Estudio universitario halla mayor riesgo de diagnósticos psiquiátricos entre pacientes con COVID-19

Por Naveen Athrappully
07 de Junio de 2022 4:21 PM Actualizado: 07 de Junio de 2022 4:21 PM

Un estudio reciente publicado por la Universidad Estatal de Oregon descubrió que las personas infectadas con COVID-19 tienen una mayor probabilidad de desarrollar trastornos psiquiátricos a los cuatro meses de contraer el virus.

Para el estudio, publicado en World Psychiatry el 7 de mayo, los investigadores utilizaron datos de la National COVID Cohort Collaborative (N3C). Emparejaron a 46,610 pacientes infectados con COVID-19, que puede desencadenar una infección de las vías respiratorias (ITR), con pacientes de control diagnosticados con una ITR diferente.

Esto les permitió a los investigadores observar específicamente cómo el COVID-19 afectó la salud mental de las personas infectadas. No se incluyeron en el estudio pacientes con antecedentes de enfermedad mental antes de los 21 días posteriores al diagnóstico de COVID-19. También se excluyeron aquellos con un historial médico que se extendía un año antes de su diagnóstico de COVID-19.

Los investigadores analizaron la tasa de diagnósticos psiquiátricos en los 46,610 pacientes con COVID-19 durante dos periodos de tiempo: La fase postaguda temprana, entre 21 y 120 días desde la infección, y la fase postaguda tardía, entre 121 y 365 días desde la infección.

El estudio descubrió que los pacientes con COVID-19 tenían una tasa del 3.8 por ciento de probabilidades de desarrollar un trastorno psiquiátrico en la fase post-aguda temprana en comparación con solo el 3 por ciento para otras infecciones del tracto respiratorio. Esto equivalía a un riesgo casi un 25 por ciento más alto para los pacientes con COVID-19.

Sin embargo, los investigadores no encontraron una “diferencia significativa en el riesgo” cuando compararon pacientes con COVID-19 en fase posaguda tardía con personas con otras infecciones del tracto respiratorio.

Cuando los investigadores observaron los trastornos de ansiedad, encontraron que la proporción de incidencia de un diagnóstico de trastorno de ansiedad de nueva aparición era “significativamente más alta” para los pacientes con COVID-19 en comparación con los pacientes con IRT. Para los trastornos del estado de ánimo, no se observaron diferencias tan significativas.

“Para las personas que han tenido COVID, si sienten ansiedad, si están viendo algunos cambios en la forma en que están pasando por la vida desde un punto de vista psiquiátrico, es totalmente apropiado que busquen ayuda”, dijo Lauren Chan, coautora del estudio, según un comunicado de prensa del 6 de junio por Eurekalert.

“Y si usted es un proveedor de atención, debe ser proactivo y comenzar a detectar esas afecciones psiquiátricas y luego hacer un seguimiento a esos pacientes”.

Chan enfatizó que no todas las personas infectadas con COVID-19 tendrán tales problemas psiquiátricos. En el contexto de la infraestructura de atención médica de Estados Unidos, un aumento en la cantidad de pacientes con COVID-19, que buscan atención psiquiátrica, podría agregar más presión al sistema, advirtió.

Otros estudios también han sugerido que un segmento de pacientes con COVID-19 podría terminar enfrentando problemas psicológicos.

Una investigación publicada en abril de 2021 descubrió que el 34 por ciento de los 236,379 supervivientes del COVID-19 incluidos en el estudio desarrollaron trastornos neurológicos y mentales en los seis meses posteriores a la infección, según WebMD.

La ansiedad fue el trastorno más comúnmente encontrado, con un 17 por ciento de sujetos que lo informaron. A esto le siguieron los trastornos del estado de ánimo con un 14 por ciento, los trastornos por abuso de sustancias con un 7 por ciento y el insomnio con un 5 por ciento.

Cuando se trataba de problemas neurológicos, el 0.6 por ciento informó hemorragia cerebral, el 2.1 por ciento informó accidentes cerebrovasculares isquémicos y el 0.7 por ciento informó demencia. Entre los pacientes diagnosticados como gravemente enfermos con COVID-19, estas tasas aumentaron. De los pacientes ingresados en la unidad de cuidados intensivos, el 7 por ciento experimentó un accidente cerebrovascular, mientras que el 2 por ciento fue diagnosticado con demencia.

En otro estudio publicado el 16 de febrero en BMJ, los investigadores analizaron registros de casi 153,848 pacientes con COVID-19 en el sistema de la Administración de Salud de Veteranos (VHS), comparándolos con personas que no habían contraído el virus.

Se encontró que aquellos que se infectaron tenían un 35 por ciento más de probabilidades de ser diagnosticados con ansiedad después de la infección que las personas no infectadas, un 38 por ciento tenían más probabilidades de ser diagnosticados con trastornos de ajuste y estrés, un 39 por ciento tenían más probabilidades de ser diagnosticados con depresión y el 41 por ciento tenía más probabilidades de ser diagnosticado con trastornos del sueño.

“Parece haber un claro exceso de diagnósticos de salud mental en los meses posteriores al covid”, le dijo a The New York Times Paul Harrison, profesor de psiquiatría en la Universidad de Oxford que no participó en el estudio.

Sin embargo, solo del 4.4 al 5.6 por ciento de las personas en el estudio fueron diagnosticadas con trastornos de ansiedad, depresión, adaptación y estrés.

“Afortunadamente, no es una epidemia de ansiedad y depresión”, agregó Harrison. “Pero no es algo trivial”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.