Exiliados cubanos en Colombia: combatiendo al comunismo con educación

Por Mamela Fiallo Flor
06 de Septiembre de 2019 Actualizado: 06 de Septiembre de 2019

En Colombia, las FARC volvieron a tomar las armas. En medio de la tensión política generada por el accionar de esta agrupación de ideología marxista-leninista, una delegación de cubanos exiliados y profesionales afines a la causa de la libertad en la isla, llegó a Colombia para, por medio de conferencias en universidades, exponer cómo luce el socialismo cuando toma el poder.

Su visita coincide con las declaraciones de la ministra de Educación de la dictadura Castro, quien dijo que los que no viven en Cuba no tienen derecho a criticar lo que allí sucede. Declaraciones que impulsan la convicción de la delegación cubana para acudir a planteles educativos y enseñar lo que es prohibido en Cuba: criticar al socialismo que inspira, entrena y sostiene al terrorismo al acecho en Colombia.

Cabe resaltar que la tarea de estos académicos no solo enfrenta la censura del régimen, sino al aparato educativo continental, que, en su mayoría, está tomado por la izquierda. Los exiliados saben que la reivindicación de la libertad también se da desde las aulas.

Más ahora que cabecillas de las FARC informaron que “retomarían” las armas, y que tras el anuncio han dejado al menos 12 muertos. Desde 1960, las FARC han contribuido significativamente con la cifra que supera los 200.000 muertos, 45.000 desaparecidos y más de 7.000.000 de desplazados causada por la ola de violencia liderada por grupos criminales.

Ante el auge de la violencia, miembros de Justicia Cuba, la coalición de profesionales cubanos e internacionales que trabaja para llevar al régimen castrista ante la Corte Internacional de Justicia (CPI), fueron invitados a la Universidad Católica y a la Pontificia Universidad Javeriana, en Cali.

«Con estas conferencias queremos expresar nuestro respaldo a la democracia colombiana, amenazada por la reactivación de la guerra terrorista por las FARC, cuyo apoyo histórico está en el eje Castro-Maduro», dijo para PanAmPost Orlando Gutiérrez Boronat, dirigente cubano exiliado.

Gutiérrez se encuentra en Colombia junto a Manuel Zalba, abogado español de la Comisión Justicia Cuba, y Luis Zúñiga, diplomático y expreso político por 19 años. Las conferencias, en las que participaron docenas de estudiantes, abordaron la realidad cubana y a la Resistencia Civil al poder oculto del totalitarismo en el siglo XXI.

El opositor cubano les explicó a los estudiantes cómo, contrario al verso imperante, es EE. UU. el primer abastecedor de comida y medicina en Cuba. Desde el exilio, en EE. UU., son los propios cubanos exiliados, los que escaparon bajo riesgo de ser ahogados por las mangueras de presión de la guardia costera cubana o tragados por el mar infestado de tiburones, quienes envían remesas a sus familiares.

Desde el exilio, Gutiérrez se encargó de organizar la exitosa campaña de la Asamblea de la Resistencia Cubana para movilizar a la comunidad con el objetivo de ponerle fin el turismo de cruceros de EE. UU. a Cuba, que dotaba de dólares al régimen, y los cuales servían para financiar a los más de 20.000 agentes cubanos que resguardan a Maduro en Venezuela.

Gutiérrez dijo que el régimen quiere imponerles a los cubanos en el exilio el mismo autoritarismo que le ha impuesto a quienes se encuentran en la isla, y que el exilio debe organizar su poder económico en Cuba para cambiar al régimen imperante.

Dado el «poder económico» que gozan los exiliados sobre Cuba por medio de las remesas, invita a los cubanos en el exilio a presionar al régimen y a no permitir que se silencie su voz ni dentro ni fuera de la isla.

A través de redes sociales, varios se defendieron y enfrentaron a la ministra en respaldo a sus familiares e hicieron escuchar su voz. Mientras que desde el terreno, los académicos exiliados y aliados de otras tierras afirmaron en territorio colombiano que la violencia armada de las guerrillas marxistas no cesa hasta que se instauran como gobierno.

Las FARC ya lograron representatividad parlamentaria. Es decir, gozan de poder legislativo. Tras seguir impunes por sus crímenes, quebraron con la segunda rama que es la justicia y ahora quedaría solo el poder ejecutivo por conquistar.

Por eso es que los miembros de Justicia Cuba hacen un clamor por la libertad de expresión, tanto contra la ministra censuradora del régimen como frente a la sociedad que hoy les recibe.

Buscan dejar en claro que la libertad se defiende o se pierde. Debido al comunismo, les toca hacerlo desde afuera. Por eso invitan a los colombianos a hacerlo hoy, desde adentro, antes de que sea tarde.

Este artículo fue publicado originalmente en PanAm Post.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS