EXCLUSIVA: Declaraciones del oficial del ejército condenado por desobedecer las normas de COVID-19

Por Zachary Stieber
10 de Mayo de 2022 4:21 PM Actualizado: 10 de Mayo de 2022 4:22 PM

El oficial del Ejército que fue declarado culpable de desobedecer las reglas de COVID-19 dice que trató de comunicar sus preocupaciones con respecto a las vacunas contra la enfermedad, pero que en cambio fue sometido a un consejo de guerra.

“Siempre asumiré la responsabilidad de mis palabras y acciones”, dijo a The Epoch Times el teniente primero Mark Bashaw, excomandante del Centro de Salud Pública del Ejército en el Campo de Pruebas de Aberdeen, Maryland, en un correo electrónico.

“Tengo un deber y un juramento. Me los tomo muy en serio. También tengo unos valores fundamentales en el Ejército que también intento emular: Lealtad, deber, respeto, servicio desinteresado, honor, integridad y valor personal”, añadió.

Bashaw fue condenado por no trabajar a distancia y presentarse en su oficina sin una prueba negativa de detección de COVID-19, además de no llevar una mascarilla en el interior de la vivienda como es obligatorio.

Tras la condena, el juez Robert Cohen, que supervisó el caso, se negó a imponer un castigo.

Bashaw afirma que trató de plantear su preocupación por las vacunas y las pruebas de detección de COVID-19, así como por las mascarillas.

En una declaración de denuncia fechada el 3 de marzo que presentó ante el senador Ron Johnson (R-Wis.), quien ha investigado los productos COVID-19, dice que como parte de sus funciones como funcionario de medicina preventiva, Barshaw empezó a investigar los productos.

Después de revisar los informes enviados al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS), que muestra que algunos receptores de la vacuna experimentaron efectos secundarios, él se preocupó.

Las autoridades sanitarias estadounidenses afirman que las vacunas son seguras y eficaces, aunque han reconocido que tienen efectos secundarios graves.

Posteriormente, Bashaw revisó los registros de la Base de Datos Médicos Epidemiológicos de Defensa (DMED) del Ejército, que indicaban que las tasas de enfermedad entre los miembros del servicio se dispararon tras la imposición de la orden de vacunación contra COVID-19.

El Ejército dijo que los registros del sistema eran “incorrectos” y que los está corrigiendo.

La preocupación radica en que las vacunas y los tratamientos estaban disponibles en virtud de la autorización de uso de emergencia (EUA), el que es un nivel más bajo que la aprobación. Algunos de los productos han sido aprobados desde entonces.

Bashaw dice que planteó sus preocupaciones al Centro de Salud Pública del Ejército, pidiendo a las autoridades que actualizaran ciertos documentos, incluido uno sobre la comunicación de los riesgos de la vacunación.

“Hice todo lo posible para comunicar esto a la dirección en un intento de cambiar la comunicación sobre los riesgos a los miembros del servicio. En lugar de ello, se me ignoró y se me sometió a un consejo de guerra por no participar con dichos productos experimentales de EUA”, dijo Bashaw a The Epoch Times. “La caja de resonancia ‘segura y efectiva’ no se alinea con los datos del VAERS, los datos del DMED y ahora los documentos publicados por la FDA relacionados con estas ‘vacunas’ experimentales”.

El abogado de Bashaw, David Willson, trató de convencer a Cohen, el juez, de que las órdenes que Bashaw recibió de la corte marcial por desobedecer no eran legales debido a la ley que rige la EUA.

“El juez dictaminó que sí lo eran y obviamente no estamos de acuerdo. La cuestión principal era si el “consentimiento informado”, que incluye el “derecho a negarse”, es automático cuando un producto, una mascarilla, una prueba o una vacuna se declaran AEU. Nosotros argumentamos y creemos con fundamento que el consentimiento informado es una parte natural de la ley. Nadie argumentó que los productos, como las mascarillas y las pruebas, no fueran EUA, pero el gobierno argumentó que el consentimiento informado no era aplicable”, dijo Willson a The Epoch Times en un correo electrónico.

“El juez dijo que estaba de acuerdo con el argumento del gobierno, pero desde nuestro punto de vista y nuestra lectura de la ley, era una interpretación errónea de la ley basada en la palabra ‘puede’. En una ley, ‘puede’ significa que hay una autoridad discrecional, mientras que ‘debe’ significa que no se permite la discreción”. 21 USC 360bbb-3, la ley de la EUA, dice claramente que el consentimiento informado y el derecho a negarse “deberán” darse como condiciones requeridas de la EUA. El juez interpretó erróneamente estos requisitos como discrecionales. El juez cree que su sentencia será confirmada, pero nosotros creemos que fue una exageración hacer esa conclusión”.

Bashaw puede apelar su sentencia, pero aún no lo ha decidido. Está a la espera de que el comandante general apruebe las conclusiones del caso.

Un portavoz de Aberdeen no ha respondido a las solicitudes de comentarios.

El futuro del servicio de Bashaw es incierto. En tanto sigue en su puesto, pero presentó al Ejército una solicitud de exención religiosa a la orden de vacunación contra COVID-19. Muchas de estas solicitudes son denegadas, al igual que las apelaciones a las denegaciones.

“Asumo que la denegarán y entonces cruzaré ese puente”, dijo Bashaw.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.