Prensa china cuestiona al excéntrico magnate Chen Guangbiao

03 de Octubre de 2016 Actualizado: 03 de Octubre de 2016

En 2014, el magnate chino del reciclado, Chen Guangbiao, viajó a Nueva York y causó un revuelo por el mismo histrionismo con el que se hizo famoso en China.

En una conferencia de prensa en enero en la parte rica de Manhattan, Chen se jactó de sus planes de comprar el New York Times, cantó karaoke y luego, sin quererlo, reveló su afiliación política, al traer dos mujeres desfiguradas, víctimas de quemaduras, a las que prometió pagar por la reconstrucción facial.

Luego en junio, Chen atrajo a más de 200 neoyorquinos sin hogar a un almuerzo de bifes en Central Park con la promesa de entregarles US$300. Los entretuvo con una balada comunista y con trucos de magia, y luego se esfumó luego de apenas cumplir con el pago prometido.

Ahora, la respetada publicación china de negocios Caixin dice que Chen es un fraude. Otros sitios chinos también se han sumado o se han burlado por su reciente incursión en los suplementos dietarios.

Pero el escrutinio bajo el que han puesto al filántropo de estilo particular, parece basarse tanto en sus lazos políticos como en sus bufonerías. Dadas las afiliaciones de Caixin, es probable que el especial sobre Chen sea parte de la campaña del líder del Partido Comunista Chino, Xi Jinping, para depurar a la facción rival que dirige el ex jefe del partido, Jiang Zemin.

Desenmascarando al ‘principal de China’

Chen Guangbiao, de 48 años, ganó notoriedad pública en China luego del terremoto de Sichuan en 2008 por involucrarse personalmente en las tareas de rescate. También es conocido por entregar tarjetas personales con nombres extravagantes como “El filántropo más prominente de China” y el “principal de China”.

La mayoría de los actos de caridad de Chen parecen ser intentos de hacerse publicidad y crear una imagen: ha dado un muro de dinero a los pobres en el sur de China y una vez bailó sobre autos donados en un traje verde lima.

No obstante, algunos de sus actos de generosidad son simplemente oscuros.

El 20 de septiembre, Caixin publicó un informe de investigación titulado “Chen Guangbiao: ¿‘Jefe filántropo’ o ‘jefe estafador’?”. En él se denunciaba al hombre de negocios y a sus engañosas puestas en escena.

Según Caixin,el 30 de marzo la policía allanó la Compañía de Reciclado de Recursos Huangpu de Jiangsu, la empresa de Chen de construcción y reciclado de deshechos. Allí descubrieron al menos 170 sellos falsificados de organizaciones de caridad ligadas al Estado.

Chen criticó la noticia, diciendo al día siguiente que su compañía no estaba siendo investigada; que en cambio el vice de su compañía estaba haciendo correr rumores. A su vez, Caixin dice que varios informantes revelaron que la compañía de Chen realmente había sido intervenida.

El artículo de Caixin también nota que para ser filántropo, Chen no es muy caritativo. Por ejemplo, Chen una vez dijo que donó dinero a varias escuelas primarias en Jiangsu mediante fundaciones, pero Caixin descubrió que estas organizaciones no habían recibido ni un centavo. Chen dijo que no guarda registro de sus donaciones y que usualmente se hacen en efectivo.

Otra peculiaridad fue cuando Chen anunció que una academia de ciencias estatal había desarrollado su nueva línea de suplementos para la pérdida de peso. La Academia China de Ciencias le dijo a Caixin que “no tiene conexión” con los productos de Chen.

Las dudas que plantea Caixin no son nuevas. En 2011, políticos de Taiwán dudaron en dar a Chen una visa por una semana porque temían que pudiera estar trabajando para la agenda del régimen comunista chino. Sin embargo Chen, ha dicho repetidamente que no está afiliado con las autoridades chinas.

Sin embargo, parece que Chen está fuertemente afiliado con algunos elementos del sistema político.

Prueba de esto son las dos víctimas chinas de quemaduras que Chen mostró en 2014 cuando fue a Nueva York. Se dice que las mujeres son las mismas que participaron en el incidente de la autoinmolación de la Plaza Tiananmen en 2001, en la cual las autoridades chinas (según se descubrió más tarde), armaron una escena al estilo Hollywood, juntando un diverso grupo de chinos para que se incendiaran y luego dijeran que eran practicantes de Falun Gong, una disciplina de cultivación de la Escuela Buda que en 1999 fue marcada para la eliminación. La campaña contra esta creencia hasta ese momento se consideraba confusa e innecesaria en China, pero la propaganda de la inmolación le dio a las autoridades del partido una nueva licencia para atacarla.

Son dos de las supuestas participantes de este evento a las que Chen les prometió pagar la cirugía estética.

Engañando a patrocinadores

Para los observadores del sistema político de China, la pregunta es cómo pudo Chen Guangbiao conseguir el contacto con esas mujeres y luego sacarlas del país.

Como se esperaba, el especial de Caixin encontró que Chen está asociado no con uno, sino con dos ex cuadros altos.

El primero de sus conexiones de alto nivel es Ling Jihua, el ex jefe de la Oficina General del partido y del Departamento de Trabajo del Frente Unido. Caixin dice que Ling está detrás de la artimaña filantrópica.

El segundo es Li Dongsheng, un ex subdirector en la televisora estatal China Central Television (CCTV) y, antes de ser purgado en 2013, jefe de la “Oficina 610” durante cuatro años. La Oficina 610 es una organización tipo Gestapo responsable de perseguir a Falun Gong. Caixin dice que Chen y Li “se conocieron” luego que Li dejó su puesto en la CCTV y sugiere que hubo tratos comerciales entre ellos.

Los analistas de la política china piensan que el informe especial no solo tiene como objetivo a Chen, sino que también sería un intento de atrapar e implicar a sus patrocinadores en las sombras.

Heng He, un analista y comentador de China, dice que el artículo de Caixin apunta a exponer a los elementos en la Oficina 610 que arreglaron que Chen mostrase a las “autoinmoladas de Tiananmen” en Nueva York.

Dado lo altamente delicado que es cualquier asunto que involucre a Falun Gong en China, es probable que Chen haya tenido apoyo de los “más altos niveles”, es decir, el ex jefe del partido Jiang Zemin o sus asociados más cercanos.

En un programa de entrevistas en la televisora de idioma chino New Tang Dynasty Television, el analista de temas de actualidad Chen Pokong dijo que el informe especial sobre Chen Guangbiao significa que “seguramente será arrestado” en el futuro cercano.

“Caixin está conectada al Comité Central para la Inspección Disciplinaria”, dijo Chen Pokong. “La información de Hu Shuli probablemente venga de esa agencia”.

Aunque Caixin no es un medio de comunicación estatal, su editora en jefe, Hu Shuli, está conectada hace mucho tiempo con Wang Qishan, jefe de la agencia anticorrupción del partido. Caixin ha informado consistentemente sobre los funcionarios corruptos purgados en la campaña anticorrupción de Xi Jinping, y se considera que transmite los mensajes de Xi y Wang.

TE RECOMENDAMOS