Exdirector del FBI Andrews McCabe quiere inmunidad para declarar en el Senado

Por Petr Svab - La Gran Época
07 de Junio de 2018 Actualizado: 07 de Junio de 2018

El exdirector adjunto del FBI, Andrew McCabe, solo está dispuesto a testificar ante el Congreso si obtiene una “inmunidad de uso” temporal de la fiscalía, dijo su abogado en una carta al comité judicial del Senado, obtenida por CNN.

“Bajo los términos de dicha inmunidad de uso, ningún testimonio u otra información provista por el Sr. McCabe podría ser utilizada en su contra en un caso criminal”, escribió el abogado Michael Bromwich, de acuerdo a CNN.

El presidente del comité, el senador Chuck Grassley, un republicano de Iowa, le pidió a McCabe que testifique la próxima semana sobre el informe del inspector general del Departamento de Justicia, de cómo el FBI llevó a cabo su investigación sobre Hillary Clinton.

Grassley también invitó, de acuerdo con fuentes de CNN, al exdirector del FBI James Comey y a la exfiscal general Loretta Lynch a testificar. No está claro cuál fue su respuesta.

McCabe lideró a un pequeño equipo asignado a la investigación de Clinton, el que debía analizar su mal manejo de la información clasificada.

Lo despidieron en marzo, sólo un día antes de ser calificado para recibir la pensión del gobierno, después de que un informe previo del Inspector General demostrara que McCabe autorizó una filtración de datos en 2016 a Wall Street Journal, para mejorar su perfil, luego mintió sobre ello a Comey, su jefe en ese momento y a los investigadores

Un grupo de miembros del Congreso remitió a McCabe para que se lo enjuiciara por mentir reiteradamente bajo juramento y autorizar una filtración en violación de la política del FBI.

El abogado de McCabe dijo que necesita el uso de la inmunidad porque su testimonio podría ser utilizado por los fiscales que recogen información.

“El Señor. McCabe está dispuesto a testificar, pero debido a la referencia criminal, se le debe otorgar una protección legal adecuada”, escribió Bromwich, agregando que sin la inmunidad, no tendrá más remedio que invocar a su privilegio de la Quinta Enmienda, contra la autoinculpación”.

Los legisladores pueden obligarlo a declarar con una citación y si aún se niega, podrían emitir una resolución de desacato y remitirlo a la Oficina del Fiscal de Estados Unidos en Washington, para su enjuiciamiento.

La carta también afirma que McCabe tiene correos electrónicos que prueban que le dijo a Comey sobre la fuga de información, específicamente correos electrónicos que “demuestran que el Sr. McCabe asesoró al exdirector Comey, en octubre de 2016, en lo que McCabe estaba trabajando con colegas del FBI, para corregir imprecisiones antes de que ciertas historias fueran publicadas en los medios”.

Sin embargo, eso no explica por qué luego les dijo a los investigadores que no había autorizado la filtración de datos y que no sabía quién lo hizo.

El Inspector General determinó que la filtración en sí misma quebrantó la política del FBI porque era de interés propio. El reglamento solo permitía a McCabe divulgar la información de “interés público”.

Se esperaba que el próximo informe del Inspector General fuese ya publicado. Se rumorea que es un documento detallado de más de 400 páginas que profundiza las irregularidades durante la investigación de Clinton.

Clinton mantuvo la información clasificada en un servidor privado de correo electrónico poco seguro y borró 30.000 de sus correos electrónicos a pesar de una citación, ejerciendo un esfuerzo adicional para hacer que la eliminación sea irreversible. Afirmó que esos eran sus correos electrónicos personales, pero luego se descubrió que contenían información relacionada con su trabajo y la información clasificada.

La investigación comenzó en julio de 2015 y fue dirigida por McCabe desde el 29 de enero de 2016, cuando Comey lo nombró como subdirector. Unos meses antes, la esposa de McCabe, Jill, recibió unos USD 675.000 para su campaña en el Senado estatal de Virginia, de parte de dos entidades políticas fuertemente relacionadas al gobernador asociado de Clinton, Terry McCauliffe, informó el Journal.

Clinton fue exonerada por Comey el 5 de julio de 2016, en una declaración que redactó antes de entrevistar a Clinton y otros testigos clave. El borrador original de la exoneración de Comey fue editado por el investigador principal, el agente del FBI Peter Strzok, cambiando las referencias a que Clinton es “extremadamente negligente”, un término legal con ramificaciones criminales, hasta “extremadamente descuidado”.

En septiembre de 2016, después de que McCabe descubriera que miles de correos electrónicos de Clinton, incluido una reflexión perdida para siempre, se encontraron en la computadora portátil del desprestigiado ex congresista Anthony Weiner, se adentró en el hallazgo durante un mes antes de decirle a Comey.

El 28 de octubre de 2016, Comey reabrió la investigación de Clinton, enfureciendo a los demócratas menos de dos semanas antes de las elecciones de 2016.

El 6 de noviembre de 2016, Comey volvió a cerrar la investigación, y nuevamente no recomendó cargos.

La filtración de McCabe al medio Journal trató la investigación del FBI de la Fundación Clinton sobre presuntos esquemas de pago en juego.

Según un informe previo del Inspector General, McCabe dijo que el 12 de agosto de 2016 recibió una llamada del vicefiscal principal asociado, quien “expresó su preocupación por los agentes del FBI que tomaron medidas concretas en la investigación de la Fundación Clinton durante la campaña presidencial”.

“¿Me está diciendo que tengo que cerrar una investigación válidamente fundamentada?”, le replicó McCabe.

McCabe describió la conversación como “muy dramática” y le dijo a la oficina del Inspector General que “nunca tuvo una confrontación similar”, en toda su carrera en el FBI.

A pesar de que no figura en el informe del Inspector General, Matthew Axelrod era el principal vicefiscal asociado en ese momento. Axelrod fue despedido junto con su jefe, la vicefiscal General Sally Yates, poco después de que asumiera el cargo el presidente Donald Trump.

McCabe autorizó una filtración de información al medio Journal sobre su conversación con Axelrod. En el artículo resultante, Axelrod fue descrito como “muy molesto” cuando preguntaba por qué el FBI “seguía persiguiendo un asunto que el departamento consideraba inactivo”.

Cuando McCabe le preguntó si le estaban ordenando cerrar la investigación, Axelrod respondió: “Por supuesto que no”.

Los dos altos funcionarios del FBI que McCabe había autorizado a filtrar eran Strzok y Lisa Page. Los mensajes de texto enviados entre Strzok y Page revelan que estaban muy predispuestos en contra de Trump. Strzok fue más tarde parte de la investigación de un abogado especial sobre acusaciones de colusión entre la campaña de Trump y Rusia.

Strzok fue despedido cuando los textos se hicieron públicos. Page renunció el 4 de mayo.

Los textos, publicados en varios lotes con diversos grados de redacción, también mostraron que McCabe sabía de antemano que CNN estaba a punto de publicar su historia con respecto al expediente Steele. McCabe también conocía el razonamiento interno de CNN para contar la historia y sobre una filtración hecha a CNN en relación a una reunión a puertas cerradas entre el entonces electo presidente Trump y Comey, donde se discutió sobre el contenido del expediente.

El expediente Steele fue una investigación de oposición realizada por el exagente de inteligencia británico Christopher Steele. La campaña presidencial de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata pagaron a la firma de investigación opositora Fusion GPS, a través de un bufete de abogados para compilar dicho expediente.

Fusion GPS contrató a Steele, quien a su vez utilizó fuentes de segunda y tercera mano cercanas al Kremlin para el material. Fusión GPS también recibió dinero de Rusia, mientras Steele trabajó en el expediente.

El expediente fue utilizado por el FBI como la base de una solicitud de autorización al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera para espiar a Carter Page, voluntario de la campaña Trump y sus asociados.

El periodista de la Gran Época Ivan Pentchoukov contribuyó a este informe.

TE RECOMENDAMOS