Exhiben en Argentina un documental que expone el genocidio oculto en China y los trasplantes de órganos

Por La Gran Época
19 de Septiembre de 2018 Actualizado: 21 de Febrero de 2019

El próximo lunes 24 de septiembre se presentará a las 18 horas en el Salón Verde de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, el documental “Genocidio Médico: Asesinato oculto en masa en la industria de trasplante de órganos en China”.

En la actualidad, China realiza el mayor número de trasplantes de órganos del mundo y, sin embargo, cuenta con pocos donantes voluntarios.

Aunque el régimen chino ha admitido que extrae órganos de presos condenados a muerte, éstos en total representan solo una pequeña fracción de los trasplantes realizados en el país.

Basado en una década de investigación, este documental revela la verdadera fuente de estos órganos: un genocidio descrito como “la peor maldad del siglo XXI”, un crimen contra la humanidad que se mantiene impune, con cientos de miles de víctimas inocentes cada año.

David Kilgour, exsecretario de estado canadiense para Asia y el Pacífico, presenta un informe revisado sobre el asesinato continuo de practicantes de Falun Gong en China por sus órganos, en el fondo el coautor del informe David Matas, el 31 de enero de 2007. (La Gran Época)

La presentación del documetal estará a cargo del profesor Elian Pregno, y fue organizada por el Proyecto de Investigación DCT 1623: “El trasplante cruzado: una estrategia ante la escasez de órganos”.

Para facilitar el debate con la audiencia acerca del tema, se contará con la presencia del Dr. Octavio Aráoz de Lamadrid, exjuez federal que abrió la investigación en Argentina por el genocidio en China, que es actualmente el único juicio vigente en el mundo sobre el caso.

También estará como invitada a la proyección, la Sra. Liwei Fu, presidente de la Asociación de Falun Dafa en Argentina.

No se requiere inscripción previa para asistir, ni se entregan certificados de asistencia.

Persecución contra Falun Gong y sustracción de órganos

Con semejanzas al budismo, los practicantes de Falun Dafa realizan 5 ejercicios de meditación y viven de acuerdo a los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Al ver que la práctica atraía a 100 millones de adeptos y temiendo que el pueblo chino, prefiriera sus enseñanzas morales tradicionales a la ideología comunista, el 20 de julio de 1999 el entonces líder del Partido Comunista Chino, lanzó una campaña para erradicar a Falun Dafa.

En el 2016, David Kilgour, exsecretario de estado canadiense para Asia y el Pacífico, presentó un informe revisado sobre el asesinato continuo de practicantes de Falun Gong en China por sus órganos.

Según explicó Kilgour a La Gran Época, “el partido-Estado en China argumenta que cada año se realizan alrededor de 10.000 trasplantes de órganos en todo el país, pero esta actualización muestra, más allá de toda duda razonable, que se trata de una operación a escala industrial, es muchas veces más grande de lo que se creía anteriormente y estamos hablando de muchas decenas de miles de trasplantes de órganos que se realizan anualmente. Para mí, esto es lo realmente significativo sobre la actualización del informe”.

Los practicantes de Falun Dafa demuestran sus ejercicios, en Washington D.C., el 19 de julio de 2018. (Foto de Mark Zou/La Gran Época)

Cuando los practicantes de Falun Gong son detenidos, o enviados a campos de trabajo, sólo los practicantes de Falun Gong son examinados periódicamente por los médicos, y cuando describen los exámenes médicos, está claro que no tienen nada que ver con la salud.

“El régimen no se preocupa por su salud. Es un examen para trasplantes de órganos. Sólo los practicantes de Falun Gong son examinados en estas instituciones –la forma fue creada según los modelos usados por Hitler y Stalin, donde vas allí durante tres años con la firma de un policía. Así que claramente, los de Falun Gong son la fuente principal de estos órganos”, enfatizó Kilgour a La Gran Época.

Según un importante informe de investigación en Asia y el Pacífico, publicado por Ethan Gutmann, del que fue coautor junto con el ex secretario de Estado canadiense David Kilgour y el abogado canadiense de derechos humanos David Matas, el régimen comunista chino se dedica a sustraer órganos de los prisioneros de conciencia con fines de lucro. Explica en el informe de 700 páginas publicado llamado,  Cosecha Sangrienta/ El Matadero, destaca que el volumen de trasplantes en China es de seis a diez veces superior a las estimaciones oficiales chinas.

Ethan Gutmann, es un periodista de investigación estadounidense, defensor de los derechos humanos, un premiado analista chino, escritor y candidato al Premio Nobel de la Paz en 2017.

Para más información de este terrible genocidio visita:

www.genocidiochino.org

 

TE RECOMENDAMOS