Estudiantes demandan a universidad católica por negarles exenciones religiosas a orden de vacuna COVID-19

Por GQ Pan
14 de Septiembre de 2021
Actualizado: 14 de Septiembre de 2021

Un grupo de estudiantes está demandando a la Universidad de Creighton, una institución católica jesuita de Nebraska, por negarse a concederles exenciones religiosas a su orden de vacunación contra el COVID-19.

La demanda fue presentada contra Creighton por cuatro estudiantes que alegaron que recibieron un “trato arbitrario y dispar” debido a sus objeciones religiosas a la vacunación contra el COVID-19. En concreto, las mujeres argumentaban que las vacunas se desarrollaban o probaban utilizando líneas celulares de fetos abortados, lo que va en contra de sus creencias cristianas.

Entre las cuatro estudiantes se encuentra Lauren Ramaekers, presidenta del grupo universitario Creighton Students for Life. En una declaración jurada escrita obtenida por The Epoch Times, la estudiante de último año declaró que, como parte de su fe católica, cree que el aborto es un “mal intrínseco” y que incluso la “cooperación remota” con el aborto infringiría sus convicciones.

“El uso de tejido fetal, células fetales o cualquier producto del aborto en el desarrollo o prueba de una vacuna o cualquier tratamiento médico, es aborrecible para mí”, escribió Ramaekers. “Se trata de una creencia religiosa sincera, que influye en mi visión moral y ética del mundo”.

Creighton anunció en julio que todos los estudiantes debían recibir las vacunas COVID-19 para poder inscribirse y asistir a las clases, advirtiendo que daría de baja a cualquiera que no mostrara una prueba de vacunación antes de la fecha límite del 7 de septiembre. Según un reporte del periódico estudiantil The Creightonian, más del 93% de los 9000 estudiantes de la universidad ya habían sido vacunados a finales de agosto.

La universidad ofreció inicialmente una exención médica y una exención temporal mientras las vacunas estaban bajo la autorización de uso de emergencia del gobierno federal. A Ramaekers se le concedió una exención temporal, que expiró el 23 de agosto, cuando la vacuna de Pfizer-BioNTech recibió una aprobación federal formal. No se han ofrecido exenciones religiosas a los estudiantes.

Ramaekers, que tenía previsto graduarse este diciembre, dijo que desde el 10 de septiembre se le ha prohibido entrar en el campus o inscribirse en las clases de otoño. Ella y las otras tres estudiantes buscan una orden judicial que les permita volver a matricularse o reintegrarse.

Las estudiantes demandantes están representadas por el abogado Robert M. Sullivan, que envió una carta al rector de Creighton, el reverendo Daniel S. Hendrickson, el 2 de septiembre, en la que pedía a la universidad que permitiera a sus clientas continuar sus estudios sin tener que violar su propia conciencia. Sullivan dijo que no recibió respuesta a esa carta.

Según Sullivan, el “enfoque rígido e intolerante” de la universidad jesuita hacia las estudiantes no vacunadas “fue una gran sorpresa para muchos”.

“La esperanza es que las instituciones educativas y otras personas en posiciones de autoridad lleguen a apreciar el hecho de que es mejor educar y animar que forzar el cumplimiento”, dijo Sullivan en una declaración a The Epoch Times. “Esto es especialmente cierto cuando los que no están en una posición de autoridad tienen serias y profundas objeciones de conciencia, y cuando los que tienen autoridad se niegan a escuchar y considerar enfoques alternativos”.

“Aunque las demandantes están muy decepcionadas por el duro trato que han sufrido por parte de la Universidad de Creighton, siguen confiando en que la justicia prevalecerá”, dijo.

Un portavoz de Creighton dijo que la universidad está al tanto de la presentación de una demanda, pero que no podía hacer comentarios sobre acciones legales o litigios pendientes.

La demanda se produce en medio de un debate en curso dentro de la comunidad católica sobre la moralidad de las exigencias de la vacuna contra el COVID-19. Si bien las orientaciones de la Curia Romana afirmaban que la vacunación “no es una obligación moral” y, por lo tanto, “debe ser voluntaria”, también indicaban a los creyentes que, si no se dispone de vacunas “éticamente irreprochables”, es “moralmente aceptable recibir las vacunas COVID-19 que han utilizado líneas celulares de fetos abortados en su proceso de investigación y producción”.

Según un reporte del British Medical Journal, en el proceso de fabricación de la vacuna de Johnson & Johnson se utilizaron líneas celulares derivadas de abortos voluntarios realizados hace décadas. Otras vacunas que se utilizan en Estados Unidos, como las de Pfizer y Moderna, utilizaron estas líneas celulares en las pruebas, pero no en la producción.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS