Exabogado de Trump se declaró culpable de cargos que no son delitos, dice expresidente de Comisión Electoral

Por Ivan Pentchoukov - La Gran Época
23 de Agosto de 2018 Actualizado: 23 de Agosto de 2018

Michael Cohen, un exabogado del presidente Donald Trump, se declaró culpable el 21 de agosto por cargos de financiamiento de campaña electoral que no son crímenes, de acuerdo con el expresidente de la Comisión Federal Electoral, Bradey Smith.

Cohen se declaró culpable de ocho cargos en un tribunal de Manhattan sobre evasión de impuestos, declaraciones falsas a bancos y violaciones en el financiamiento de la campaña electoral. Los cargos sobre la financiación de la campaña están relacionados con un pago de USD 130.000 que Cohen hizo a cambio del silencio de una mujer que dice haber tenido una aventura con el Presidente hace más de una década. Los fiscales alegan que el pago constituye una contribución de campaña y por esta razón viola la ley, porque excede el límite de una contribución individual y se hizo mediante una corporación.

Al acusar a Cohen, los fiscales citaron una amplia definición legal de lo que constituye una contribución a una campaña electoral, pero no mencionaron una prohibición específica sobre el uso personal de los fondos de campaña, la cual descalifica el pago como una contribución.

Bajo la amplia definición de la ley federal, cualquier cosa de valor utilizada para influir en cualquier elección para un cargo federal constituye una contribución a la campaña. Sin embargo, una prohibición de uso personal bajo la misma ley reduce el alcance de lo que puede ser considerado como un gasto de campaña, y excluye todos los pagos “que existirían independientemente de la campaña electoral del candidato”.

“Los fiscales en estos casos siempre quieren centrarse en la idea de que es con el propósito de influir en la campaña”, dijo Bradley. “Muchos de ellos ni siquiera están al tanto de la otra disposición de este estatuto –la prohibición del uso personal– que limitaría esa definición”.

Por ejemplo, un traje hecho a medida podría hacer que el candidato se vea bien en la campaña electoral, pero es un gasto que existiría independientemente de su postulación al cargo, explicó Bradley. La ley enumera específicamente una serie de ejemplos de tales gastos, que incluyen compras de ropa, membresías de clubes o boletos para un evento deportivo.

Bajo el mismo estatuto, un pago que asegura el silencio de una mujer también podría existir independientemente de la campaña. Por ejemplo, dicho pago puede beneficiar las perspectivas comerciales personales y la vida familiar del candidato. Por lo tanto, está específicamente prohibido que el pago de Cohen se contabilice como gasto de campaña, y no es una contribución a la misma.

Como ejemplo, Bradley dijo que si Trump resolvía los juicios contra la Universidad Trump con la intención de beneficiar su campaña, el acuerdo claramente no contaría como gasto de campaña, ya que la demanda existía independientemente de la campaña y el acuerdo existiría por otros motivos.

“Cuando alguien se postula a un cargo y compra anuncios de TV, o alquila una oficina para la campaña electoral, o contrata a un director de campaña o un contador para la campaña, o compra teléfonos que su equipo utiliza en la campaña, todas esas cosas se hacen porque esa persona se está postulando para un cargo”, dijo Bradley.

“Hay muchas otras cosas que puede hacer o en las que gasta dinero en beneficio de su campaña, que incluso podría tener planeado que beneficie a su campaña, con la esperanza de que beneficie su campaña, pero que no son gastos de campaña porque son obligaciones que existirían potencialmente, sea que se postule para un cargo o no”, agregó Bradley.

La distinción entre lo que es y lo que no es un gasto de campaña es crucial para evitar que los candidatos utilicen fondos de la campaña para algo distinto a sus campañas –como un automóvil o un reloj de oro– con la intención de beneficiarse personalmente de la compra.

“Michael Cohen se declara culpable de dos cargos de violaciones al financiamiento de campaña que no son un delito”, escribió Trump en Twitter el 22 de agosto. “¡El presidente Obama tuvo una gran violación en las finanzas de su campaña y se resolvió fácilmente!”

Smith está de acuerdo con el presidente.

“Mi evaluación sería que sí, Michael Cohen se declaró culpable de cosas que probablemente no sean delitos”, dijo Smith.

En su mensaje, Trump se refirió a una multa de USD 375.000 por la violación al financiamiento de la campaña pagada por el entonces presidente Barack Obama, una de las multas más grandes jamás impuestas a una campaña presidencial.

Los jueces han luchado durante años contra las amplias definiciones que los fiscales están citando en el caso de Cohen. En 2012, el exsenador John Edwards fue acusado de violar la ley de campaña en relación a los pagos a una mujer con quien tuvo una relación extramatrimonial. El juicio giró en gran medida en torno a lo que constituye un gasto de campaña. El jurado no pudo llegar a un veredicto y el Departamento de Justicia abandonó el caso.

La Corte Suprema dictaminó en 1976 limitar estrictamente la definición de lo que constituye un gasto independiente de campaña, en términos de expresión. El alcance amplio de la ley como estaba fijado antes de la sentencia imponía “restricciones directas y sustanciales sobre la cantidad de discurso político” y era “inconstitucionalmente vago”, dijo el Tribunal.

“Los tribunales siempre han enfrentado un desafío sobre cómo reducimos esa definición hacia algo que sea realmente utilizable, que no deje a todos enganchados por todo lo que hacen en relación a la política”, dijo Smith.

Al declararse culpable, Cohen dijo que Trump le ordenó que hiciera el pago a la mujer en cuestión. Pero la declaración no es un precedente legal vinculante, según Smith.

“No afecta la capacidad de la gente de Trump de plantear una defensa”, dijo Smith.

Mira a continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

TE RECOMENDAMOS