El eucalipto arcoíris, el único árbol que parece una autentica obra de arte pintada por los dioses

Por Romina Garcia
07 de Noviembre de 2019 Actualizado: 17 de Noviembre de 2019

Los árboles más altos y más coloridos del mundo son los eucalyptus deglupta, más conocido como eucaliptos arco iris. Estas bellezas que parecen pintados al óleo son originarios de distintas zonas del Pacífico, como Nueva Guinea, Nueva Bretaña, Seram, Sulawesi, en Indonesia, y Mindanao en Filipinas.

Esos llamativos árboles tiene un color en la corteza que comienza como un verde chartreuse, pero se vuelve verde oscuro, púrpura pastel, rojo oxidado y naranja quemado a medida que envejece.

Según una investigación realizada por David Lee, profesor emérito de botánica en la Universidad Internacional de Florida y autor de Nature’s Palette: The Science of Plant Color, la división de las células cambium en un árbol eucalipto arco iris en crecimiento produce una sucesión de cortezas delgadas, cada una de las cuales tiene decenas de células gruesas y cada capa de corteza tiene una superposición de superficie transparente de solo una parte de grosor, y el tejido debajo está lleno de clorofila verde brillante. Con el tiempo, las células de la superficie transparente se vuelven de color marrón rojizo de los taninos. Estas acumulaciones, más un agotamiento de clorofila en el tejido subyacente, conducen al cambio aparente en el color de las capas de corteza.

“Cuando miras el tronco del árbol, estás viendo estas múltiples capas delgadas de corteza, desde las capas más viejas que se despegan para revelar las capas más jóvenes”, dijo David de acuerdo a Science Friday.

Imagen ilustrativa. (Jeff Kubina/Flickr/CC BY-SA 2.0)

Mientras que la mayoría de las especies de eucalipto son nativas de Australia, donde el clima es más seco, el eucalipto arcoíris es nativo de los frondosos bosques de Indonesia y Filipinas. También se ha introducido en lugares como el sur de California y Hawai, así como el sur de Florida, como un árbol ornamental. “Le gustan los pies mojados y un clima más húmedo”, señaló David Lorence director del Jardín Botánico Tropical de Kalaheo, Hawái.

Rainbow in a Tree

El eucalipto arcoíris crece rápido, casi un metro por año, y puede alcanzar alturas de más de 70 metros. Sus pequeñas flores blancas están llenas de néctar, por lo que es una buena fuente de miel.

Imagen ilustrativa. (carvalho/ Flickr/CC BY-ND 2.0)

Christopher Martin, un fotógrafo canadiense cuyo trabajo ha aparecido en National Geographic Traveler, pudo capturar en una fotografía, durante un reciente viaje a Hawai, la belleza de la distinción de cada color.

Para lograr que la arboleda colorida se vea como una paleta de pintor tuvo que atravesar una tormenta y las nubes le proporcionaron una luz suave y difusa, y el agua sacó matices muy saturados en la corteza. “Estos colores vibrantes simplemente saltaron” del baúl, dice Martin.

Una cierva afortunada. Donde hay vida, hay esperanza

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS