EXCLUSIVA: Transcripción muestra que Rhodes ordenó a Oath Keepers alejarse del Capitolio el 6 de enero

Por Joseph M. Hanneman
26 de Septiembre de 2022 6:07 PM Actualizado: 26 de Septiembre de 2022 6:07 PM

Los Oath Keepers no solo “no tenían ningún plan” para atacar el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021, sino que el fundador Elmer Stewart Rhodes III advirtió a sus miembros esa tarde: “hagan lo que hagan, no intenten entrar en el Capitolio”, dijo Rhodes al FBI en una extensa entrevista obtenida por The Epoch Times.

La información de la entrevista de Rhodes con dos agentes del FBI en Texas en mayo de 2021 contradice gran parte de lo que figura en la acusación de enero de 2022 en la que se le acusa de conspiración sediciosa, conspiración para obstruir un procedimiento oficial, conspiración para impedir que un funcionario cumpla con sus obligaciones y otros dos cargos del 6 de enero.

Rhodes y cuatro coacusados irán a juicio el 27 de septiembre, acusados de conspirar para interferir en el recuento de los votos del Colegio Electoral el 6 de enero e impedir el “traspaso pacífico de poderes” entre el presidente Donald Trump y el presidente electo Joe Biden. Se enfrenta a una posible sentencia de cadena perpetua, en base a las amenazas de los fiscales de buscar agravantes de la pena por presunto terrorismo.

En la entrevista —cuya transcripción fue obtenida por The Epoch Times— Rhodes afirma repetidamente que los Oath Keepers no tenían ningún plan para atacar el Capitolio y, de hecho, no hicieron nada de eso.

Cuando se dio cuenta de que algunos Oath Keepers habían entrado en el Capitolio, dijo Rhodes, puso fin a su misión de seguridad del evento y les ordenó a todos que se reunieran con él en el lado este del complejo.

El líder de los Oath Keepers de Florida, Kelly Meggs, informó a Rhodes que él y otros Oath Keepers entraron en el Capitolio en una misión de primeros auxilios, dijo Rhodes.

“Así que cuando me enteré de lo que había pasado, de que la gente había entrado por el lado de la Corte Suprema, y de que algunos de los nuestros habían entrado, fue cuando me dije: ‘Vale, chicos, movámonos. Reúnanlos a todos. Vamos hacia la Corte Suprema”, dijo Rhodes. “Salgan del recinto del Capitolio. Saquen el [improperio] de aquí. Eso es lo que hicimos.

“No había ningún [improperio] plan por nuestra parte para entrar en el Capitolio”.

Los agentes del FBI que se reunieron con Rhodes en Texas cumplieron una orden de incautación de su teléfono. Rhodes les dio el PIN de seguridad para acceder al teléfono y les explicó el contenido, en un aparente esfuerzo por demostrar que no tenía nada que ocultar.

Se ofreció a entregarse si se presentaban cargos en el caso.

“Basándonos en lo que hemos hablado, no creo que eso ocurra, Stewart”, dijo uno de los agentes del FBI.

Cuando fue detenido en enero de 2022, un equipo SWAT se presentó en su casa de Texas y le ordenó que se entregara.

Rhodes y la abogada general de Oath Keepers, Kellye SoRelle —que asistió a la entrevista con el FBI— expresaron su preocupación por que sus relatos del 6 de enero fueran tergiversados por los fiscales del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La conversación tuvo lugar ocho meses antes de que Rhodes fuera acusado y 16 meses antes de que SoRelle fuera acusada de cuatro cargos relacionados con la obstrucción.

“Oye, avísame si necesitas que te responda a algo más”, dijo Rhodes casi al final de la entrevista. “Hablaré con usted. …No confío en tus jefes. Solo estoy siendo franco contigo. No. Sí, especialmente el Departamento de Justicia. No confío en ninguno… no confío en los abogados en general”.

Rhodes expresó su preocupación por que el contenido de su teléfono “no se filtre a los [improperio] medios”.

“No operamos así”, le dijo un agente del FBI. A lo que SoRelle respondió: “Oh, lo que sea. El Departamento de Justicia se asegurará de hacerlo”.

Los Oath Keepers proporcionaron seguridad

Rhodes reiteró la historia que ha contado desde entonces, que los Oath Keepers fueron a Washington D.C. el 6 de enero para proporcionar seguridad a los eventos y escoltar a los VIPs del discurso del presidente Donald Trump en la Elipse a lugares alrededor del Capitolio, donde estaban programados para hablar en varios eventos.

“Bueno, había eventos permitidos alrededor del Capitolio”, dijo Rhodes. “Así que estuvo Latinos por  Trump, estuvo Ali Alexander y creo que hubo varios otros que fueron permitidos alrededor del Capitolio porque originalmente, ahí es donde todos iban a ir.

“Luego Trump decidió ir a celebrar su propia cosa en la Elipse, lo que como que absorbió todos esos otros eventos”, dijo. “Pero ninguno de esos eventos pretendía ser: ‘Vamos a atacar el Capitolio’. Se trataba de: ‘Ve allí y protesta'”.

Rhodes dijo que habló en un evento de Latinos por Trump cerca del Capitolio en la mañana del 6 de enero. SoRelle —para quien Rhodes estaba proporcionando seguridad— tenía frío, por lo que se retiraron a un hotel cercano donde se alojaba uno de los Oath Keepers.

Rhodes dijo que no tenía ni idea de que había problemas en el Capitolio hasta que recibió una llamada de Michael “Whip” Greene, que era el director de operaciones de los Oath Keepers el 6 de enero.

“Así que estamos en el hotel y entonces Whip me llamó y dijo: ‘Oye, están atacando el Capitolio’. Y yo dije: ‘De acuerdo. Vamos a volver en esa dirección. ¿Dónde estás?'”, dijo Rhodes. “Y solo éramos él y yo tratando de comunicarnos.

Epoch Times Photo
Dos Oath Keepers en el interior del Capitolio de EE.UU. el 6 de enero de 2021. El fundador Stewart Rhodes dijo que inicialmente no tenía idea de que los Oath Keepers entraran en el Capitolio. (DOJ de EE.UU./Captura de pantalla vía The Epoch Times)

“Y ni siquiera se me pasó por la cabeza que alguno de mis chicos fuera tan [improperio] retrasado”, dijo. “Puse un mensaje diciendo: ‘Hagan lo que hagan, ya saben, no intenten entrar en el Capitolio'”.

Rhodes dijo que él y SoRelle se dirigieron entonces al Capitolio, subiendo por el lado este. Dijo que no tenían idea de que la violencia había estallado en el lado oeste, donde se había reunido una multitud.

“Caminamos por el lado de la Corte Suprema. No había barreras ni policías que dijeran: ‘No pueden entrar aquí'”, dijo. “No había nada. Solo un montón de gente de pie en las escaleras”.

Rhodes dijo que utilizó la app de mensajería encriptada Signal para avisar a los Oath Keepers de que se reunieran en un punto del perímetro del Capitolio, cerca de la Corte Suprema. A medida que los equipos de los  Oath Keepers llegaban, dijo, se enteró de que algunos de ellos habían entrado en el Capitolio a través de las Puertas de Colón en la parte superior de los escalones del este.

“Me dije: ‘Saquemos a [improperio] de esta propiedad”, dijo Rhodes. “Salgamos de aquí, ¿sabes? Vámonos. Eso fue todo, hombre”.

Rhodes dijo que el líder de Oath Keepers Florida, Meggs, le dijo que un grupo entró en el Capitolio después de escuchar que una mujer había recibido un disparo.

“Oímos que habían disparado a alguien, así que entramos a prestar ayuda médica”, citó Rhodes que dijo Meggs. “Ahora bien, si me hubiera preguntado: ‘Oye, Stewart, creemos que han disparado a alguien. ¿Debemos entrar?’ Yo habría dicho, ‘No. Quédate’.

“Puedes… tenía dos médicos con él, ya sabes. Le dije: ‘Oye, ponte afuera, como en la base de los escalones. Si quieres ayudar a alguien, ponte fuera. Ellos pueden traer a la gente hacia ti'”.

Rhodes dijo que él y Greene intentaron antes contactar con Meggs, pero no pudieron conseguir señal telefónica.

“Nos descuidamos en cuanto a mando y control”, dijo. “Así que aquí fuimos tomados por sorpresa, queriendo asegurarnos de que nuestros chicos están, ya sabes, viniendo a nosotros”, dijo. “Intentamos comunicarnos con ellos por el teléfono [improperio] y no hay señal. Así que por eso lo escribí en el chat”.

Las QRF no forman parte de un complot

Los fiscales alegan que Rhodes y los Oath Keepers almacenaron un escondite de armas de fuego y munición en un hotel de Virginia para ser utilizado por las “fuerzas de reacción rápida” (QRF) en caso de un ataque al Capitolio.

Rhodes dijo al FBI que las QRF solo se habrían utilizado si Trump invocaba la Ley de Insurrección y convocaba una milicia para proteger la Casa Blanca en caso de ataques de Antifa, algo que habían amenazado con hacer.

Las QRF también se pusieron en marcha para despistar a Antifa, que había atacado a partidarios de Trump en actos en Washington a finales de 2020, dijo.

“Pero lo de las QRF, eso fue sobre todo pensado [improperio] para Antifa”, dijo Rhodes. “Ahora bien, si Trump nos hubiera convocado como milicia, ¿habría ido? Por supuesto. Por supuesto. Pero no habría [improperio] ido a ninguna parte en D.C. con ningún arma de fuego, en absoluto, a menos que él hiciera eso”.

“Porque en noviembre se habló mucho de que iban a atacar la Casa Blanca”, dijo Rhodes. “Decían que iban a ir a asediar la Casa Blanca. Y eso me preocupaba. Hicieron mucho ruido al respecto”.

Los Antifa no se meten con los Oath Keepers, en parte porque no pueden saber cuáles de ellos podrían ser policías actuales o retirados que están autorizados a llevar armas de fuego ocultas en cualquier lugar bajo la Ley federal de Seguridad de los Oficiales del Orden (LEOSA), dijo Rhodes.

“Nunca se han acercado a nosotros, nunca, ni una sola vez”, dijo. “Que yo sepa, ninguno de nuestros chicos ha sacado nunca su arma contra ellos. Nunca han rociado a nadie con gas pimienta. Nunca golpearon a nadie con una porra”.

Rhodes dijo varias veces a los agentes del FBI que las QRF eran para usarlas solo “si el presidente Trump nos llamaba como la milicia”.

“Y nuestra gran preocupación era Antifa”, dijo. “Mi preocupación era que Antifa iba a ser cinético. Ya sabes, ¿qué pasa si Antifa se vuelve cinético?”.

Rhodes dijo a los agentes que los Oath Keepers no eran una amenaza para el FBI o el gobierno. “Somos bastante [improperio] aburridos, en realidad”, dijo. “Todo lo que hacemos es ir a proteger a la gente, y la propiedad, y los eventos. Y eso es todo. Ese es el ejercicio”.

Si Rhodes estaba preocupado por lo que el FBI pudiera encontrar en su teléfono, no actuó como tal. Tras algunas idas y venidas iniciales sobre si proporcionar el PIN de su teléfono se consideraría un consentimiento para el registro, Rhodes dijo a los agentes dónde encontrar varios tipos de información.

“Siempre les decía a mis chicos: ‘No estamos escondiendo [improperios] del gobierno de Estados Unidos’. No se preocupen por eso”, dijo Rhodes.

Dijo a los agentes que no había borrado el contenido de su teléfono. Bromeó con uno de ellos cuando el agente le dijo: “No voy a quedar marcado por esto, ¿verdad?”.

“No voy a volver y tratar de borrar [improperio]. No. Todos mis trapos sucios están ahí, hombre”, dijo Rhodes. “Ya lo verás. Todos mis [improperio] raros [improperio]. …No veas los videos. A menos que eso sea lo tuyo”.

“Gracias por la advertencia”, dijo el agente.

“Me gustan las armas”

Rhodes habló sin tapujos sobre su afinidad con las armas de fuego.

“Me gustan las armas. Compro armas y municiones todo el [improperio] tiempo”, dijo. “Así que no dejes que tu DOJ o lo que sea, los raros de D.C., se asusten por el hecho de que me gusten las armas. Así que voy a disparar todo el tiempo. Compro armas y munición. Especialmente ahora.

“Nuestro [improperio] enfoque ha sido —no fue en ustedes— ha sido en el [improperio] (indiscernible) Antifa y la izquierda radical. Toda nuestra perspectiva es que esos son nuestros enemigos”.

Rhodes dijo que siempre está armado, excepto cuando va a Washington D.C.

“Llevo armas desde hace años”, dijo. “Así que cuando voy a D.C., dejamos nuestros [improperio] en Virginia. ¿Sabes?”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.