Estudiantes se desmayan de hambre en las escuelas venezolanas en medio de la crisis económica

Por Katabella Roberts
02 de Diciembre de 2019 Actualizado: 02 de Diciembre de 2019

Los niños que asisten a las escuelas en toda Venezuela se desmayan regularmente debido a la falta de comida, reportó The New York Times.

La publicación citaba un incidente en la escuela primaria Liceo Augusto D’Aubeterre, en el cual cinco niños se desmayaron y otros dos fueron llevados al hospital durante una ceremonia de oración de 15 minutos dirigida por un obispo católico local.

Muchos de los estudiantes de la escuela asisten a clase sin haber desayunado o cenado la noche anterior, en medio de la devastadora crisis económica de seis años que perdura hoy en el país, según la publicación.

Mientras tanto, según se informa, los niños basan su decisión de asistir a la escuela en si se les proporcionará o no comida a los estudiantes.

La maestra y dirigente sindical de Boca de Uchire, Maira Marín, dijo a la publicación: “No se puede educar a la gente esquelética y hambrienta”.

Venezuela, que alberga las mayores reservas de petróleo crudo del mundo, había mantenido anteriormente una relativa estabilidad y era una de las economías que más rápido crecía en América Latina.

Sin embargo, ha sido testigo de una catastrófica crisis económica desde 2014, cuando el precio mundial del petróleo cayó junto con la demanda de petróleo venezolano. El producto interno bruto de la nación sudamericana se desplomó y la inflación se disparó rápidamente.

La economía del país dependía en gran medida de las exportaciones de petróleo, que representaban aproximadamente el 90 por ciento de sus ingresos, y con esos ingresos, el gobierno socialista, dirigido por Hugo Chávez de 1999 a 2013, pagó numerosos programas sociales.

Su objetivo es luchar contra la pobreza y la desigualdad en todo el país, al tiempo que se conceden subsidios a las personas de bajos ingresos para los servicios de salud.

Mientras tanto, las escuelas de todo el país proporcionaban educación a los estudiantes, incluso en zonas remotas, aunque las obligaciones de gasto del gobierno aumentaron drásticamente.

Como resultado de la agitación económica, casi 32 millones de venezolanos no han podido comprar alimentos y medicinas, al tiempo que los cortes y la escasez de electricidad se han convertido en algo habitual.

A medida que el descontento político crece dentro de la nación, se informa que cuatro millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años, disminuyendo el número tanto de estudiantes como de maestros.

Para los maestros que se quedan, los salarios son casi nulos, mientras que algunas escuelas apenas albergan 100 estudiantes, en comparación con los miles que antes asistían debido al alto costo de los uniformes, los utensilios escolares y los pasajes de autobús.

Los expertos han advertido ahora del peligro que el colapso del sistema educativo venezolano representa para sus ciudadanos, lo que podría frenar el desarrollo del país.

“Toda una generación se está quedando atrás. El sistema educativo actual no permite que los niños se conviertan en miembros significativos de la sociedad”, dijo a la publicación Luis Bravo, investigador de educación de la Universidad Central de Venezuela en Caracas.

Según el Instituto de Estadística de la UNESCO, en 2017 había 324,992 niños sin escolarizar, frente a los 120,920 de hace seis años.

Según se informa, muchas escuelas están cerrando en esta antigua nación rica, en contradicción con la ideología de inclusión social del gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro, que tanto tiempo lleva predicando.

A principios de esta semana, el gobierno de Maduro pareció aflojar su control sobre la estricta aplicación de los controles de precios en el país al permitir los primeros descuentos del Viernes Negro en los últimos años.

Los centros comerciales y los pequeños minoristas de todo el país anunciaron descuentos de hasta el 80 por ciento en una variedad de productos, con la esperanza de que alentarían la afluencia de compradores navideños y compensarían las débiles ventas, que cayeron un 50 por ciento este año, reportó Reuters.

Descubre

Diputados denuncian al régimen chavista por hipotecar Venezuela durante el auge petrolero

TE RECOMENDAMOS