Evangelista demanda a la ciudad de Portland por echarlo de un parque

Por CYNTHIA CAI
01 de Diciembre de 2019 Actualizado: 01 de Diciembre de 2019

Mark Mayberry, un antiabortista, busca acciones legales contra la ciudad de Portland, Oregon, por violaciones de los derechos religiosos y la libertad de expresión.

En junio pasado, Mayberry estaba en Tom McCall Waterfront Park, donde sostenía un cartel defendiendo a los no nacidos, también distribuía folletos relacionados e involucraba a las personas en conversaciones sobre el aborto y el evangelio.

En ese momento, un guardaparque se acercó a Mayberry y le pidió que abandonara el parque. Mayberry se negó, lo que resultó en una citación y prohibición de ingresar al parque durante 30 días.

The Epoch Times contactó al Pacific Justice Institute (PJI) para obtener una mejor comprensión de la situación y el caso legal.

Ray Burke, el abogado de PJI en Oregon que representa a Mayberry, dijo que Mayberry a menudo va a parques públicos y asiste a ferias y eventos alrededor de Oregon para conversar con la gente y compartir el evangelio.

Sin embargo, durante la interacción reciente en el Waterfront Park, el guardaparque acusó a Mayberry de acoso y de no obedecer las órdenes “razonables” de un oficial del parque cuando se le pidió que abandonara el parque.

Burke señaló que “el código de la ciudad de Portland dice que solo tenemos que obedecer órdenes razonables, y si alguien está en un parque participando de su libertad de expresión y un oficial le dice que se detengan, por el porpio idioma del código, no es una orden razonable”. Entonces el Sr. Mayberry no estaba obligado a obedecerlo, y no lo hizo”.

Según Burke, la interacción fue pacífica y ninguna de las partes participó en ningún enfrentamiento físico.

El tema fue llevado a la ciudad para una audiencia. Durante la audiencia de la ciudad, el auditor de la ciudad determinó que la prohibición y la citación eran inconstitucionales, anulando la cita y la prohibición.

The Oregorian informó que el oficial de audiencias William Guzman escribió en su fallo: “Por lo tanto, la dirección del oficial del parque al no permitir a los transeúntes involucrarse con la información sobre las creencias cristianas contra el aborto no era razonable. El apelante no estaba obligado a cumplir con los intentos inconstitucionales de este oficial del parque para silenciar el mensaje del apelante”.

Guzmán determina que las actividades y el comportamiento de Mayberry en el parque estaban protegidos por los derechos de libertad de expresión.

Burke explicó que aunque Mayberry está agradecido por su reivindicación ante el auditor de la ciudad, Mayberry no está contento y desea enviar un mensaje a la ciudad de Portland sobre su historia de violación a la libertad de expresión y los derechos religiosos.

En octubre de 2019, PJI presentó la demanda bajo la Ley Federal de Derechos Civiles de 1964. La demanda buscará más de $ 300,000 en daños y tiene como objetivo decirle a Portland que la gente no continuará tolerando infracciones a las libertades de expresión y religión.

Tanto Tracy Reeve, el abogado de la ciudad, como Mark Ross, portavoz del departamento de parques y recreación de Portland, declinaron hacer comentarios sobre el caso.

Burke enfatizó que esta no era la primera vez que la ciudad de Portland enfrentaba casos legales relacionados con la libertad de expresión y religión.

En 2006, el caso Gathright contra la Ciudad de Portland fue llevado ante el Noveno Tribunal de Apelaciones del Circuito de los EE. UU. Al final, el noveno circuito de los EE. UU. dictaminó que Portland tiene prohibido sacar a las personas de los espacios públicos si participan en la libertad de expresión legal.

“Portland tiene fama de, básicamente, tomar medidas enérgicas contra los predicadores callejeros. El Sr. Mayberry no es el primer predicador callejero que he representado, ya saben, que ha tenido problemas con la policía de Portland u otros agentes de la ley relacionados con el evangelio”, dijo Burke.

Aunque no todos pueden estar de acuerdo con las creencias de Mayberry, la libertad de expresión y religión son derechos protegidos. Mientras esos derechos se ejerzan pacíficamente, una ciudad o estado no puede obstruir esos derechos.

Continuó: “Con este caso, básicamente estamos tratando de enviar el mensaje a la ciudad de Portland de que, no, esto no volverá a suceder. Las personas tienen derechos de libertad de expresión y también tienen derechos religiosos, y usted [Portland] no pisoteará [estos derechos]”.

La Primera y Decimocuarta Enmiendas de la Constitución de los Estados Unidos, juntas, protegen la libertad de expresión y religión de las personas, y los estados tienen prohibido restringir esos derechos.

“La ciudad de Portland ya tenía aviso previo de que personas como nuestro cliente tienen derecho a mostrar su fe en lugares públicos. Ellos [Portland] en el pasado ,ya tenían una orden judicial en su contra por no respetar los derechos de las personas como nuestro cliente. Por lo tanto, el hecho de que [Portland] continúe haciéndolo, violando una orden judicial, hace que este caso sea muy correcto y necesario para una demanda civil ”, declaró el presidente de PJI, Brad Dacus.

A continuación

Cómo el comunismo corrompió el pensamiento humano

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS