Estudio sobre los cierres revela crisis de salud mental no diagnosticada en las madres primerizas

Los investigadores descubrieron que el distanciamiento social es la principal causa del aumento de los sentimientos de depresión y ansiedad
Por VICKY FALLON
26 de Febrero de 2021
Actualizado: 02 de Marzo de 2021

Las madres primerizas experimentaron tasas preocupantes de depresión y ansiedad durante el primer encierro, según revela nuestra nueva investigación. Uno de los principales factores que contribuyeron a que se sientan así, fue el impacto psicológico de las medidas de distanciamiento social.

Nuestro estudio examinó las experiencias psicológicas y sociales de más de 600 mujeres con bebés entre el nacimiento y las 12 semanas de vida durante el primer encierro en Reino Unido.

Queríamos comprender las tasas de prevalencia de depresión y ansiedad maternas “clínicamente relevantes”. Por clínicamente relevante, nos referimos a las madres que puntuaron por encima de un cierto umbral en los cuestionarios que normalmente utilizan los médicos cuando evalúan y diagnostican enfermedades mentales.

Las tasas habituales de depresión ansiedad  después del nacimiento en Reino Unido son de alrededor del 15 por ciento. Nuestra encuesta encontró tasas similares: el 11 por ciento de las mujeres informaron que ya tenían un diagnóstico clínico actual de depresión y el 18 por ciento informaron un diagnóstico clínico existente de ansiedad.

Sin embargo, cuando exploramos esto más a fondo, en realidad encontramos que una proporción mucho mayor experimentaba depresión y ansiedad, simplemente no tenían un diagnóstico clínico formal todavía.

Esto se reveló cuando examinamos cuántas de las madres obtuvieron puntajes por encima del umbral clínico en los cuestionarios de salud mental que completaron. Los hallazgos fueron profundamente preocupantes. Encontramos que el 43 por ciento de las mujeres cumplían los criterios de depresión clínicamente relevante y el 61 por ciento cumplían los criterios de ansiedad.

Esto significa que más de un tercio de las mujeres que cumplieron con los criterios de depresión y ansiedad, no informaron tener un diagnóstico clínico actual.

También preguntamos a las madres si sentían que sus sentimientos o relaciones se habían visto afectados por la introducción de medidas de distanciamiento social. Nuestro análisis encontró que el impacto psicológico percibido del distanciamiento social fue el principal factor que influyó en los sentimientos de depresión y ansiedad.

Interrupción de la atención a las madres

Está bien establecido que el período posnatal temprano es un momento de vulnerabilidad para la depresión y la ansiedad. Pero nuestro estudio muestra que la salud mental materna después del nacimiento se ve aún más comprometida cuando se combina con el estrés de la pandemia.

Durante el primer cierre en Reino Unido en marzo de 2020, las nuevas madres experimentaron importantes interrupciones en la atención y el apoyo. Estos incluyeron un acceso reducido en persona a los servicios de salud posnatal, como citas con los visitadores de salud, asesoramiento sobre lactancia materna y clínicas de pesaje de bebés.

Las nuevas madres habían reducido el apoyo social de familiares y amigos debido a las restricciones de encierro. Las parejas de nacimiento tampoco pudieron apoyar a la madre durante el trabajo de parto y el nacimiento de su bebé debido a las restricciones de visitas al hospital.

Si bien estas medidas fueron esenciales para minimizar la propagación del COVID-19, los riesgos psicológicos de tener un bebé durante este tiempo han recibido mucha menos atención.

Nuestros hallazgos son aún más preocupantes cuando se consideran los bloqueos posteriores que las madres experimentaron desde marzo de 2020, particularmente durante los meses de invierno. El efecto acumulativo de los bloqueos sobre la salud mental materna aún no se ha estudiado en detalle. Pero no esperamos que sea mejor ahora que el año pasado.

Proteger el bienestar materno

Creemos que nuestro estudio pone de relieve una crisis de salud mental materna que requiere atención e intervención urgentes. También se encontraron altas tasas de depresión y ansiedad durante la pandemia en otros países desarrollados, lo que indica que las madres del Reino Unido no están solas cuando se trata de salud mental.

Ya existe evidencia consistente de que la depresión y la ansiedad posparto están relacionadas con una variedad de resultados negativos fuera del COVID-19 en términos de salud, desarrollo y comportamiento de los niños. Es necesario realizar investigaciones longitudinales para abordar las consecuencias a corto y largo plazo de la pandemia en la salud mental materna.

También sabemos que es probable que la reducción del acceso al diagnóstico y tratamiento durante la pandemia afecte aún más la salud mental, ampliando la brecha entre la prevalencia de la mala salud mental y el diagnóstico y el tratamiento adecuado. Por eso pedimos un mejor acceso a la atención de salud mental perinatal durante la pandemia y más allá.

Es fundamental que las intervenciones de salud mental sean oportunas y satisfagan las necesidades de las madres para prevenir la escalada de síntomas y prevenir cargas adicionales para los sistemas de atención de la salud. Las intervenciones deben desarrollarse con flexibilidad para garantizar que funcionen tanto en esta como en cualquier crisis de salud futura.

Un aspecto positivo que se puede extraer de nuestra investigación es que más del 80 por ciento de las mujeres no experimentaron cambios en cómo se sentían acerca de la relación con su bebé. Quizás esto indique que a pesar de todas las interrupciones y restricciones encontradas al tener un bebé durante el encierro, la relación madre-hijo permanece estable. Esto debería proporcionar un pequeño consuelo a las familias que esperan que regrese alguna forma de normalidad.

Vicky Fallon  es profesora de psicología de la salud en la Universidad de Liverpool en Inglaterra, Sergio A. Silverio  es investigador asociado en ciencias sociales de la salud de la mujer en King’s College London, y  Siân Macleod Davies es  Ph.D. investigador de la Universidad John Moores de Liverpool. Este artículo se publicó por primera vez en The Conversation.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS