Ex Jefe de Academia de Policía China es investigado

26 de Marzo de 2016 Actualizado: 28 de Marzo de 2016

La agencia china anti-corrupción está investigando a un cuadro del Partido Comunista que anteriormente encabezó una academia de policía. Aunque la agencia no ha anunciado los motivos de la investigación, el sujeto fue identificado como violador de derechos humanos en serie por una organización no lucrativa con sede en EE.UU.

La Comisión Central de Control Disciplinario anunció este 22 de marzo que Du Min, ex jefe de la Academia de policía de Yunnan y ex jefe de seguridad en Kunming, una ciudad de la provincia de Yunnan, fue puesto bajo investigación por “violar gravemente la disciplina del partido” -un sinónimo de corrupción- sin dar detalles. El último nombramiento de Du fue en diciembre de 2015 para el cargo de subdirector de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino en Yunnan, un órgano asesor legislativo de China.

Como jefe del aparato de seguridad interna en Yunnan –la misma agencia controlada a nivel central por el oficial purgado Zhou Yongkang- Du Min era famoso por perseguir a aquellos considerados enemigos del Partido, denominación que incluye a disidentes, cristianos, practicantes de Falun Gong, entre otros.

Lo que más se sabe de Du es debido a su participación en la persecución a practicantes de Galun Gong, por ser ésta una política prioritaria del Partido Comunista durante más de una década.

La Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong (WOIPFG, sus siglas en inglés), un grupo de investigación y defensa de los derechos humanos con sede en EE.UU., señala una serie de casos de abusos graves contra practicantes de Falung Gong durante la jefatura de Du, lo que en última instancia lo convierte en responsable de las torturas aplicadas estando en su cargo.

Los practicantes de Falun Gong -una práctica de autocultivación que siguen los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia que se acompaña de ejercicios suaves y meditación- son perseguidos en China desde el 20 de julio de 1999 por órdenes del entonces líder chino Jiang Zemin. Él declaró que Falun Gong desafiaba ideológicamente al régimen debido a su popularidad e independencia del control estatal.

En esta campaña de persecución durante los últimos 16 años el aparato de seguridad del régimen ha encarcelado, torturado y obligado al lavado de cerebro de los practicantes de Falun Gong. Como resultado más de 3.900 practicantes han muerto y cientos de miles languidecen en campos de trabajo forzado, de acuerdo con Minghui.org, un sitio web donde se informa sobre la persecución que está teniendo lugar en China.

Las evidencias de investigadores de la persecución apuntan a que el régimen chino participa en la sustracción forzada de órganos de practicantes de Falun Gong vivos. Estiman que entre los años 2000 a 2008 unos 65.000 practicantes fueron asesinados sustrayéndoles sus órganos, aunque la cifra real podría ser mucho más elevada.

Wu Yun, residente de la ciudad de Kunming, Provincia de Yunnan, de 43 años de edad, recibió en 2010 una sentencia de 3 años en prisión. Prisionera en la Segunda Prisión para Mujeres de Yunnan, fue obligada a realizar trabajo durante 16 a 17 horas cada día. Los guardias de la prisión la obligaron a sentarse en un pequeño taburete desde las 6 de la mañana hasta las 11 de la noche, asignando a dos prisioneros para asegurar que no se moviera. Se desconoce si Wu Yun ya fue liberada.

Zhang Ruqiong, otra residente de Kunming de 51 años, sufrió graves abusos de oficiales de seguridad de su localidad. Su casa fue saqueada el 27 de agosto de 2010 y fue retenida en el Centro de Detención del Distrito de Guandu sin juicio. Después de rehusarse a firmar una declaración renunciando a su creencia y por gritar “Falun Dafa es bueno, Verdad, Benevolencia y Tolerancia es bueno”, los agentes de policía la ataron a un anillo de acero empotrado en el suelo  encadenada con pesas de 9 kg.

“Sus pies se hincharon e infectaron supurando pus y atrayendo a muchos insectos”, según un relato de la persecución de Zhang Ruqiong en Minghui. Después de 20 días de maltratos y tortura, la policía liberó a Zhang enviándola a un hospital local para evitar que falleciera en custodia. La policía acosó a Zhang y a su marido cuando se recuperaba en su casa; incapaz de soportar la presión, el marido de Zhang le pidió el divorcio.

El 26 de agosto de 2011, Zhang Ruqiong fue llevada oficialmente a juicio. Se desconoce el resultado de éste así como el estado actual y el paradero de Zhang.

TE RECOMENDAMOS