Estudiante sobrevive a fatal incendio en la universidad y crea una fundación para ayudar a otros

Por Louise Bevan
24 de Noviembre de 2021
Actualizado: 24 de Noviembre de 2021

ADVERTENCIA: ESTE ARTÍCULO CONTIENE IMÁGENES QUE ALGUNOS LECTORES PUEDEN CONSIDERAR PERTURBADORAS.

Un estudiante universitario que sobrevivió a un incendio en la Universidad en el que murieron cinco personas está aprendiendo a vivir como un sobreviviente de quemaduras. Después de 32 operaciones, persiste en ver la belleza de la vida y creó una organización sin ánimo de lucro dedicada a la reforzar la seguridad en caso de un incendio, llamada “Brighter Than the Fire” (Más brillante que el fuego), para ayudar a otros a evitar tragedias que se pueden prevenir.

Zachary Sutterfield, de 23 años, es un estudiante dedicado de San Angelo, Texas. Hace tres años, el 20 de julio de 2018, se alojaba en los apartamentos Iconic Village de la Universidad Estatal de Texas, preparándose para el tercer año, cuando se despertó en la madrugada en medio un ardiente incendio, el más grave en la historia registrada de San Marcos.

Zach saltó desde una ventana del segundo piso y cayó de cabeza, con la ropa y el cuerpo en llamas. Fue trasladado al Centro Médico del Ejército Brooke. Declarado muerto a su llegada, fue reanimado con éxito, pero fue necesario extirparle la mitad del cráneo para reducir la inflamación cerebral. Con quemaduras de tercer grado en el 68% de su cuerpo, los médicos sólo pudieron identificarlo por los tatuajes de sus pies.

Zachary Sutterfield, de 23 años, de San Angelo, Texas. (Cortesía de Deona Jo Sutterfield)

“La vida no es algo que podamos controlar, es algo que debemos apreciar”, dijo Zach a The Epoch Times.

“No tengo muchos recuerdos de esa noche. Recuerdo los sonidos vívidamente. Recuerdo que me desperté de una pesadilla en una pesadilla. No recuerdo ningún dolor. Recuerdo estar angustiado y con pánico, y lo más asustado que he estado en mi vida”.

Los padres de Zach, Deona Jo (DJ), de 48 años, y Karl, de 53, recibieron una llamada desesperada del mejor amigo de Zach, BK Frizzell, a las 5:13 de la mañana sobre el incendio. Cinco personas perdieron la vida, entre ellas los compañeros de habitación de Zach, David Angel Ortiz y Haley Michele Frizzell, prima de BK. El hermano de Zach localizó la sala donde ingresaron a Zach; DJ y Karl emprendieron el frenético viaje, sin estar preparados para el panorama que les esperaba.

“No parecía mi hijo”, dijo Karl a The Epoch Times. “Estaba envuelto de pies a cabeza en gasas con sangre goteando por todas partes. Fue irreal (…) los médicos nos dijeron que teníamos que despedirnos”.

Zach sufrió quemaduras de tercer grado en el 68% de su cuerpo en el incendio de la Universidad. (Cortesía de Deona Jo Sutterfield)
Zach después de su 31ª operación. Su mamá, DJ, le quita los puntos de sutura en su casa de San Angelo, Texas. (Cortesía de Deona Jo Sutterfield)

DJ recuerda el shock y el dolor como ningún otro. Recuerda que “cuando los médicos me dijeron cuál era su estado, me tiré al suelo y recé”.

Para Zach, la magnitud de sus lesiones era demasiado para asimilarla. Al mirarse en el espejo, le costaba reconocer su reflejo; hasta el día de hoy sufre dismorfia corporal.

El joven de 23 años se ha sometido a 32 operaciones hasta la fecha, incluidas tres craneotomías, la extirpación de los dedos, injertos de piel, tratamiento con láser para las cicatrices, inyecciones inversas de células grasas en la espalda, reconstrucción de la oreja derecha, extirpación de la banda cicatrizal, operaciones oculares y reconstrucción de la mano derecha. Es posible que necesite más.

Zach con su amiga Shelby Rowe. (Cortesía de Deona Jo Sutterfield)
Zach con la enfermera Mikie Quiroz en el Centro de Quemados del Instituto de Investigación Quirúrgica del Ejército de Estados Unidos, en el Centro Médico del Ejército Brooke, San Antonio, Texas. (Cortesía de Deona Jo Sutterfield)

Zach pasó más de seis meses en rehabilitación en el hospital, y nueve más recibiendo tratamiento ambulatorio diario.

“Tuve que volver a aprender casi todo”, recuerda. “Tuve que aprender a ponerme de pie, volver a caminar, alimentarme, bañarme y muchas otras cosas que la gente da por hecho. La aceptación fue la mayor lucha. Todavía lidio con la culpa de los sobrevivientes, a diario”.

DJ, exmédico del ejército, dejó su trabajo en el USDA para cuidar de su hijo. Además de curar sus heridas y cocinar para él, cantaba y rezaba con él todos los días. Karl también conducía desde el trabajo hasta el pabellón de San Antonio todos los viernes para cantar y rezar con su hijo; le contaba historias para ayudarle a sobrellevar el inmenso dolor y la frustración. “El amor no ha cambiado nada”, aconseja Karl a otros cuidadores. ” Participe en su atención médica. Hagan parte de cada paso que den, literalmente”.

Zach dice que está en deuda con sus padres, que hicieron sacrificios para que alguien estuviera a su lado todos los días. Afirma que su madre le hizo ver muy pronto que “no se iba a dejar ahogar por lo que había sucedido”, sino que, en todo caso, lo iba a impulsar más.

“Siempre supe que mis padres me querían, pero esto nos ha unido más”, afirma.

Zach espera dotar a otras personas con formación adecuada en materia de incendios para que se mantengan a salvo y a los demás. (Cortesía de Deona Jo Sutterfield)

Con el paso del tiempo, Zach encontró nuevas y mejores formas de adaptarse. Sus cicatrices permanecen, pero también su extraordinaria perspectiva; regresó a la universidad para estudiar sociología y espera convertirse en profesor.

“Me di cuenta que esto era una segunda oportunidad para mí. Una oportunidad que algunas personas no tuvieron”, dijo. “Quiero vivir mi vida de la manera que sé que los que se fueron querrían que lo hiciera”.

Karl dijo que Zach siempre ha sido un niño positivo, un “alma vieja” que piensa en los demás, ha desafiado todas las probabilidades y está haciendo cosas increíbles. Como una organización sin ánimo de lucro dedicada a la seguridad contra incendios, Brighter than the Fire, creada con el apoyo de sus padres.

Zach trabajando en su escritorio. (Cortesía de Deona Jo Sutterfield)
Zach con su hermano, Danny (izq.), y su padre, Kar Sutterfield, mientras hacen una barbacoa en el Centro Médico del Ejército Brooke Fisher House 1, San Antonio, Texas. (Cortesía de Deona Jo Sutterfield)

Zach ha sido testigo del dolor de la pérdida de personas en un “incidente que se pudo prevenir totalmente”.

“No me había dado cuenta que había edificios que no cumplían las normas en Estados Unidos”, dijo. “Pensaba que todos los edificios de apartamentos debían cumplir las normas, pero estaba equivocado. Quiero educar a la gente sobre eso y sobre qué hacer en caso de incendio”.

Espera dotar a los demás de los conocimientos adecuados en materia de incendios para que se mantengan a salvo y a los demás. Dice que es primordial controlar el plan de seguridad contra incendios de su casa: alarmas de incendio, extintores y una ruta de salida.

Al canalizar su energía para “encontrar su comunidad” y difundir la positividad, la identidad de Zach se ha hecho cada vez más fuerte.

“Merezco ser feliz, merezco que me quieran”, afirma. “La aceptación no es un camino lineal; un día se puede sentir que se ha conquistado todo y al día siguiente se puede tener un mal día”.

“Tengo la suerte de haber podido experimentar la vida, comer, sentir el sol en mi piel. Puedo ser feliz, sentir emociones. Cuando me deprimo, me doy cuenta que la vida es buena, y yo soy parte de ella. Estoy vivo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS