Estudios indican un vínculo entre los altos niveles de contaminación en China y el coronavirus

Por Chriss Street
13 de Febrero de 2020 Actualizado: 13 de Febrero de 2020

Análisis de noticias

China, como la quinta nación peor contaminada del mundo y Wuhan como la cuarta ciudad más contaminada, parece ser más susceptible al nuevo coronavirus (denominado formalmente COVID-19) porque los niveles de contaminación del aire aumentan las tasas de infecciones respiratorias, según varios estudios.

Los primeros casos reportados con COVID-19 y la mayoría de las muertes se han centrado en Wuhan, la ciudad más poblada del centro de China, con una población de 11 millones. Wuhan, como un gran puerto fluvial y una ciudad industrial situada en la confluencia del río Yangtze y el río Han, es la 30º ciudad peor contaminada en el mundo, sólo un poco menos contaminado que las ciudades chinas de Tianjin, Beijing y Shenyang, según un informe de 2019 sobre el “Índice de Contaminación Mundial” por el STC, una firma de datos e investigación. STC estudió 182 ciudades del mundo.

El Journal of the American Medical Association informó el 7 de febrero un análisis de las características de 138 pacientes hospitalizados en Wuhan por síntomas de neumonía aguda de las vías respiratorias inferiores asociadas con COVID-19. El estudio encontró que la edad media de ingreso fue de 56 años; la edad media del 26 por ciento que requiere cuidados intensivos fue de 66 años; y casi dos tercios del 4.3 por ciento de los pacientes que murieron ya sufrían de “comorbilidades” subyacentes asociadas con enfermedades cardíacas o pulmonares.

Los datos altamente confiables refuerzan las observaciones generales de que el COVID-19 tiende a afectar a las personas mayores debilitadas que ya padecen enfermedades cardíacas y pulmonares crónicas asociadas con la vida en ciudades chinas con altos niveles de contaminación del aire.

No se entiende completamente por qué los niños parecen estar escapando de los peores efectos del coronavirus COVID-19. Pero un patrón similar es válido para muchas enfermedades infecciosas, como los brotes comunes de sarampión y varicela, y los coronavirus del síndrome respiratorio agudo (SARS) y el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS).

El Dr. Andrew Pavia, jefe de la División de Enfermedades Infecciosas Pediátricas de la Universidad de Utah, dijo a la revista Live Science: “Una hipótesis es que la respuesta inmune innata, que es la respuesta temprana que se dirige ampliamente a grupos de patógenos, tiende a ser más activa” en los niños.

Un estudio de 2018 publicado en el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine informó que la exposición a cada aumento de 10 millonésimas de gramo por metro cúbico de contaminación atmosférica de partículas pequeñas (10 PM2.5 μg/m3) durante un período de 1 a 4 semanas “se asoció con 15 a 32% más de probabilidades” de contraer una infección aguda de las vías respiratorias inferiores.

El informe STC explica: “PM 10 es material particulado de 10 micrómetros o menos de diámetro, mientras que PM 2.5 es material particulado de 2.5 micrómetros o menos de diámetro. Las partículas son la forma más dañina de contaminación del aire porque pueden penetrar profundamente en los pulmones y el torrente sanguíneo sin filtrar. Eso puede causar ataques cardíacos, enfermedades respiratorias e incluso mutaciones permanentes en el ADN. Cuanto mayor es la densidad de estas partículas, mayor es el riesgo”.

El mes pico estacional de Wuhan para los niveles de contaminación del aire PM2.5, PM10, NO2, SO2 y CO se produce en diciembre debido a “mayores emisiones locales y condiciones climáticas severas”, mientras que su contaminación estacional del aire baja en julio debido a los días pico de lluvia.

Existe una estrecha similitud estacional entre los primeros casos reportados del brote de coronavirus COVID-19 que ocurrió a principios de diciembre de 2019 en Wuhan y el brote de coronavirus de SARS a mediados de noviembre de 2002 en la provincia rural de Guangdong.

La Organización Mundial de la Salud informó que la cantidad de casos de brotes de coronavirus se aceleró rápidamente en los primeros meses. El informe completo de la OMS sobre el reporte “Documento de Consenso sobre la Epidemiología del SARS” rastreó el rápido aumento de los casos de SARS que alcanzó su punto máximo en marzo de 2003, luego disminuyeron durante abril y expiraron en mayo. Ese patrón estacional sigue los niveles de contaminación estacional de China que alcanzan su punto máximo en la estación seca de fin de año y caen en la estación lluviosa de invierno.

No hay estadísticas confiables del régimen chino con respecto al número de infecciones y muertes por COVID-19, pero los informes online especulan que hasta 60 ciudades y 400 millones de chinos están bajo alguna forma de cuarentena para detener el brote.

El cierre de casi toda la actividad económica en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei para frenar la propagación de COVID-19 podría conducir a una reducción en los niveles de contaminación del aire para los componentes PM2.5, PM10, NO2, SO2 y CO que pueden ayudar a limitar el aumento de nuevas infecciones.

Video relacionado

¿El régimen chino está ocultando la gravedad del coronavirus?

TE RECOMENDAMOS