Exalcalde de California habla sobre cómo China lo cortejó

Por SIYAMAK KHORRAMI
28 de Septiembre de 2020
Actualizado: 28 de Septiembre de 2020

El Partido Comunista Chino (PCCh) ha tenido como objetivo ganarse el favor de los funcionarios estadounidenses a nivel local, dice la Dra. Wen Chen, defensora de los derechos humanos con énfasis en China, quien agrega que esta actuación del PCCh es parte de un plan a largo plazo para ganar influencia en Estados Unidos. Uno de los funcionarios que intentaron influenciar es el exalcalde de Costa Mesa, California, Jim Righeimer.

Righeimer le dijo a The Epoch Times que cuando fue elegido por primera vez para el cargo de concejal de la ciudad, comenzó a recibir periódicos gratuitos de China Daily. “China Daily es uno de los periódicos portavoces, dirigido por el gobierno chino”, dijo Chen a The Epoch Times en una entrevista conjunta con Righeimer.

Los artículos en el periódico fueron, por supuesto, abrumadoramente positivos sobre el Partido y sobre los sucesos en China bajo ese régimen, dijo Righeimer.

Los funcionarios chinos lo invitaron a un viaje a China con todos los gastos pagados. Se fue, con el propósito de buscar una ciudad hermana para Costa Mesa, pero pagó su propio viaje. Lo dispusieron allí para que se hiciera una visión muy limitada y positiva de la China comunista, dijo.

Chen, quien creció en China en medio de la Gran Revolución Cultural, (durante la cual fueron asesinadas millones de personas, entre las que se encontraban intelectuales y “enemigos de clase” y que casi acabó con la cultura histórica de China) se ha convertido en una activista que crea conciencia sobre los males del PCCh.

La defensora de derechos humanos trabaja con Amnistía Internacional y ha realizado más de 200 presentaciones en el sur de California sobre la cultura, la historia y los derechos humanos de China.

Explicó cómo la experiencia de Righeimer es bastante común para los funcionarios estadounidenses y cómo el PCCh usa los medios occidentales y otros canales para influir en la percepción del régimen en el extranjero.

China Daily

“Cuando estaba en el concejo municipal de Costa Mesa, y fui elegido por primera vez, lo primero que veo en mi buzón es el China Daily News”, dijo Righeimer. “La primera vez que lo conseguí fue literalmente el primer día que estuve en el cargo”.

Todos los demás concejales también obtuvieron gratis su periódico de China Daily, dijo.

Chen explicó que China Daily ha pagado por los insertos, llamados “China Watch”, en más de 30 periódicos principales, incluidos el New York Times, el Wall Street Journal, el Washington Post y el L.A. Times.

Esta táctica de propaganda está bien documentada. La Hoover Institution de la Universidad de Stanford informó en 2018 que “estimaciones aproximadas de los ejecutivos de los periódicos indican que China Daily paga 250,000 dólares por cada inserto en los principales diarios estadounidenses”.

“A menudo, es difícil decir que el material de China Watch es un anuncio”, decía el informe. También detalló la influencia que el PCCh intenta ganar sobre los funcionarios locales de Estados Unidos: “Los alcaldes, ejecutivos de condados y gobernadores estadounidenses… viajan a China con frecuencia y reciben un flujo interminable de visitantes chinos…”.

“La era del compromiso inocente ha terminado, y esto es ahora cierto para los funcionarios locales estadounidenses, así como para los representantes del gobierno federal de Estados Unidos. Porque la mayoría de los intentos de la RPC [República Popular de China] de influir en la opinión y las prácticas estadounidenses ocurren a nivel local”.

La ONG Reporteros sin Fronteras publicó un informe el año pasado titulado “La búsqueda de China de un nuevo orden mundial en los medios”. Detalla las inversiones masivas que el PCCh ha hecho en “desarrollar medios capaces de llegar a un público internacional”.

“En el espíritu del régimen de Beijing, los periodistas no están destinados a ser un contrapoder sino más bien a servir a la propaganda de los estados”, dijo el secretario general de la organización, Christophe Deloire, en una introducción al informe. Instó a la gente a resistir.

La doctrina militar de las “Tres Guerras” del PCCh incluye la guerra psicológica, la guerra legal y la guerra de los medios de comunicación.

Righeimer dijo sobre China Daily, “Simplemente te ablanda. Te da un [sentimiento] positivo. Como estadounidenses, queremos pensar que China es buena y positiva. Todos los chinos que conoces en Estados Unidos, te llevas bien con ellos, todos están bien, pero hay una distinción entre… el pueblo chino y el partido chino”.

Viaje a china

Cuando Righeimer fue a China, dijo que “tienen gente allí constantemente, desde el desayuno hasta la cena”.

“Empiezas a notar que hay algunas restricciones sobre lo que puedes hacer. Cuando vas a China, el hotel es responsable de ti. Entonces, llenas un formulario, les das una copia de tu pasaporte y ellos tienen que saber dónde estás”, dijo.

Chen dijo: “Básicamente, entras en una burbuja. Solo ves lo que ellos te permiten ver”.

Righeimer visitó un centro comercial de 10 pisos en Beijing y conoció al propietario. Le preguntó cómo había desarrollado el centro comercial: “¿Cómo se construye? ¿cómo se obtiene la financiación?”

“No sabía nada”, dijo Righeimer. “Un tipo que no sabe nada de bienes raíces es dueño de un edificio de USD 300 millones en el centro de Beijing”.

Después de visitar la oficina del propietario y hablar más con él, Righeimer tuvo la impresión de que esta propiedad y su desarrollo le fueron regalados por el PCCh a cambio del trabajo que hizo para adquirir tecnología de motores de reacción de todo el mundo para el régimen.

La tierra en China es de propiedad estatal y simplemente se alquila a personas, que pueden ser propietarias de las estructuras en la parte superior, pero no de la tierra en sí. “El regalo del Partido Comunista Chino fue el arrendamiento de tierras en esta propiedad”, dijo Righeimer.

Chen dijo: “Cuando piensas en cómo funciona el Partido Comunista Chino, es más preciso compararlo con la mafia… Todo se maneja como una mafia”. Ese intercambio de favores es común, dijo.

A Righeimer, que tiene experiencia en el sector inmobiliario estadounidense, le sorprendió que todo funcionara en los arrendamientos en China. En Estados Unidos, ese nivel de certidumbre es inusual: ¿Qué pasa si el propietario decide no renovar el contrato de arrendamiento? En realidad, las renovaciones de arrendamientos también han creado incertidumbre en China; la duración de los arrendamientos y las tarifas de renovación han sido temas de preocupación a lo largo de los años.

La verdadera China

Chen hace una clara distinción entre el PCCh y el pueblo chino, aunque en China a la gente se le enseña a pensar en los dos como uno y lo mismo.

“[Como estudiantes] en China, nos enseñaron, desde que éramos bebés, que el Partido Comunista te salvó la vida. El Partido Comunista salvará a personas en todo el mundo. Y tienes que respetar al Partido Comunista más de lo que respetas a tus padres”, dijo.

“Siempre nos dijeron que cuando tus padres dicen algo contra el Partido Comunista, debes denunciarlo a la policía, porque el Partido está más cerca de ti que tus padres… Nunca supe nada diferente hasta que llegué a EE.UU.”

La Dra. Wen Chen, bióloga de profesión, es conferencista y defensora de los derechos humanos de las personas en China. (Cortesía de Wen Chen)

Chen ha estado en Estados Unidos durante 26 años y ha llegado a comprender la diferencia entre el PCCh y la propia China, o el pueblo chino.

“Somos personas que heredamos 5000 años de cultura e historia de China. Y el Partido Comunista Chino se apoderó de China hace unos 70 años y gobernó China. Y a nosotros, los chinos, nos han lavado mucho el cerebro”, dijo Chen.

Derechos humanos

Habló de los presos de conciencia, incluidos los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong, así como de los cristianos y los uigures.

“El Partido Comunista ha estado robando órganos para [hacer] trasplantes”, dijo Chen. “Aquí en EE.UU., la gente normalmente espera durante años, estamos hablando de tres a siete años, esperando un trasplante de riñón o un trasplante de corazón, porque espera hasta que alguien, con un tipo de sangre compatible, muera en un accidente automovilístico”, dijo Chen.

“Pero luego puedes ir a China y ellos pueden encontrar donantes en 24 horas… porque tienen millones de practicantes de Falun Gong, cristianos y uigures en prisión. Y una vez que fueron detenidos, los someten inmediatamente a pruebas de sangre y luego pueden encontrar donantes de inmediato en su gran base de datos”, dijo Chen.

Cuando se invita a un funcionario estadounidense a China, dijo Chen, no se le mostrará a ese funcionario los centros de detención donde se encuentran los practicantes de Falun Gong. Donde se les muestran películas de propaganda todo el día con el objetivo de que renuncien a su fe; donde se les priva de comida y sueño; donde no se les permite hablar o ir al baño.

“Cuando los estadounidenses son ingenuos acerca de todos estos abusos a los derechos humanos en China, cuando son ingenuos acerca de la verdadera naturaleza del Partido Comunista, dirán: ‘¿Qué hay de malo en el comunismo? Estoy bien con dejar que el comunismo llegue a Estados Unidos”, dijo Chen.

“Tenga los ojos abiertos”

Chen dijo: “Estamos hablando de una guerra de China que tiene como objetivo lavar el cerebro de los estadounidenses”.

“Si un extraño de China viniera a decirte lo malo que es el Partido Comunista, los derechos humanos, podrías decir: ‘No te conozco; no confío en lo que dijiste’. Tienes un problema de credibilidad”. Pero hay una gran diferencia si… tu vecino viene a decirte, ‘He estado en China. Fue genial”. Tú crees eso”, dijo.

Además, tiene sentido que cortejen a los funcionarios de nivel local, dijo, porque “Hoy eres solo un alcalde. Quizás mañana se postule para el Congreso… Realmente pueden moldear el futuro de la política”.

También ha oído hablar de educadores invitados a dar conferencias en China. Vuelven pensando que la gente de allí realmente apoya al PCCh. Pero, dijo, es porque los estudiantes que asisten a las conferencias han sido seleccionados cuidadosamente. Sus comentarios y preguntas están escritos.

El mensaje de Righeimer a los funcionarios estadounidenses es: “[Tienen que] tener los ojos abiertos. La gente no te envía periódicos solo para ser amigable; hay una razón detrás de esto”.

“California Insider” es un programa de The Epoch Times disponible en YouTube.

Jack Bradley contribuyó a este artículo


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

500 multimillonarios y funcionarios chinos huyen de China; consiguen “pasaportes dorados”

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS