Estudiantes chinos sufren lavado de cerebro para odiar a Dios y hacer que sus padres renuncien a su fe

Por Daksha Devnani
07 de Febrero de 2021
Actualizado: 08 de Febrero de 2021

El lavado de cerebro de los alumnos, para formar una generación de ateos, es un arma a largo plazo que el Partido Comunista Chino (PCCh) utiliza con crueldad para reprimir las creencias espirituales.

El régimen ha explotado ruinosamente el campo de la educación—una herramienta potencial que puede transformar positivamente cualquier sociedad—para, en cambio, propagar el odio a las religiones adoctrinando a los estudiantes con ideologías comunistas y utilizándolas para seguir amenazando y coaccionando a sus familias para que renuncien a la fe espiritual.

Desde su llegada al poder en 1949, el PCCh lanzó varias campañas para controlar totalmente a la población. El régimen autoritario está “preparando” a los jóvenes de China, desde los jardines de infantes, sobre cómo vigilar y lavar el cerebro de sus familiares con las “ideas y pensamientos correctos” basados en el ateísmo, informó Bitter Winter, una revista sobre la libertad religiosa y los derechos humanos en China.

Antes de empezar la escuela, le hablaba a mi hijo de la creación de Dios, y él lo creía. Pero después que le enseñaron en la escuela, mi hijo es como una persona diferente. En la China atea, a estos niños puros e inocentes se les ha enseñado a odiar a Dios
— - UNA MADRE CRISTIANA ANÓNIMA EN CHINA

Adoctrinando el odio a las religiones

Con el fin de incitar el odio hacia las religiones, las escuelas en China implementaron varias medidas dictadas por el estado para amenazar a los estudiantes de que sus padres y familiares serían detenidos si visitaban la iglesia o lugares religiosos.

Bitter Winter citó un caso en el que el hijo de un padre cristiano encontró un folleto sobre el cristianismo en casa. El niño, preocupado, advirtió a su madre: “Mi profesor dice que el cristianismo es un Xie jiao. Si crees en él, te irás de casa y no me cuidarás. También podrías prenderte fuego”.

“Xie jiao” o “religiones heréticas” es un término utilizado por el PCCh para atacar a todas las creencias en China que se encuentran fuera de las organizaciones religiosas oficialmente sancionadas por el partido y controladas por el Estado. El régimen optó por una engañosa traducción al inglés del término “culto” o “culto maligno” para dar legitimidad a su brutal represión a la fe.

El niño sacó entonces de su mochila un libro de texto de “Moralidad y Sociedad” y hojeó las páginas en las que se mencionaban los Xie jiao y cómo resistirse a esos grupos, añadiendo que su profesor había dicho que los grupos Xie jiao son “terribles”. Influido por lo que le habían adoctrinado, instó a su madre a romper el folleto.

La madre cristiana, con la esperanza de no aumentar las tensiones, escondió todos los artículos religiosos en la casa. Sin embargo, un mes más tarde, el hijo volvió a encontrar un folleto religioso y lo pinchó con un cuchillo de fruta, haciendo varios agujeros mientras amenazaba a su madre para que renunciara a su creencia, subrayando que “el cristianismo es un xie jiao” y que “no debe creer en él”.

Sorprendida por el comportamiento agresivo de su hijo, dijo: “Antes de empezar la escuela, le hablé a mi hijo de la creación de Dios, y él lo creyó. Pero después de que le enseñaran en la escuela, mi hijo es como una persona diferente”. En la China atea, a estos niños puros e inocentes se les ha enseñado a odiar a Dios”.

El cristianismo está compitiendo con el Partido Comunista por el territorio y el corazón de la gente, labor que se lleva a cabo a través de las iglesias y los lugares de reunión religiosa. Por lo tanto, es esencial que todas las escuelas primarias y secundarias, así como los jardines de infantes, amplíen el trabajo ideológico sobre los jóvenes para mejorar su posición política
— - AVISO DE LA OFICINA DE EDUCACIÓN Y DEPORTES DEL CONDADO DE YUGAN, CHINA, SEGÚN BITTER WINTER

Inculcar el “gen rojo” comunista

Según un informe, el líder chino Xi Jinping está “promoviendo enérgicamente la educación patriótica” para adoctrinar a los jóvenes con las ideologías comunistas. Cuando visitó una escuela primaria en la ciudad de Chenzhou, en la provincia central de Hunan, el 16 de septiembre de 2020, hizo hincapié en inculcar el “gen rojo” en los estudiantes y en “transmitir la causa revolucionaria de generación en generación”,

El funcionario de la ciudad de Heze razonó que los niños son “ingenuos” sin pensamiento propio. Por lo tanto, hay que “enseñarles a amar al Partido” a una edad temprana. “Si se les educa así, podrán servir al país cuando crezcan”, dijo el funcionario.

En un caso, el informe dijo que una escuela primaria en la ciudad de Jinan, en Shandong, pidió a los padres que hicieran que sus hijos memorizaran los valores socialistas fundamentales; los padres se quejaron de que sus hijos estaban tan estresados memorizando los “dogmas” que lloraban de frustración.

El 1 de septiembre de 2020, durante la primera clase de educación patriótica del nuevo curso escolar, los alumnos de primaria de la provincia nororiental de Heilongjiang vieron un llamativo lema en la pizarra: “Mantengamos en alto la bandera de los Jóvenes Pioneros, sigamos al Partido y preparémonos para luchar por la causa comunista en todo momento”. Además, había otras pantallas electrónicas cerca de la pizarra que promovían lemas patrióticos similares, según el informe.

Estudiantes en su aula en la escuela primaria Yang Dezhi “Ejército Rojo” en Wenshui, de Xishui, en la provincia de Guizhou, China, el 7 de noviembre de 2016. (FRED DUFOUR/AFP vía Getty Images)

Los niños también son obligados por las escuelas a informar sobre sus padres que siguen una fe particular, y en algunos casos, estos niños también han sido expulsados de la escuela si se descubre que alguien de su familia es un creyente espiritual.

Por ejemplo, el 6 de septiembre de 2020, al nieto de 4 años de una maestra jubilada que enseñaba en el jardín de infantes de la ciudad de Macheng, en la provincia de Hubei, se le prohibió asistir a la escuela incluso después de que la familia pagara la totalidad de las cuotas por adelantado. El motivo de su expulsión fue que su madre y su abuela eran practicantes de Falun Gong que se negaban a renunciar a su fe, informó Minghui, un sitio web con sede en Estados Unidos que publica informes de primera mano sobre la persecución a Falun Gong en China.

Falun Gong, también llamado Falun Dafa, es una práctica de autocultivación espiritual basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Por temor a sus enseñanzas espirituales universales, el antiguo líder del PCCh, Jiang Zemin, consideró esta práctica pacífica como una amenaza para las ideologías comunistas del materialismo, el ateísmo y el marxismo. Entonces lanzó una brutal campaña contra Falun Gong en 1999. El resultado fue que decenas de miles de practicantes fueron encarcelados, torturados e incluso sometidos a sustracción forzada de órganos.

Promesa de “matenerse alejados de la religión

Mientras tanto, al inspeccionar las escuelas en 2019, las autoridades comunistas “identificaron problemas” en la forma en la que el personal manejaba las cuestiones ideológicas relacionadas con las religiones, y a partir de entonces, se emitió un aviso en marzo del mismo año de la Oficina de Educación y Deportes del Condado de Yugan, según un informe de Bitter Winter.

El aviso afirmaba que “el cristianismo competía con el Partido Comunista por el territorio y el corazón de la gente, labor que se lleva a cabo a través de las iglesias y los lugares de reunión religiosa. Por lo tanto, es esencial que todas las escuelas primarias y secundarias, así como los jardines de infantes, amplíen el trabajo ideológico sobre los jóvenes para mejorar su posición política”, según el informe.

Los alumnos de una escuela primaria de la ciudad de Jinzhong, en la provincia de Shanxi, fueron advertidos por el director de que “Estados Unidos y otros países están utilizando la religión para influir en el pensamiento de los chinos”, y les advirtió que debían “permanecer vigilantes”, según otro informe de 2019 de Bitter Winter.

Estudiantes de escuelas primarias y secundarias de la ciudad de Gaoxin escriben sus nombres en pancartas en las que se comprometen a no entrar en ningún recinto religioso. (Cortesía de Bitter Winter)

En el mes de abril de ese año, las escuelas primarias y secundarias llevaron a cabo campañas para firmar pancartas y comprometerse a “mantenerse alejados de la religión” tras recibir órdenes de la Oficina de Educación y Deportes del Distrito de Suiyang en la ciudad de Shangqiu, en la provincia de Henan. Siguieron actos similares en distintas partes de China, en las que participaron tanto alumnos de escuelas como niños de jardines de infantes.

En una escuela secundaria, un director exigió que alumnos y profesores asistieran a una “reunión ideológica” para prohibirles creer en cualquier religión, al tiempo que les hacía firmar con sus nombres en pancartas de propaganda. En un intento de infundir más miedo, se amenazó a los alumnos con expulsarlos si se descubría que creían en Dios, según el informe.

Enormes pancartas con mensajes de “resistencia a entrar a las religiones en los recintos escolares” han sido expuestas de forma destacada en el exterior de jardines de infantes y escuelas, obligando a niños inocentes a convertirse en marionetas del PCCh.

Pancartas con mensajes que llaman a la resistencia a la religión fueron exhibidas en los muros de los campus de las escuelas primarias y secundarias del distrito de Suiyang, China. (Cortesía de Bitter Winter)

Una maestra de jardín de infante anónimo dijo a Bitter Winter: “Los niños son los que más creen a su profesor, por lo que el gobierno nos obliga a adoctrinarlos con estas ideas”.

“Está claro que se trata de hacer que los niños rechacen la fe desde una edad temprana”, añadió la la doccente. “Todavía son jóvenes y no lo entienden todo. No quiero hacerlo, pero no tengo elección: para cumplir con los requisitos del gobierno, tengo que pasar por estos trámites”.

Arshdeep Sarao contribuyó a este informe.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS