A las plantas les gusta la música clásica y no el rock. Enólogo lo confirma con sus robustas viñas

Por La Gran Época
10 de Abril de 2019 Actualizado: 19 de Abril de 2019

Las plantas aman la música, pero no cualquier música. Tienen un gusto por lo clásico. Los investigadores no solo demostraron que el rendimiento de los cultivos aumenta, sino que también aumentan su crecimiento, al exponerlas a la música clásica.

Estudios científicos probados amplían su horizonte. Una vez que leas este artículo, puedes oír un poco más de Mozart mientras estés en casa.

Enólogo italiano dice que sus viñas son “más robustas” gracias a Mozart

El enólogo Giancarlo Cignozzi interpreta a Mozart en sus viñas porque sabe que les gusta.

Cuando llevó la música por primera vez a los cultivos de “Il Paradiso di Frassina”, descubrió que las uvas que se cultivaban más cerca del altavoz no solo crecían dirigiéndose hacia él, sino que también se hacían más grandes.

“Las plantas parecen más robustas. Las uvas más cercanas al altavoz tienen un mayor contenido de azúcar, por lo que creemos en esta idea”, dijo Ulisse, hijo de Giancarlo, que elabora vino y papas, a CBS News.

Curiosamente, mientras sus enredaderas pasan sus días tomando el sol tranquilamente en las colinas de Montalcino, en la Toscana y escuchando piezas clásicas, son menos susceptibles a los ataques de insectos, por lo que Giancarlo ya no usa pesticidas.

Las plantas aman la música clásica y aparentemente detestan la música rock.

En 1973, Dorothy Retallack, autora de El sonido de la música y las plantas, probó un grupo de plantas exponiéndolas a la música rock y a otro grupo a la música clásica.

El grupo de plantas expuestas a Brahms, Schubert, Beethoven y Hayden crecieron hacia el altavoz, e incluso se entrelazaron alrededor del altavoz. (Pero necesitaron más pruebas).

El grupo expuesto a la música rock, sin embargo, se alejó del altavoz y subió por la pared de vidrio en lo que se cree, que es un intento de escapar del sonido. Incluso girando las plantas, continuaron creciendo lejos del altavoz que emanaba la música rock.

Además, el grupo de plantas expuestas a la música rock creció de manera anormal y produjo hojas más pequeñas. Este grupo murió en dos semanas.

Mejoras en el crecimiento y un mayor rendimiento para un campo de cultivos

El Dr. TC Singh, jefe del Departamento de Botánica de la Universidad Annamalia de India, encontró que la tasa de crecimiento de las plantas de bálsamo se aceleró en un 20 por ciento en altura y en un 72 por ciento en biomasa después de ser expuesta a la música clásica interpretada por flauta, violín, armonio y “Reena”, un instrumento indio.

Crédito: Pixabay/Bairyna/Creative Commons CCO 1.0

Además, las semillas que fueron expuestas a la música clásica y luego germinadas, produjeron plantas más saludables, de mayor tamaño y con más hojas.

En otro experimento, usó altavoces para tocar música clásica india en un arrozal. Estas cosechas terminaron creciendo del 25 al 60 por ciento más que el promedio regional de India.

Hizo lo mismo con los cacahuates y los provocó musicalmente para que obtuvieran un 50 por ciento más.

El Dr. Singh también notó que en los experimentos que realizó, las plantas eran más receptivas a los sonidos de violín.

Beethoven ayuda al crecimiento del cultivo de arroz

En un experimento realizado por Mi-Jeong Jeong del Instituto Nacional de Biotecnología Agrícola, en Suwon, Corea del Sur y sus colegas, utilizaron en su experimento, la “Sonata Claro de Luna” de Beethoven y se escuchó en algunos campos de arroz.

Los investigadores monitorearon la expresión genética del cultivo y determinaron que no solo Beethoven sino la música clásica en general estimula el crecimiento de los cultivos. Tocaron 14 piezas clásicas diferentes, todas las cuales produjeron resultados positivos similares.
El mismo efecto también puede animar a los capullos a florecer, produciendo más frutos o una mayor cosecha.

La investigación de Jeong está respaldada por el ingeniero canadiense Eugene Canby, quien expuso el trigo a la sonata para violín de Johann Sebastián Bach. Sus hallazgos muestran que el rendimiento de la cosecha de trigo aumentó en un 66 por ciento gracias a Bach.

Quizás te preguntes cómo las plantas “oyen” la música. Bueno, uno necesita pensar más en términos de vibraciones y frecuencias de ondas de sonido armoniosas, que es lo que se entiende que estimula al crecimiento de las plantas.

Algunos experimentos anteriores son solo una pequeña parte de lo que se descubrió de los  interesante hallazgo.

Sí, tal vez deberías volver a escuchar a Bach … Tus plantas te lo agradecerán. ¡Tu propio cuerpo puede que también!

Mira el video a continuación sobre uvas, vinos y música clásica

Repartidor de pizza sorprende a sus clientes al interpretar música de Beethoven

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS