Exempleada denuncia que Amazon es una “fábrica de explotación sectaria dirigidas por robots”

Por KATABELLA ROBERTS
02 de Diciembre de 2019 Actualizado: 02 de Diciembre de 2019

Una extrabajadora de Amazon ha calificado a los almacenes de la compañía como una fábrica de explotaciónsectaria” dirigida por robots en una irónica entrevista con el NY Post.

Maureen Donnelly, de 46 años, comenzó a trabajar para el gigante de la venta al por menor, en su centro de operaciones de Staten Island, en septiembre de 2018, pero afirma que se vio obligada a renunciar después de solo un mes debido a las terribles condiciones de trabajo.

La extécnica médica de urgencias y empleada de redacción declaró que “no le temía al trabajo duro” y que en el pasado había ocupado varios puestos de trabajo físicamente exigentes.

Sin embargo, Donnelly mencionó que al comenzar su trabajo en Amazon, le ordenaron que solo hiciera su trabajo y rápidamente se dio cuenta de que no había un sentido de “espíritu de equipo” entre los empleados.

“Pronto aprendí que la única diferencia entre un almacén de Amazon y una fábrica de explotación del tercer mundo eran los robots. En Amazon, uno estaba rodeado de robots y los trataban mejor que a los humanos”, señaló.

Donnelly comenzó a trabajar para la compañía multinacional de tecnología después de pasar una prueba en Internet, que incluía organizar cajas en la parte trasera de un camión y completar la orientación en el Hilton Garden Inn junto con otros 50 ó 60 trabajadores de Staten Island, Brooklyn y Nueva Jersey.

Ella mencionó que inicialmente estaba emocionada por comenzar a trabajar después de enterarse de sus beneficios, que incluían acciones, descuentos para empleados, beneficios completos, semanas de trabajo de cuatro días, y pocas horas extras obligatorias junto con un salario decente de 16 dólares y cambio de horas.

A la exempleada se le asignó el papel de “estibadora”, y era responsable de abastecer los estantes y de llamar a los cargadores junto a los “gruesos robots cuadrados de color naranja” que transportaban estantes amarillos de ocho pies de altura (2,5 metros) entre los trabajadores a través del piso del almacén.

Sin embargo, el tamaño del almacén de cuatro pisos de Staten Island, supuestamente lo suficientemente grande como para caber 18 campos de fútbol en su interior, pronto le produjo problemas a ella y a sus compañeros de trabajo.

Donnelly afirma que tuvo “el tiempo justo para meterme medio sándwich de mantequilla de maní en la boca, tomar un par de tragos de soda” y “fumar un cigarrillo” en su hora de almuerzo de 30 minutos, ya que solo lleva 15 minutos caminar hasta el comedor”.

Mientras tanto, los gerentes supuestamente animaron a los empleados a beber agua regularmente en el almacén, lo que Donnelly destacó que se sentía como a “150 grados” que tenía miedo de desmayarse y de caerse de la fila.

Sin embargo, Donnelly aseguró que una vez un gerente cortó su descanso de cinco minutos cuando salió temprano de su turno para ir al baño, y posteriormente comenzó a evitar ir al baño hasta su hora designada de descanso.

Afirmó que los empleados habían preguntado a los jefes si podían conseguir ventiladores en el almacén, pero que los rechazaron porque los robots que trabajaban con ellos “no funcionaban bien con el frío”.

Donnelly explicó en la publicación que a pesar de “cientos de robots zigzagueando y zigzagueando en cada piso”, era una causa de despido si los trabajadores humanos cruzaban al área de los robots.

Una política de no usar el teléfono en el piso también causó problemas para los padres solteros con niños pequeños, afirmó Donnelly, explicando que una madre soltera en sus 30 años con una hija de cinco años no tenía un número de emergencia que pudiera dar a sus padres que cuidaban a sus hijos o a la escuela de sus hijos.

Finalmente, los trabajadores fueron forzados a participar en ejercicios calisténicos durante 10 minutos diarios, lo que Donnelly destacó que la dejó sintiendo como si se hubiera alistado en el ejército en vez de en Amazon.

Después de no alcanzar sus “proyecciones” de almacenar 12 artículos por minuto y verse obligada a trabajar arduos turnos de 12 horas en temperaturas de ebullición con pocas pausas, Donnelly renunció.

“El trabajo aplastó mi espíritu y paralizó mi cuerpo. Pasaba casi 12 horas al día sin nadie con quien hablar durante más de cinco minutos. No estaba durmiendo bien. Me estaba poniendo de mal humor con la familia”, indicó en la publicación.

“Mis rodillas me estaban matando. Me duelen constantemente la espalda y los hombros. Mi cadera izquierda vibraba. Después de cada turno, me ponía hielo en los tobillos hinchados, que eran el triple del tamaño normal”.

Sus reclamos vienen después de que más de 100 trabajadores y colaboradores se reunieron frente al mismo almacén de Staten Island la semana pasada para protestar por las condiciones de trabajo, que, según ellos, han empeorado cada vez más en el período previo a la Navidad y Hanukkah.

En un video reportado por Fox5, se podía ver a los manifestantes exigiendo que un gerente del almacén aceptara una petición, firmada por 600 personas, pidiendo descansos más largos para trabajar y autobuses más dedicados de la MTA a las instalaciones.

La protesta también puso de manifiesto los nuevos datos que muestran que la tasa de lesiones de los trabajadores en las instalaciones es tres veces mayor que el promedio nacional de trabajo en almacenes similares.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con Amazon para recabar comentarios.

Descubre

Una carta de SOS revela el lado oscuro de los ‘Made in China’

TE RECOMENDAMOS