esta pandemia, se vive en un país salvajemente dividido por la política partidista, como se ha demostrado recientemente en unas elecciones presidenciales aparentemente plagadas de fraude. Algunas personas hambrientas de poder hicieron trampa en las urnas de muchas maneras en un intento por ganar la presidencia. Si tienen éxito en ganar las elecciones, harán lo mejor, o lo peor, para cambiar nuestro gobierno y sus leyes, con la intención de hacernos al resto de nosotros esclavos del estado.

Pero hay buenas noticias.

Como me dijo una de sus madres en noviembre, la división entre el bien y el mal es más clara ahora que nunca antes en su vida, y tiene razón. Por un lado están los hijos e hijas de la libertad que creen en el derecho a la propiedad, a buscar la felicidad y a hacer sus negocios con la menor interferencia posible del gobierno. Como sus padres, estas personas practican su fe, honran su bandera y su país, y creen en la autonomía y en el sueño americano.

En el otro lado están los que abogan por el comunismo y el socialismo. (Si no conoces el significado de estas palabras, pídele a tus padres que te las expliquen.) Creen que América es malvada, consideran a muchos americanos como ignorantes, y quieren un mayor poder y control sobre nuestras vidas.

Así que la línea en la arena está dibujada. Sabemos dónde estamos parados. Esto es algo bueno.

Y hay más buenas noticias. Una amiga de la industria editorial me escribió después de que me lamenté (¡Buscalo!) de nuestro estado actual de cosas, y parafraseo su respuesta aquí (¡Busca una paráfrasis también!): “Estamos viviendo tiempos emocionantes, y deberíamos sentirnos privilegiados de ser los abanderados de la libertad.” Esta mujer lo entendió; deberíamos sentirnos bendecidos por encontrarnos en medio de tal lucha, guerreros por la verdad y por nuestro país.

Y ustedes, retoños, deben tomar ese estandarte. Antes de lo que crees, tú y tus compañeros entrarán en este campo de batalla. Algunos pueden correr, otros pueden refugiarse en el silencio, pero tus padres y yo esperamos más de ti. En formas grandes y pequeñas, deben mantenerse firmes y defender la libertad. A veces, las fuerzas en tu contra podrán parecer abrumadoras, pero posees un arma vital de la que el otro lado carece: la Verdad.

Para prepararte a defender la Verdad, debes aprender todo lo que puedas en la escuela: literatura, composición inglesa, matemáticas, ciencia, arte y música. Absorbe estas cosas por la misma razón que tomas tus vitaminas diarias. Al memorizar las tablas de multiplicar o aprender a escribir un ensayo, se preparan para abordar temas más profundos como la teología, la filosofía y la física.

Asegúrense también de leer libros que algún día actuarán como su escudo y protección cuando se encuentren con el dragón. Los cuentos de “La pequeña casa de la pradera” de Laura Ingalls Wilder enseñan la autonomía y la independencia; la trilogía “El señor de los anillos” de J.R.R. Tolkien ofrece una lección de persistencia y coraje; “Rebelión en la granja” y “1984” de George Orwell dan señales de alerta sobre los peligros que se avecinan. Tales historias enriquecen la mente y fortalecen el corazón, y servirán como guías y compañeros para el resto de sus días.

Consejo para los niños: len esos libros que enriquecen la mente y fortalecen el corazón. (Victoria_Borodinova/Pixabay)

Y por favor, cuadrilla, estudien historia, no solo en la escuela sino por el resto de sus vidas. Muchos americanos saben muy poco del pasado de nuestro país, de las luchas y sacrificios que tantos soportaron para construir esta maravillosa tierra en la que vivimos. Sumérjanse en la historia, la historia de nuestra nación, de la civilización occidental y de otros países. Somos la suma viva de todos esos hombres y mujeres que nos han precedido, y cuando permanecemos ignorantes de sus fracasos y logros, vivimos como niños más que como adultos.

Háganse fuertes. Practiquen deportes, pasen tiempo al aire libre y corran por el patio y trepen a los árboles como lo hicieron aquí en el Día de Acción de Gracias. Háganse mental y espiritualmente fuertes también, capaces de soportar los golpes de la vida. Afronten la adversidad cuando se les presente, y cuando tengan la razón, manténganse firmes y defiendan ese derecho, pero con lógica, razón y compasión por los demás, en lugar de con hipérboles (otra más para encontrar en el diccionario) y prejuicios.

Pasen tiempo al aire libre, pónganse fuertes tanto física como mentalmente. (ddimitrova/Pixabay)

Tu país te va a necesitar. Su familia y amigos necesitarán su defensa. Incluso nosotros, que ya estaremos muertos para entonces, necesitaremos que recuerden nuestros sueños para ustedes y para este maravilloso país.

En palabras de Winston Churchill, un gran hombre cuya historia deberías explorar algún día, “Esta es la lección: nunca te rindas, nunca te rindas, nunca, nunca, nunca, en nada, grande o pequeño, largo o corto, nunca te rindas excepto a las convicciones de honor y sentido común. Nunca cedas a la fuerza; nunca cedas al poder aparentemente abrumador del enemigo”.

Mantengan la fe, nietos. Mantengan su fe en Dios, en su país, en su familia y amigos, y en la herencia de su civilización.

No pierda de vista el poder de la belleza, ya sea tan simple como una puesta de sol. (eluela31/Pixabay)

Un último consejo: recuerden buscar la alegría en este mundo. Recuerden el poder de la belleza y la bondad. Busquen esa belleza desde ahora, en un atardecer, en un libro, en los ojos de su padre, y practiquen la bondad, incluso si es simplemente dar una sonrisa a un extraño o una palabra amable a su madre.

Sean estrellas en la oscuridad, dulzuras. Sean velas encendidas para la fe, la esperanza, la verdad y la caridad.

Con amor y oraciones para todos ustedes en esta temporada de Navidad:

El abuelo.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas, “Amanda Bell” y “Polvo en sus alas”, y dos obras de no ficción, “Aprendiendo sobre la marcha” y “Las películas hacen al hombre”. Hoy en día, vive y escribe en Front Royal, Va. Vean JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

El nazismo, el fascismo y el socialismo tienen sus raíces en el comunismo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS