Evacúan en estado crítico a boliviano en huelga de hambre contra cuarto mandato socialista de Evo

Por La Gran Época
12 de Enero de 2019 Actualizado: 22 de Marzo de 2019

Un boliviano que estuvo durante 25 días en huelga de hambre contra la reelección indefinida del socialista Evo Morales, fue evacuado de la casa de campaña donde permanecía debido a su delicado estado de salud.

Comenzó su huelga 3 semanas atrás en una iglesia, y luego se trasladó a la plaza Abaroa, frente al Tribunal Supremo Electoral (TSE). Hoy, el activista Henry Rojas Escobar fue dado de baja de su medida de presión, por su delicado estado de salud.

El miércoles 9 de enero de 2018, el medio Página Siete entrevistó a Rojas para conocer los motivos que lo llevaron a asumir esta medida de protesta.

Indicó que era una forma de luchar por recuperar la democracia luego de que el presidente Evo Morales desconociera el voto del pueblo expresado el 21 de febrero.

“Prefiero morir en esta huelga antes de que Evo y Álvaro se enquisten en el poder”, afirmó el activista.

Ahora, en este video de Reuters, a Henry Rojas se le escucha decir una y otra vez que no quiere dejar la huelga de hambre.

Días atrás, la madre de este activista escribió una carta al secretario general de la OEA, solicitando su intervención:

“Mi hijo ha tomado esta medida extrema en defensa de la democracia en Bolivia y ante la mirada indiferente del Tribunal Supremo Electoral, así como de las máximas Autoridades Bolivianas que hasta la fecha no se han pronunciado”, escribió María Luisa Escobar.

En Bolivia, el 21 de febrero de 2016 el régimen hizo un referéndum para aprobar la reelección indefinida de Evo Morales con un ‘SI’, siguiendo el mismo modelo ya impuesto en Venezuela, Nicaragua y Ecuador. Pero Bolivia dijo NO y ese día pasó a la historia como 21F.

El 21 de febrero de 2018, con un contundente paro cívico nacional, BOLIVIA derrotó otra vez al dictador cocalero conminándolo a cumplir el NO del 21F.

Quiebre democrático

Luego del derrocamiento del presidente Sánchez de Lozada el 17 de octubre de 2003, comenzó un proceso de destrucción de la democracia en Bolivia.

Evo Morales juró a la presidencia en enero de 2006 por un solo período de 5 años con expresa prohibición constitucional de reelección continua.

Pero Evo convocó a su constituyente, “liquidó la República de Bolivia e impuso el Estado Plurinacional el 2009”, reportó el diario Las Américas.

Una mujer sostiene un cartel que dice ‘Bolivia dijo No’ durante una marcha en contra de la nominación del presidente boliviano Evo Morales como candidato a la reelección para las elecciones de octubre de 2019, durante un paro nacional, en La Paz, el 6 de diciembre de 2018. (Foto de AIZAR RALDES/AFP/Getty Images)

En esa nueva constitución del Estado Plurinacional, Evo impuso la reelección consecutiva por una sola vez. De inmediato convocó a elecciones, y en el mismo 2009 juró como jefe del Estado Plurinacional.

Evo Morales debió entregar el poder en enero de 2011, pero con la creación castrochavista del estado plurinacional (copia de la República Bolivariana de Venezuela) se reeligió en 2009 con obligación de dejar el poder en enero de 2014.

En ese proceso Evo tomó el control del poder judicial, y gracias a ello obtuvo una sentencia que le permitió reelegirse por segunda vez consecutiva para un tercer período a partir de 2014.

Sostuvo un falaz argumento en ese entonces, aduciendo que, “habiéndose creado el Estado plurinacional en 2009, la elección de ese año era la primera, porque la elección de 2005 en la desaparecida República de Bolivia no cuenta”.

Como sucedió en Venezuela, Ecuador y Nicaragua, apenas Evo tomó posesión del tercer período presidencial en 2014, planteó la necesidad de ser reelegido indefinidamente.

Por esa razón ideó el referéndum del 21 de febrero de 2016, en el que pensó iba a salir victorioso.

Pero la nación hastiada de su modelo socialista antidemocrático, de corrupción y crisis votó en su contra.

Desde ese momento, la nación de Bolivia ve el cumplimiento del ‘NO’ del 21F como el objetivo nacional para la “recuperación de la democracia” y la “restitución de la República de Bolivia”.

Una joven sostiene una bandera que dice: ‘Mi voto debe ser respetado’. Bolivia dijo “No” durante una marcha contra la nominación del presidente boliviano Evo Morales como candidato a la reelección para las elecciones de octubre de 2019, durante un paro nacional, en La Paz, el 6 de diciembre de 2018. (Foto de AIZAR RALDES/AFP/Getty Images)

Para la nación boliviana, Evo Morales y su régimen son solo otra de las dictaduras del castrochavismo que va desapareciendo, como en estos días se puede ver con Venezuela, completamente aislada y usurpada por Maduro, y como sucede con Nicaragua, sometida al proceso de la Carta Democrática de la OEA, y también como sucederá con la ilegítima dictadura de Cuba.

A continuación:

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal. Memorias de un esclavo del comunismo es el viaje de un hombre que busca revelar lo que cree que lo ha mantenido a él y a su pueblo como rehenes durante demasiado tiempo.

TE RECOMENDAMOS