Estudiante con gorra de Trump habla después de las amenazas que recibió

Por Zachary Stieber - La Gran Época
21 de Enero de 2019 Actualizado: 21 de Enero de 2019
El estudiante de la Escuela Secundaria Católica Covington, que fue el centro de la última controversia de noticias falsas, habló recientemente y explicó de lo que realmente sucedió el 18 de enero.

Una ola de noticias basadas en un corto vídeo grabado en Washington afirmaban que el estudiante y otros estudiantes acosaron al Nativo Americano y activista anti Presidente Donald Trump, Nathan Phillips, lo que disparó una serie de amenazas contra los estudiantes.

No obstante, el vídeo completo de ese día, mostró al activista aproximándose a los estudiantes y provocando el incidente que no involucró acoso alguno.

En respuesta, Nick Sandmann, el estudiante que estaba parado en frente del activista y sonreía, emitió una declaración al respecto.

“Estoy dando este relato basado en los hechos de lo que sucedió en la tarde del jueves en el Monumento a Lincoln para corregir la desinformación y absolutas mentiras que se difunden sobre mi familia y sobre mí”, escribió Sandmann.

Expresó que él y otros estudiantes de Covington llegaron al monumento a horas 04:30 p.m. y estaban esperando sus autobuses cuando un grupo de manifestantes afroamericanos, identificados como israelitas negros, comenzaron a gritarles. La grabación muestra al grupo diciendo obscenidades a los estudiantes, que poco hicieron en respuesta.

En un momento, el grupo le dijo a un estudiante afroamericano de Covington que ellos “sustraerían sus órganos”.

“Porque estábamos siendo atacados y mofados en público a todo volumen, un estudiante en nuestro grupo pidió a uno de los maestros chaperones permiso para comenzar nuestros cantos de la escuela [y así] contrarrestar las cosas odiosas que nos gritaban. Los cantos son comúnmente usados en eventos deportivos. Son todos positivos en naturaleza y suenan como lo que oirías en cualquier escuela secundaria. Nuestro chaperón nos dio permiso para usar nuestros cantos de la escuela. No lo habríamos hecho sin el permiso de los adultos a cargo de nuestro grupo”, explicó Sandmann.

Luego de unos pocos minutos de cantos, el activista nativo americano se acercó al grupo junto con otros varios manifestantes y se puso cara a cara con Sandmann mientras tocaba el tambor y cantaba a todo volumen.

“El manifestante que todos vieron en el vídeo comenzó a tocar su tambor mientras se metía en la multitud, que se abría para él. No vi a nadie intentar bloquear su camino. Fijó los ojos en mí y se me acercó, hasta que estuvo a centímetros de mi cara. Tocó su tambor todo el tiempo en que estuvo frente a mí”, escribió Sandmann.

“Nunca interactué con este manifestante. No hablé con él. No hice ningún gesto de mano u otros gestos agresivos. Para ser honesto, estaba sobresaltado y confundido, [puesto que no entendía] por qué se había acercado a mí. Ya nos había gritado otro grupo de manifestantes, cuando el segundo grupo se acercó me preocupó que la situación esté saliéndose de control y que adultos estén intentando provocar adolescentes”.

Escuela Secundaria Católica Covington en Park Hills, Kentucky, 19 de enero de 2019. (AP Photo/Bryan Woolston)

Él agregó: “Creí que quedándome quieto y calmo estaba ayudando a suavizar la situación. Me di cuenta de que todos tenían cámaras y que tal vez un grupo de adultos estaba intentando provocar a un grupo de adolescentes para generar un conflicto más grande. Recé en silencio para que la situación no se vaya de las manos”.

Durante el incidente, un miembro de la comitiva de nativos americanos gritó a un estudiante de Covington diciendo “robaron nuestra tierra” y “[deberían] regresar a Europa”, como se escucha en el vídeo completo. Cuando el estudiante comenzó a responder, Sandmann le dijo que no se meta.

La interacción terminó abruptamente cuando los autobuses llegaron y los estudiantes hicieron fila para subirse.

Defendiéndose de aquellos que lo acusaron de acosar a Phillips, Sandmann escribió: “No estaba haciendo caras al manifestante intencionalmente. Sonreí en un momento porque quería que supiera que no me iba a hacer enojar, intimidar, o provocar [para que me involucre en una] confrontación más grande. Soy cristiano de fe y católico practicante, y siempre intento vivir a la altura de los ideales que me enseña mi fe -permanecer respetuoso de los demás y no hacer algo que pudiera causar conflicto o violencia”.

También sostuvo que no le desea el mal a Phillips y que respeta su derecho a la libertad de expresión.

Asimismo, dijo que su familia comenzó a recibir una serie de amenazas y otros mensajes luego de que activistas de izquierda revelaron su información personal.

“He recibido amenazas físicas y de muerte a través de redes sociales, así como insultos odiosos. Una persona me amenazó con lastimarme en la escuela, y otra persona afirma que vive en mi barrio. Mis padres está recibiendo amenazas de muerte y profesionales debido a la muchedumbre en las redes sociales que se formó alrededor de este asunto”, expresó Sandmann. “Me están llamando de todas maneras, inclusive racista, y no soportaré esta difamación del nombre de mi familia por la muchedumbre. Mis padres no estuvieron en el viaje, y me esfuerzo por representar a mi familia de manera respetable en todos los ambiente públicos”.

De NTD News

Sigue a Zachary en Twitter: @zackstieber

TE RECOMENDAMOS