Exartista de guerra en Vietnam renueva su pasión por la pintura: “Es misterio y belleza”

Por Hawken Miller
07 de Octubre de 2021
Actualizado: 07 de Octubre de 2021

Edward Bowen llevaba una pistola de calibre 45, lápices, un bloc de dibujo, una cámara Kodak Instamatic y una Biblia compacta a Vietnam en enero de 1969 para una inusual misión: documentar la guerra como artista de combate.

Bowen, de 24 años y profesor de arte en el instituto de Villa Park, fue reclutado por el ejército estadounidense, donde pasó diez semanas de entrenamiento básico y otras diez estudiando para ser mecánico de transmisiones y artillero de puertas de helicópteros militares.

En una entrevista realizada 52 años después en su casa de Newport Beach, California, Bowen, que ahora tiene 78 años, dijo que fue una intervención de Dios la que lo salvó de un trabajo en Vietnam en la que su sargento dijo que probablemente hubiera muerto y que lo llevó a convertirse en artista militar y profesor de arte, fundar su propia y exitosa empresa de joyería cristiana y le permitió enseñar a personas de todas las edades su oficio y su experiencia en la guerra.

Bowen dijo que toda su vida tuvo “bloqueos de aprendizaje”, lo que le dificultó realizar la tarea que le asignaron durante el entrenamiento individual avanzado en 1968. Fracasó en todas las pruebas de mecánica de helicópteros y sus superiores lo acusaron de ser un vago. Las cosas no pintaban bien.

“Estaba totalmente desesperado”, dijo Bowen. “Clamé a Dios”.

El exartista de combate Ed Bowen reflexiona sobre su tiempo durante la guerra de Vietnam en Newport Beach, California, el 14 de septiembre de 2021. (John Fredricks/The Epoch Times)

Mientras marchaba en formación, se escabulló y encontró un tranquilo estanque a las afueras de Fort Eustis, en el sureste de Virginia. Sacó su Biblia y leyó, y se quedó dormido en el pintoresco desierto.

“Fue entonces cuando Dios empezó a intervenir y me sacó de allí”, dijo Bowen, un cristiano devoto. “Él me hizo diferente y necesitaba ayuda. Quería ser un artista”.

Poco después de aquel momento, fue frenéticamente a buscar al sargento mayor, que estaba a cargo de la escuela de mecánica de helicópteros. Bowen dijo a la recepción que necesitaba hablar con el sargento sobre asuntos personales y le concedieron una reunión inmediata con él, algo poco frecuente en el ejército.

Los dos terminaron hablando de arte durante una hora, y Bowen recibió el encargo de pintar una escena de batalla de helicópteros en el comedor. Esa fue la chispa que llevó a Bowen a convertirse en uno de los 46 artistas de combate que ayudarían a contar la historia de la guerra de Vietnam.

“El arte es un regalo de Dios. Se resume en misterio y belleza”, dijo Bowen. “En el misterio de la guerra hay dolor, hay pena, hay miedo, hay confusión, soledad, vacío. Puedo transmitir algo de lo que ellos experimentaron y de lo que yo experimenté en mi arte”.

Durante los últimos cuatro años, Bowen, usualmente acompañado por otros seis a 15 veteranos, ha hablado en 12 escuelas secundarias y preparatorias a través del Comité de Libertad del Condado de Orange, una organización que permite a los veteranos compartir sus historias de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea, la Guerra de Vietnam, la Guerra del Golfo, Afganistán e Irak. En su charla, enseña la historia del arte de combate, que existe desde la Guerra Civil, y su historia personal, profesional y de fe intercalada con su arte militar. También ha hecho presentaciones en casas, museos e iglesias locales.

Aunque Bowen fue asignado como artista de combate, la decisión de desplegarse en Vietnam y poner su vida en peligro fue suya. Rara vez se vio envuelto en la primera línea de acción, pero hubo muchas ocasiones en las que temió por su vida.

El artista de combate Ed Bowen muestra un artículo escrito sobre él en The Daily Pilot en 1969, en Newport Beach, California, el 14 de septiembre de 2021. (John Fredricks/The Epoch Times)

Se unió a un grupo de cinco artistas que operaban desde el Puesto de Long Binh, la mayor base del ejército en Vietnam del Sur. Volaron hacia el norte para experimentar diferentes partes del esfuerzo bélico e inspirarse en su arte.

Una de las bases que Bowen visitó estaba asediada por las fuerzas del ejército norvietnamita, y no se le permitía a nadie entrar o salir. Le dijeron que miles de soldados, la mayoría desnudos para poder sentir los cables trampa, estaban registrando el perímetro en busca de un punto débil. Si encontraban uno, un soldado hacía una señal y se enviaba una oleada de gente para intentar romper las defensas.

Incluso mientras caían los morteros del ejército norvietnamita, los búnkeres estaban al límite de su capacidad y a Bowen no le quedaba otro lugar donde alojarse esa noche que las chozas de hojalata. Tomó la rápida decisión de trasladarse a una vieja piscina abandonada, una reliquia de la época colonial de Vietnam, y a la serie de catacumbas que había debajo. De vez en cuando, los morteros iluminaban la cueva y podía ver el agua resbalando por las paredes de piedra.

“Como cristiano se supone que no debo tener miedo, pero cuando ese miedo se apoderó de mí no pude ignorarlo”, dijo Bowen sobre ese ataque. “No entendía lo que ahora entiendo, que hay una protección angélical. Y creo que probablemente la hubo aquella noche”.

No traspasaron el muro y Bowen vivió un día más. Cuando salió del ejército, Bowen usó el GI Bill para obtener su maestría en bellas artes. Siguió enseñando en la escuela secundaria de Fountain Valley, se casó y tuvo dos hijos.

Mientras enseñaba joyería, decidió vender algunos anillos en una librería cristiana local. Cuando empezó a ganar más allí que en su trabajo de profesor, fundó su propia empresa de joyería Ed Bowen Jewelry en 1975, y la dirigió hasta 2015.

El artista de combate Ed Bowen tiene arte que pintó durante la guerra de Vietnam colgado en su garaje en Newport Beach, California, el 14 de septiembre de 2021. (John Fredricks/The Epoch Times)

Hasta el 2015, Bowen redescubrió su amor por pintar escenas de la guerra de Vietnam. Al hablar con las generaciones más jóvenes sobre su historia a través del Comité de la Libertad también ha multiplicado su pasión por el arte militar.

Bowen consiguió recientemente que se aceptaran tres de sus cuadros para la exposición “A través de sus ojos“, que mostrará el arte de todos los veteranos en el Heroes Hall, un cuartel militar reformado que rinde homenaje a los veteranos, en el Centro de Ferias y Eventos de OC a partir del 13 de octubre.

En su vejez y en su lucha contra una rara enfermedad pulmonar llamada sarcoidosis pulmonar, Bowen se alegra de vivir con un propósito, de seguir explorando las realidades de la guerra a través del arte mientras transmite a las generaciones más jóvenes el sacrificio de sus antepasados.

“Solo doy gracias al Señor, por su bondad al darme la capacidad a mi edad de poder salir y hacer algo. Y diré esto, todo el mundo necesita una visión, algo a lo que aspirar, un sueño”, dijo Bowen.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS