Exasesora de Bush y McCain presiona por voto secreto del Senado para destituir a Trump

Por Zachary Stieber
13 de Noviembre de 2019 Actualizado: 13 de Noviembre de 2019

Una asesora que trabajó para el expresidente George W. Bush y los candidatos presidenciales John McCain y Jeb Bush, todos republicanos, se encuentra entre los que presionan por un voto secreto en el Senado para sacar al presidente Donald Trump de su cargo si la Cámara vota para destituirlo.

El Partido Republicano tiene una mayoría de 53-47 en el Senado y un voto para condenar a Trump, destituirlo de su cargo, requiere “la concurrencia de dos tercios de los miembros presentes”, según la Constitución de los Estados Unidos.

Si bien muchos miembros del Congreso creen que la Cámara demócrata votará para destituir o acusar a Trump, muy pocos piensan que el Senado votará para destituir a Trump de su cargo. Pero permitir que los senadores protejan sus votos de la opinión pública ayudaría, dijo Juleanna Glover, exasesora de Bush, en un artículo de opinión publicado el día antes de que comenzaran las audiencias de juicio político.

“Según el juicio de la mayoría de las personas, el Senado no votará para destituir al presidente Donald Trump de su cargo si la Cámara lo destituye. Pero, ¿qué pasaría si los senadores pudieran tener votación secreta? Si no tuvieran que enfrentarse a la reacción violenta de los constituyentes o los medios de comunicación o el propio presidente, ¿quién sabe cuántos senadores republicanos votarían para sacarlo?”, escribió.

Tras señalar que el Senado puede establecer las reglas para cada juicio político, Glover dijo que si solo tres senadores republicanos “exigen una votación secreta y condicionan su aprobación del resto de las reglas para obtener una”, entonces el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R- Ky.) podría verse obligado a adoptar el voto secreto.

El presidente Donald Trump sale del podio después de hablar en el Club Económico de Nueva York en la ciudad de Nueva York el 12 de noviembre de 2019. (Spencer Platt/Getty Images)

“Algunos podrían decir que la transparencia en las deliberaciones y votos del Congreso es inviolable, y es cierto que ninguna de las acusaciones anteriores del Senado se han llevado a cabo mediante votación secreta. Pero el papel del Senado en un juicio político es análogo al de un jurado de Estados Unidos, donde a menudo se usan boletas secretas”, argumentó Glover.

“Cuando el estancamiento del Colegio Electoral resultó en que la Cámara eligiera al presidente —la Cámara eligió a Thomas Jefferson en 1800 y a John Quincy Adams en 1824— ese voto fue secreto. Y, por supuesto, cuando los ciudadanos votan por el presidente, lo hacen en privado”.

Otros han argumentado en contra de tener una votación secreta para el juicio político.

El corresponsal de National Review, Jim Geraghty, rechazó el argumento de Glover y escribió que “es difícil describir cuán terrible es esta idea”.

“Representaría a los senadores que intentan evitar la rendición de cuentas por sus votos, durante un ejercicio que se supone que es un esfuerzo legislativo para responsabilizar al presidente por sus acciones. Este país nunca ha destituido a la fuerza a un presidente de su cargo. Para un voto tan importante e históricamente importante, la idea de que los senadores no puedan decirle al público cómo votaron, o afirmar públicamente que votaron de una manera cuando secretamente votaron la otra, es impensable”, escribió.

“Si Trump realmente es una amenaza inconstitucional que está abusando del poder de la presidencia para sus intereses personales, valdría la pena perder un escaño en el Senado. Y si esta acción no vale la pena para perder un escaño en el Senado, entonces es difícil ver cómo vale la pena destituir a un presidente”.

¿Sabías?

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

TE RECOMENDAMOS