Estuvo 6 meses escondido en la bolsa de mamá pero ahora asomó su diminuta cabeza de bebé canguro

Por La Gran Época
12 de Septiembre de 2018 Actualizado: 12 de Septiembre de 2018

El Santuario de Healesville de Victoria, Australia, está celebrando el nacimiento de un canguro de árbol  en peligro de extinción, que es el primero en nacer en el Santuario, y lo más importante es que el pequeño asomó la cabeza por primera vez.

Mani y su compañero de cría Bagam fueron emparejados con éxito a principios de 2016.

A principios de este año, después de un chequeo rutinario de la bolsa, los cuidadores descubrieron que Mani tenía un pequeño que crecía en su bolsa.

El pequeño canguro de los árboles asoma su cabeza por primera vez. Foto de Zoos Victoria/Facebook

El cangurito pasó seis meses dentro de la bolsa de su madre antes de sacar la cabeza por primera vez en una fría mañana de invierno. En los próximos meses, el joven seguirá saliendo cada vez más de la bolsa. Se hará más independiente a medida que aprenda de mamá y papá.

Los canguros arbóreos están amenazados en la naturaleza por la caza y la pérdida de hábitat. En respuesta, los Zoos de Victoria emprendieron su trabajo de lucha contra la extinción más allá de las fronteras, asociándose con organizaciones de todo el mundo en el Programa de Conservación del Canguro de los Árboles para salvar a la especie de la extinción.

El pequeño canguro de los árboles asoma su cabeza por primera vez. Foto de Zoos Victoria/Facebook

Estos canguros forman parte de la familia de los macropodos, y están estrechamente relacionados con los canguros que habitan en el suelo, como los walabíes y los canguros.

Los canguros de árbol están bien adaptados al estilo de vida de la copa de los árboles, son ágiles escaladores y pueden ser torpes en el suelo. Estos canguros viven en los bosques tropicales de Papúa Nueva Guinea, Indonesia y el extremo norte de Queensland. Hay 14 especies de canguro de árbol, la mayoría son increíblemente raras y las poblaciones están en declive.

El pequeño canguro de los árboles asoma su cabeza por primera vez. Foto de Zoos Victoria/Facebook

Mani, Bagam, y ahora su pequeña cría, son embajadores de sus primos salvajes, porque ayudan a conectar a la gente con un tipo de animales que tal vez nunca vean en la naturaleza.

Ahora, los visitantes del Santuario de Healesville pueden ver el adorable trío que se exhibe en la exposición Kangaroo Country.

TE RECOMENDAMOS